Hay muchos factores por los que bajar de peso nos puede costar. Si nos preguntamos cómo perder peso con una tiroides lenta, es posible que nos tengamos que informar mucho. Esto se debe a que la tiroides influye mucho más que otra cosa en el proceso de adelgazar.

Muchas de las personas que se plantean cómo adelgazar con una tiroides lenta, no saben por qué su tiroides es así. O ni siquiera saben si pueden corregir este problema o a qué afecta realmente. Es por ello que, a veces, no todo es perder peso, sino también solucionar problemas indirectos de ello.

No siempre saber la razón de nuestro hipotiroidismo hace que ya tengamos la solución a nuestro problema. Bajar de peso con hipotiroidismo puede ser más complicado si no es sólo la tiroides el mayor de nuestros problemas. Por ello debemos ponernos en manos de médicos que nos indiquen los pasos que debemos dar sin poner nuestra salud en riesgo.

¿Qué es el hipotiroidismo? – Como perder peso con una tiroides lenta

El hipotiroidismo o enfermedad tiroidea insuficiente, es más frecuente de lo que nos imaginamos. Con este trastorno, la glándula del tiroides no produce suficiente hormona tiroidea, lo que provoca cambios en nuestro organismo. Esta glándula se encuentra en la parte inferior delantera de nuestro cuello. Las hormonas que se liberan viajan a través de la sangre y afecta a casi todas las partes del cuerpo. Podemos encontrarla en el corazón, el cerebro, los músculos, la piel, etc.

La tiroides lo que intenta es controlar que nuestro cuerpo utilice bien la energía de los alimentos a través del metabolismo pero, si no funciona bien, nuestro metabolismo se ralentiza. El hipotiroidismo puede venir por diferentes motivos: uso de ciertos medicamentos, radioterapia, cirugía de tiroides, demasiado yodo en la dieta, etc.

También puede que al quedarnos embarazadas o al nacer, tengamos problemas con nuestra tiroides, pero son problemas que pueden solucionarse. También existe el hipotiroidismo secundario, por ejemplo, cuando el hipotálamo produce hormonas que desencadenan la liberación de tiroides.

Evitar el glutén, por ejemplo, es una gran decisión para ayudar a nuestra tiroides a conseguir que vuelva a sus niveles normales. También, con ayuda de nuestros médicos, podemos volver a controlar nuestra glándula con medicación. Podemos informarnos y saber más de la tiroides leyendo: Cuáles son los síntomas del hipotiroidismo o Cómo tratar la tiroides alta.

 

