Por qué se pesa más después del ejercicio

Contenido del Artículo

Una de las cosas que menos sentido tiene y que muchos y muchos siguen haciendo de manera recurrente cuando se hace ejercicio (antes y después) es pesarse en la báscula. Decimos que no tiene mucho sentido, porque no pesareis lo mismo si os pesáis antes de hacer ejercicio y si os pesáis después de hacerlo.

Seguramente, serán muchos o algunos/as las que piensen que, si os pesáis antes de hacer ejercicio y os marca X peso, cuando terminéis de hacer ejercicio y tras una hora o unas sesiones fuertes de ejercicio, al pesaros, marcará menos la báscula. Error… siempre, la bascula os marcará por regla general más. No es difícil sacar las conclusiones. Pueden darse por muchos y diversos motivos. Por eso mismo, hay que olvidarse de pesarse tras el ejercicio. Siempre por las mañanas, en ayunas (sin haber comido nada) y una vez a la semana. Ese será el peso más fiable.

Instrucciones

  1. Como manía muchas personas antes de ponerse a hacer ejercicio, se pesan en la bascula y tras terminar la sesión de ejercicio, se vuelven a pesar. Se supone que deben pensar (y así lo hacen todavía muchos/as) que, al haber hecho ejercicio, sudado mucho, se han movido y quemado calorías… deben pesar mucho menos. Claro, ¿qué ocurre? Que no es así y ven que pesan más.
  2. A partir de ahí, empiezan los sentimientos encontrados y la desazón… pero no hay que caer en ese error.
  3. Bien, sabiendo que tras el ejercicio no es recomendable pesarse porque no va a ser realista el peso que marque. Ese peso, no debes tenerlo para nada, en cuenta.
  4. Pero dicho esto ¿Por qué se pesa más tras hacer ejercicio?
  5. De antemano, hay que saber que cada cuerpo es un mundo. Por tanto, los factores pueden ser muchos y dispares. Pero a grandes rasgos, los motivos, pueden y son generalmente los siguientes:
  6. La retención de líquidos, los cambios hormonales, la alimentación que hayas tenido, la cantidad de líquido que hayas bebido, ciclos menstruales en el caso de las mujeres, aumento de la masa muscular, etc.
  7. Hay pequeños trucos o cambios que deberías hacer si eres de esas personas que se pesaban después del ejercicio. De antemano, deja de hacerlo. Elige un día de la semana y pésate siempre ese día. Por la mañana, recién despierto en ayunas (Sin comer nada). Y por supuesto, sin ropa. Sólo en ropa interior. Ese peso, anótatelo y compáralo cada semana. De este modo, sabrás de verdad si estás perdiendo peso o ganándolo. Piensa también, que cada semana puede variar dependiendo de muchos y varios factores… por tanto, realmente, se debería tener en cuenta cada quince días o una vez al mes.
  8. Otro factor que hace que peses más después del ejercicio, beber líquido. Por supuesto, si mientras haces ejercicio sudas, debes mantenerte hidratado. Por tanto, has de beber. Si bebes, retienes líquido y pesas más. Si te bebes hasta tres litros de agua o cualquier líquido, por mucho que sudes, cuando bebes agua, recuperas lo perdido.
  9. Otro dato que no lo saben los que pesan tras el ejercicio. Si has hecho deporte o ejercicio como pueden ser de fuerza (por decir un ejemplo) te aumentará el nivel de la glucosa y agua. Básicamente que ¿quiere decir? Pues que mientras se ha estado practicando ese tipo de ejercicios el cuerpo ha sufrido cambios y en casos de ejercicios de fuerza han podido haber roturas en las fibras musculares, de ahí a que el cuerpo retenga líquidos.
  10. Y hablando de los músculos, si se hace ejercicio y se va perdiendo grasa, también se puede ir ganando en la masa muscular. Tened en cuenta que el músculo pesa. Y si se gana músculo, se nota en la báscula. Ojo. No quiere decir que estés más gordo/a. De hecho, puedes pesar más en la báscula o lo mismo y estar físicamente más delgado y mucho mejor. No confundir el músculo con la grasa.
  11. El cuerpo necesita un tiempo para ir cambiando. Piensa en el tiempo que has estado con los malos hábitos. Ya sea por el tema de la alimentación o por la falta del ejercicio. Ahora el metabolismo debe cambiar y necesita hacerlo a su ritmo.
  12. A tener en cuenta reglas generales y/o básicas. En vez de obsesionarse tanto con lo que marca la báscula y el número que ves, ten en cuenta lo que si debes hacer. Ejercicio de manera regular, hidrátate bien y come sano. La única clave es hacer un calculo que nunca falla (no hay trucos). Si quieres perder peso y pesar menos, come menos calorías de las que gastas. Así, sencillo.
  13. No comer, no es la solución. El cuerpo necesita combustible, pero no cualquier tipo de combustible. No olvides las verduras y las proteínas, que son tan necesarias para que pierdas peso y tu cuerpo tenga la energía necesaria para poder seguir el ritmo. Muy recomendable comer vitaminas y/o batidos de proteínas si te cuesta comer tras realizar ejercicio. No olvides no hacerlo porque de esta manera los músculos se “alimentan” y evitarás estar más fatigado de la cuenta y lesionarte.
  14. En el caso de las mujeres, hay que tener en cuenta y valorar los cambios hormonales. Por ejemplo, los ciclos menstruales. Donde se aumenta de peso, se aumenta la retención de líquidos, el abdomen algo más hinchado, etc. Cada mujer puede variar, pero generalmente, es así. Por tanto, también este dato influye en el aumento de peso en la bascula y tras pasar el ciclo menstrual, el peso vuelve a ser el de siempre.

