El sobrepeso puede considerarse la antesala de la obesidad. Se trata de la acumulación excesiva o anormal de grasa que puede llegar a tener graves consecuencias para la salud. Por este motivo se debe prestar especial cuidado cuando se comienza a subir de peso por encima del recomendado.

Para poder determinar si una persona tiene un problema de sobrepeso, y que por tanto, tendrá que adelgazar, se utiliza el Índice de Masa Corporal (IMC), el cual permite conocer aproximadamente la grasa corporal de un individuo. Para calcularlo se debe dividir el peso en kilogramos entre el cuadro de su altura en metros.

De acuerdo a lo promulgado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona puede considerarse que sufre de un problema de sobrepeso cuando su IMC es superior a 25 pero inferior a 30, valor a partir del cual ya pasaría a ser considerado obesidad.

Causas del sobrepeso

El sobrepeso, al igual que ocurre con la obesidad, tienen su origen en un desequilibrio a nivel energético que se produce entre las calorías que se ingieren y las que se consumen. Es decir, cuando se come más de lo que el cuerpo necesita, se acumula ese excedente en forma de kilogramos, llevando a la persona a poder sufrir un problema de sobrepeso.

La energía que se ingiere y que llega al cuerpo de la persona proviene de las calorías que están presentes en alimentos y bebidas, mientras que la energía consumida es aquella que es consumida a la hora de hacer diferentes funciones como respirar, caminar, digerir los alimentos etcétera. El sobrepeso llega cuando la energía ingerida es superior a la que se gasta.

Tal y como reflejan diferentes estudios, el incremento del sobrepeso a nivel global tiene su causa en la creciente tendencia de consumir alimentos que cuentan con un alto contenido calórico, principalmente derivado de comida de los platos precocinados y la comida rápida. Además, los hábitos de vida sedentarios también contribuyen a sufrir este problema de salud.

Consecuencias del sobrepeso

El sobrepeso es un factor de riesgo para numerosas enfermedades, por lo que se debe tener en cuenta siempre el IMC elevado y actuar con la mayor celeridad posible para reducir las posibilidades de padecer diferentes problemas de salud como:

  • Enfermedades cardiovasculares: Se pueden dar con frecuencia problemas como son los accidentes cerebrovasculares, cardiopatías, enfermedades coronarias, hipertensión…
  • Trastornos del aparato locomotor: Principalmente hay un mayor riesgo de padecer osteoartritis, artrosis…
  • Diabetes tipo 2.
  • Aparición de algunos cánceres, tales como mama, ovarios, endometrio, riñones, colon, vesícula biliar, próstata o higado.
  • Problemas ginecológicos: infertilidad, menstruación anómala…
  • Problemas respiratorios y apnea del sueño.

Estos son solo algunos de los muchos riesgos que lleva asociados el sobrepeso. De ahí la importancia de detectar este problema antes de que la situación se agrave y actuar en consecuencia para solucionarlo o prevenir su aparición.

Cómo prevenir el sobrepeso

Tanto el sobrepeso como la obesidad son enfermedades que pueden prevenirse en la gran mayoría de los casos, llevando tanto a cabo cambios en los hábitos diarios como realizando un tratamiento farmacológico e incluso, llegado el caso, a través de diferentes técnicas endoscópicas. Estas últimas, que consisten en técnicas de reducción de estómago y similares, tan solo se aconsejan en aquellos casos en los que se ha fracasado con otros tratamientos.

La mejor forma de poder prevenir el sobrepeso es a través de un estilo de vida que sea saludable. Para lograrlo es imprescindible llevar a cabo unos hábitos diarios como mantener una dieta equilibrada, dejar de fumar o realizar ejercicio físico.