Instrucciones para perder peso con una tiroides lenta

  1. Administra un punto de ajuste metabólico: el cerebro trabaja para conseguir un tasa metabólica cómoda y que no resulte un esfuerzo para nuestro cuerpo. Esta tasa es una referencia mantenida por nuestro hipotálamo y, cuando cambia bruscamente, sabotea los esfuerzos por bajar de peso. Las dietas muy restrictivas pueden reducir la función tiroidea, por lo que nuestro metabolismo se vuelve más lento. Para que podamos mantener un nivel óptimo de nuestra tasa metabólica, lo mejor es la consistencia de nuestra dieta y niveles de ejercicio y el manejo de nuestros atracones o antojos excesivos.
  2. Disminución a la resistencia de la leptina: la leptina es una hormona importante que estimula el metabolismo y ayuda a reducir el apetito y a quemar grasa. Es conocida como la “hormona del hambre” ya que se segrega como una notificación a nuestro cerebro cuando nuestras reservas de energía no son suficientes. Las mujeres tienden a tener mayores niveles de esta hormona que los hombres debido a su mayor porcentaje de grasa corporal, aumentando durante el ciclo menstrual. Sobrestimular esta hormona afecta al funcionamiento de nuestra tiroides, ya que nuestro metabolismo se ve desbordado.
  3. Resolver resistencia a la insulina: cuando sufrimos de hipotiroidismo, nuestra capacidad para procesar carbohidratos se ralentiza, por lo que, a su vez, la capacidad de nuestras células para absorber azúcar en la sangre también. Es por ello que tendremos que prestar más atención a lo que comemos para recibir las cantidades adecuadas pero contando con que nuestras hormonas no van a reaccionar como debería. Por lo que optar por verduras y frutas bajas en azúcar o con cantidades proporcionadas, ayudará a nuestra tiroides a mantener una tasa metabólica menos ralentizada.
  4. Cambia la química de tu cerebro: el hipotiroidismo provoca que, nuestro cerebro vaya por un camino, mientras que nuestro metabolismo va por otro. Es decir, nuestro metabolismo se convierte en demasiado lento para el nivel de apetito establecido por nuestro cerebro. Eso provoca que estemos comiendo antes de que nuestro metabolismo haya terminado de digerir la comida anterior, eso provoca que aumentemos de peso. Eso provoca estrés en nosotros, lo que también ralentiza nuestro metabolismo. Una manera de acelerar algo nuestro metabolismo es realizar ejercicio aeróbico.
  5. Mantenerte poco hidratado, también impide que bajes de peso: si juntamos hipotiroidismo con poca hidratación, tendremos la mezcla perfecta para no bajar de peso hagamos lo que hagamos. Esto se debe a que, si no hidratamos nuestras células, sus funciones se detienen y con ellas nuestro metabolismo. Por lo que dará igual lo sano y equilibrado que comamos, si no nos hidratamos en condiciones.
  6. Ejercicio pero sin exagerar: perder peso es importante y más cuando nuestra tiroides no funciona correctamente. Pero sobretodo porque nos ayuda a eliminar la resistencia a la insulina. Una caminata diaria de 30 o 45 minutos es suficiente para poder reducir sustancialmente los niveles de insulina de nuestra sangre y ayudar a nuestro metabolismo a ganar capacidades para hacer ese trabajo. Aumentar la tasa metabólica estando en reposo cuando tenemos hipotiroidismo a través del ejercicio también nos ayudará a quemar calorías y bajar de peso más rápido.
  7. Dormir lo suficiente: muchas de las personas que tienen hipotiroidismo o problemas para bajar de peso, sufren de falta de sueño de manera crónica y esto afecta negativamente a todas las hormonas de nuestro cuerpo. La falta de sueño afecta directamente a la producción de la hormona de crecimiento y la fabricación de la hormona tiroidea. Todo eso ayuda al aumento de peso y de la grasa en zonas del vientre. No dormir en condiciones, hace que las hormonas que controlan el apetito no funcionen correctamente, por lo que nuestro metabolismo se confunde. Cuántas más horas durmamos, más calorías quemaremos.
  8. Realiza tu menú perfecto: conseguir comer los alimentos que mejor le vengan a nuestra tiroides es la mejor idea para conseguir bajar de peso y ayudar a nuestro metabolismo. Debemos evitar los alimentos inflamatorios y los procesados y asegurarnos de estar recibiendo todos los nutrientes que necesitamos. Por ejemplo, debemos evitar los siguientes alimentos: pan blanco, pastas, edulcorantes artificiales, pasteles, postres, proteínas orgánicas, grasas y vegetales. Debemos elegir las cantidades necesarias para mantener un nivel de azúcar saludable en sangre.

Consejos para perder peso con una tiroides lenta

  • Acude al médico por si tu hipotiroidismo necesita medicación.
  • Retira de tu dieta azúcares añadidos y almidones refinados.
  • Prepara tus comidas basadas en verduras, frutas y proteínas.
  • Aumenta la ingesta de selenio (huevos y legumbres) y zinc (carne y pollo).
  • Realiza paseos regulares y/o empieza a levantar pesas cada semana.
  • Prioriza el sueño y el descanso.
  • Existen suplementos para ayudar a nuestra tiroides, recetados por médicos, que nos pueden ayudar en los primeros meses de cambio de estilo de vida para que el cambio no sea tan brusco.
  • Utiliza platos más pequeños y cubiertos más pequeños para que, al comer, no te parezca que estás comiendo poco comparado con otros.
  • Registra tus comidas y tus ejercicios diarios para saber qué te sienta bien y qué no.
  • Ejercita tu musculación: cuánto más músculo tengas, más rápido será tu metabolismo y menos probable será que te enfermes.

¿Te ha gustado?
35 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.