Cuando una persona quiere bajar de peso suele recurrir a las dietas y como complementario, apuntarse al gimnasio o empezar a hacer deporte por su cuenta. Pero dietas hay tantas como nos podamos imaginar, así que la elección de una de ellas dependerá de cuánto queramos perder y en cuánto tiempo y si nuestro objetivo es perder peso de manera rápida o si pretendemos mantener un estilo de vida saludable.

Antes de elegir una dieta para bajar de peso tienes que tener en cuenta que ninguna dieta que prescinda de alguno de los grupos de alimentos para adelgazar termina por ser del todo buena, porque esos nutrientes que no le damos a nuestro cuerpo mediante la comida, tendremos que dárselo de otra manera como por ejemplo con suplementos alimenticios. Así que lo mejor es comer siempre de todo pero en buenas cantidades.

Dietas para bajar de peso

Para que tengas dónde elegir, aquí tienes unas dietas para bajar de peso y que elijas la que mejor se adapte a lo que quieres:

  1. Dieta cetogénica. Algunas de las dietas más conocidas se basan en la reducción de la ingesta de carbohidratos para reducir peso. Éste es el caso de la dieta cetogénica, cuya reducción en el porcentaje de carbohidratos es masiva. Normalmente las personas consumimos entre un 45-65% de hidratos al día y en esta dieta se reduce al 2-5%. Por eso se consigue adelgazar tan rápido, porque la ingesta de hidratos es mínima.

Dietas para bajar de peso

Al contrario de lo que la gente pueda pensar de que es una dieta alta en proteínas, la dieta cetogénica es alta en grasas y una ingesta de proteínas muy controlada, dejando a los carbohidratos prácticamente en el olvido.

El hecho de reducir de forma tan fuerte los carbohidratos es porque el cuerpo para usar su energía los transforma en azúcar en sangre. Si en lugar de ingerir carbohidratos lo haces con las proteínas o las grasas, tu organismo obtiene la energía de otra manera, no lo hace transformándolo en azúcar, sino cogiendo la grasa de tu cuerpo, por lo tanto pierdes grasa y bajas de peso. Si no consumes carbohidratos estás obligando a tu cuerpo a tirar de las reservas propias de grasa, puesto que no podrá aprovechar la energía de los hidratos y convertirlas en azúcar. Cuando casi no consumes carbohidratos y tu alimentación se basa en grasas y proteínas, tu cuerpo ha llegado al estado de cetosis, que es el estado óptimo para que el cuerpo obtenga la energía de la manera correcta para perder peso.

  1. Dieta de las 1.200 calorías. La dieta es sencilla, debes comer alimentos que no superen ese número calórico a lo largo del día. Es una dieta saludable porque se pretende incluir a todos los grupos de nutrientes dentro de ella, pero la clave reside en que una persona de peso y estatura media consume al día entre 1.400 y 1.900 calorías, por lo que, sin moverse con esta dieta ya adelgazaría porque cada día ingeriría entre 200 y 700 calorías menos, que es casi una comida más al día.

Para hacer esta dieta es importante saber las calorías que contienen los alimentos que comemos, por lo que hay que mirar la composición en el envase, ya que no nos podemos pasar.

Si a esta dieta de 1.200 calorías le suman actividad física, los resultados se verán con mayor rapidez, de hecho, con esta dieta puedes perder entre 3 y 6 kilos en un mes, aunque depende del esfuerzo que le pongas a la dieta.

  1. Dieta de los puntos. Como el propio nombre indica se basa en puntos, puntos que cada persona tiene una vez se levanta y que no puede superar al irse a dormir. No importa tanto qué comer, sino que al final del día el número de puntos que tenemos no sea superior al número con el que empezamos por la mañana.

Dietas para bajar de peso

Su principal ventaja es que no es una dieta restrictiva para comer fuera de casa, un problema constante al tener que ir con la fiambrera a todos lados por no saber si lo que sirven en el restaurante está dentro de lo permitido. Solamente tendrás que tener claros los puntos que tienes tú y los que tiene cada alimento para que la suma no se supere.

Por lo tanto, para tener un ejemplo más claro, si somos una mujer (7 puntos) de 23 años (4 puntos), con una altura de 160 centímetros (1 punto), con un peso de 53 kilos (5 puntos), con una actividad física enfocada al esfuerzo (6 puntos) y cuyo objetivo es perder peso (0 puntos), empezaremos todos los días con una puntuación de 23 puntos.

  1. Dieta Dukan. Lo que se pretende con esta dieta es aumentar la ingesta de proteínas, reducir las calorías y acabar con el apetito. El cuerpo sufre un desgaste calórico, algo positivo ya que no se pierde masa muscular en ningún momento, sino masa de grasa.