Para poder cambiar tus hábitos y tener un estilo de vida mucho más saludable, debes tener en cuenta las siguientes prácticas:

  • Debes mantener siempre una dieta que sea variada, equilibrada y suficiente.
  • Es recomendable hacer cinco comidas al día. Estas se dividen en desayuno, a mitad de la mañana, comida, merienda y cena.
  • Es preferible comer menos y más veces a lo largo del día a comer menos veces pero estar picando entre horas, un hábito que no es nada saludable ni recomendable.
  • Se debe comer con tranquilidad, tomando un tiempo para relajarse, comiendo poco a poco y masticando bien los alimentos. Esto ayuda a la hora de hacer la digestión de los mismos.
  • Procura comer a diario todos los grupos de alimentos. De esta forma podrás mantener una dieta sana.
  • Bebe 2 litros de agua al día. Puedes beberla sola o bien a través de caldos, infusiones.
  • Evita las bebidas gaseosas y también reduce la ingesta de alcohol.
  • Evita las grasas de origen animal y busca alimentos que sean bajos en grasas.
  • Incluye fibra en tu dieta, como verduras, frutas y cereales integrales.
  • Opta por cocciones ligeras como a la plancha, salteados, grill u horno y evita los fritos y los rebozados.

Rutinas de entrenamiento para tratar el sobrepeso

El ejercicio físico es muy importante para cualquier persona, independientemente de si sufre un problema de sobrepeso como si no lo sufre. En el caso de que lo padezcas es aún más necesario, ya que te ayudará a perder peso y a mejorar tanto tu salud general como tu estado de ánimo.

Antes de conocer diferentes rutinas que puedes llevar a cabo si padeces de sobrepeso, debes tener en cuenta que debes elegir aquella que mejor se adapte a tus preferencias y necesidades. La clave para obtener buenos resultados es que las lleves a cabo regularmente.

  • Caminar: Es la opción más sencilla y económica. Basta con que salgas a la calle o a un gimnasio y busques caminar para mejorar tu movilidad y bajar de peso. Es recomendable que los primeros días empieces por caminar unos 10-15 minutos diarios y posteriormente vayas añadiendo más tiempo hasta lograr los 30 minutos al día. Una vez alcances esta meta podrás ir incrementando tu velocidad e intensidad.
  • Clases grupales: Otra alternativa para hacer ejercicio es acudir a clases grupales, que pueden ser de diferentes tipos, ya sea zumba, step, salsa, aeróbic… Las posibilidades son numerosas y puedes elegir aquella que más te motive y atraiga.
  • Ejercicios de mente y cuerpo: Si quieres alcanzar un buen nivel físico y mental, la práctica de disciplinas como el yoga, el Tai Chi, la meditación o pilates, entre otras, te pueden ayudar a tratar el sobrepeso, además de ayudarte a reducir el nivel de estrés y tener un mejor descanso.
  • Deportes acuáticos: Actividades aeróbicas en el agua puede ser una muy buena actividad para tratar el sobrepeso y prevenirlo.
  • Entrenamiento con pesas: Los ejercicios con pesas tienen numerosos beneficios, como son la corrección de posturas, la mejora de la amplitud de movimiento de las articulaciones o el aumento de metabolismo, lo que contribuye a reducir el sobrepeso.

Que Necesitas

Consejos

  • En el momento que detectes que has aumentado de peso y que estás por encima de tu peso ideal, es aconsejable que tomes medidas al respecto. Entre estas medidas debe estar la de llevar a cabo un estilo de vida saludable basado en una dieta equilibrado y ejercicio físico.
  • Es importante que, para motivarte a la hora de llevar a cabo estos cambios en tus hábitos, lleves un control y un seguimiento de tu progreso. Haciéndote fotos y tomando anotaciones de peso y medidas podrás ir viendo tu evolución y mantener la motivación para acabar con el sobrepeso.
  • Debes dejar de fumar y evitar las bebidas alcohólicas, ya que ambas acciones son altamente perjudiciales para la salud a largo plazo y ayudan a que una persona pueda padecer un problema de sobrepeso.
  • Aumenta el consumo de frutas y verduras.
  • Realiza una actividad física regular (150 minutos a la semana para personas adultas y 60 minutos diarios para jóvenes).
¿Te ha gustado?