Que Necesitas

  • Una báscula.
  • Un objetivo claro y realista.
  • Pesarse siempre por las mañanas, en ayunas y el mismo día de la semana.
  • Valorar los cambios hormonales en el caso de las mujeres. Donde se aumentará de peso y volumen, pero después, se volverá al peso inicial.

Consejos

Hay que tener claro que nunca es bueno obsesionarse. Llegar al extremo de pesarse por las mañanas y hacerlo de nuevo tras una sesión de ejercicio, es preocupante y no es sano. De hecho, como otro dato, el estrés también tiene que ver con el aumento de peso. Muchos son los casos de personas que por un motivo u otro está estresado y pesa más (debido a la retención de líquidos) y es perder ese estrés, relajarse… y boom. Pierde peso. No merece la pena martirizarse guiándose sólo del número que marque la báscula. 

En el caso de las mujeres también les influyen mucho otros factores tales como los cambios hormonales. Pudiendo no ser para nada real y fiable el peso que marque la bascula durante esos días. En algunas mujeres puede aumentar el peso hasta en tres kilos. Y tras pasar el ciclo menstrual, volver al peso inicial. Por eso, no hay que tenerlo en cuenta y dejar que el cuerpo de cada una, vaya a su propio ritmo.

Hay otros factores que son más importantes como es la cinta métrica. Mídete una vez al mes y anótatelo. Compara los centímetros que hayas aumentado y/o perdido y podrás ir comprobando si estás en el buen camino y vas perdiendo.

Hay que tener claro que nunca es bueno obsesionarse. Llegar al extremo de pesarse por las mañanas y hacerlo de nuevo tras una sesión de ejercicio, es preocupante y no es sano. De hecho, como otro dato, el estrés también tiene que ver con el aumento de peso. Muchos son los casos de personas que por un motivo u otro está estresado y pesa más (debido a la retención de líquidos) y es perder ese estrés, relajarse… y boom. Pierde peso. No merece la pena martirizarse guiándose sólo del número que marque la báscula.

Hay otros factores que son más importantes como es la cinta métrica. Mídete una vez al mes y anótatelo. Compara los centímetros que hayas aumentado y/o perdido y podrás ir comprobando si estás en el buen camino y vas perdiendo.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.