Esta dieta cuenta con cuatro fases:

  1. a) Fase de ataque de proteínas puras. Esta fase dura una semana y solo está permitido consumir proteínas puras, es decir, las que proceden de origen animal. La dieta proporciona una lista de 100 alimentos que sí que se puedes consumir en el periodo de dieta, la mayoría son de procedencia animal, así que tenemos 72 alimentos para esta primera semana de dieta, entre carnes y pescados. La cantidad no es importante, la que necesitemos par estar llenos.
  2. b) Fase de crucero. A la primera fase de proteínas puras se nos permite añadirle las vegetales poco a poco, por lo que podemos consumir los 100 alimentos de la lista Dukan.
  3. c) Fase de consolidación. Hasta el momento has tenido que perder un kilo por semana, más o menos. Al principio y si sigues las pautas alimenticias, perderás peso con rapidez, lo difícil es mantenerse y por eso llega esta tercera fase de consolidación. Aquí poco a poco y de manera controlada podremos empezar a comer lo que queramos, incluso alimentos prohibidos con alto contenido en grasas, pero siempre de forma controlada. Esta fase dura dependiendo de lo que hayamos perdido en las anteriores: hay que estar 10 días de consolidación por cada kilo perdido, por lo que si hemos perdido 3 kilos, tendremos que estar un mes añadiendo poco a poco el resto de alimentos que no están en la lista. Eso sí, los jueves serán el día de proteínas puras, sin excepción.
  4. d) Fase de estabilización. Esta fase sería de por vida si no queremos que el efecto rebote venga a nosotros. A esta fase, además de la alimentación se le une el ejercicio, y es que el doctor Dukan dice que por lo menos hay que hacer 20 minutos de ejercicio diario y convertir la avena en un alimento clave para nosotros: tres cucharadas de avena al día serán suficientes.
  5. Dieta mediterránea. Es una dieta basada en los alimentos que rodean la zona del Mediterráneo y sigue una pirámide, en cuya base, es decir, los alimentos que deben tomarse diariamente estarían: pan, pasta, arroz, cereales y patatas. Un nivel por encima: fruta, frutos secos, judías y legumbres y verduras. También estaría el aceite de oliva y el vino con moderación y en el cuarto nivel y también de consumo diario el queso y el yogur.

Dietas para bajar de peso

Si seguimos subiendo en la pirámide, ya en el quinto nivel y no de forma diaria, sino semanal, estarían: pollo y pescado y un nivel por encima también los dulces y el huevo.

Y para terminar con la pirámide, lo que menos debe consumirse, que no es ni de manera diaria ni semanal, si no de forma mensual y es la carne roja, que la dieta mediterránea permite consumirlo pero con moderación y un par de veces al mes.

Para la dieta mediterránea los carbohidratos, es decir, lo que se encuentra en la base de la pirámide, deben constituir el 50% del aporte energético total. Las grasas o lípidos un poco menos, el 35% y un 15% para las proteínas.

  1. Dieta proteica. Consiste en, como su propio nombre indica, comer muchos alimentos ricos en proteicas y reducir las grasas y los azúcares. Aunque su nombre real sería dieta hiperproteica porque lo que pretendemos es consumir muchos más alimentos con proteínas de lo habitual, por lo tanto tiene que ser hiper.

Lo que se pretende con esta dieta es reducir la grasa corporal y esto se hace comiendo prácticamente nada de carbohidratos para entrar en un estado de cetosis y perder esa grasa que queremos. Porque con esta dieta proteica se adelgaza de una manera rápida, solamente con reducir los hidratos y los azúcares.

  1. Dieta disociada. La dieta disociada trabaja en función de las leyes de la digestión, se basa en la teoría del equilibrio entre ácidos y bases del estómago y divide a los alimentos en cinco categorías: carbohidratos, proteínas, grasas, verdura y fruta. La dieta disociada se basa en que podrías comer de todo, mientras no mezcles los alimentos de los grupos. Podrías ingerir tantos glúcidos como quisieras si no los mezclas con proteínas y viceversa.

Pero además de evitar que se mezclen los grupos de alimentos, habrá algunos que solo podremos tomar en ciertas comidas. Es el caso de la fruta, que únicamente la podremos ingerir en el desayuno o a media mañana; los frutos secos podremos tomarlos  a media mañana o a la hora de merendar, pero nunca mezclados con la fruta; los carbohidratos no son para la cena; y las proteínas siempre por la noche.

  1. Dieta vegetariana. La clave de una dieta vegetariana consiste en la ingesta de verduras, olvidando por completo otro tipo de alimentos como la carne o el pescado. Aquellas personas que deciden comer a base de una dieta vegetariana lo llevan más allá de un tipo de alimentación, para ellos es un estilo de vida y muchas veces está relacionado con el tipo de vida religiosa que llevan esas personas, en el que no permiten que se coma ningún producto que provenga de un animal por el hecho de que ese animal ha podido sufrir, algo que no comprende su religión ni la persona que ha decidido ser vegetariana.

Dietas para bajar de peso

Para quienes se inicien en una dieta vegetariana tendrán una gran ventaja alimentaria, y es que van a explorar cientos de alimentos que antes no conocían y sobre todo van a tener un gran aporte de vitaminas, ya que las frutas y las verduras son muy buenas en todo tipo de dietas. Pero claro, al prescindir de alimentos como la carne y el pescado, entre otros, hay un montón de nutrientes que la persona vegetariana no está ingiriendo, y eso también puede ser un problema porque hay déficit. Por esto mismo quienes tienen una dieta vegetariana suelen suplir la falta de nutrientes con pastillas que los contienen, del mismo modo que en otro tipo de dietas quien no come frutas toma cápsulas de vitaminas para que su cuerpo tenga los nutrientes que no obtiene de las frutas.

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.