Realizar una dieta Paleolítica o comúnmente llamada de Paleo, es retroceder en el tiempo e intentar comer lo que comían nuestros antepasados.

Principalmente tiene una premisa: no comer nada procesado. Una vez sabido esto, se come lo que se podría encontrar en aquella época. Es decir, se comerá carne, marisco, pescado, frutas, hortalizas, verduras, huevos, brotes, semillas, frutos secos, flores comestibles… Y en algunos casos, incluir legumbres tampoco viene mal para aportar más nutrientes al cuerpo.

No es a priori una dieta muy fácil de realizar si no se está concienciado, ya que hay que prescindir no solamente de todos los alimentos procesados, harinas, cereales, quesos, pizza, comida basura, salsas, bebidas espirituosas, lácteos… También implica una mayor concienciación y se debe llevar una vida más activa y dejar atrás el sedentarismo y malos hábitos.

Siempre que se quiera empezar una dieta o se tenga cualquier tipo de duda o problema de salud, se debe acudir a un especialista. No somos médicos ni tampoco nutricionistas o especialistas en la salud. Por ello, siempre seguir las pautas de un médico. Solamente damos trucos y consejos.

Intentaremos plasmar desde nuestro conocimiento (sin ser expertos recalco) las premisas de esta dieta, tan seguida por muchas famosas y famosos de Hollywood ya que contribuye a un mejor bienestar. Menos grasa corporal, se sienten mucho mejor y además sienten una mayor energía y buen humor. Menos sensación de cansancio, menos irritabilidad… así que empezamos con la dieta y comprueba si ésta, es la tuya!

Instrucciones para Dieta Paleolítica- hacer una dieta Paleolítica

La dieta Paleolítica intenta por tanto, cambiar los hábitos que hemos ido adquiriendo con los años ya que nos movemos mucho menos y comemos muchísimo más (y de peor calidad) abusando de los azúcares, grasas, etc.

No pasa nada, porque con esta dieta y de manera paulatina se conseguirán perder kilos y recuperar la forma. Todo esto uniendo lo más importante, que es comer menos cantidad de alimentos procesados y nada buenos para la salud, más sano y tener muchísima más energía.

Aunque parezca muy complicada de realizar la dieta del Paleo, nada más lejos de realidad. Para realizarla correctamente has de saber que la base son las verduras y después la carne, huevo y pescado. Únicamente. De ahí, añade todo lo demás que sabes que se podía encontrar en aquella época. Es decir, las frutas, las hierbas, especies, frutos secos, semillas.

Como con esta dieta se tiene en cuenta que las calorías deben ser menores y aportar más eficiencia y energía, tendrías que saber qué nos aporta cada alimento.

Las verduras por ejemplo, las especies, frutas, hierbas… como es de intuir, no aportan muchísimas calorías. Por tanto, nuestra fuente de energía principal debería ser la proteína. Recordad, se encuentra en la carne, pescado, mariscos y huevos. Llénate el plato de verduras, no como guarnición, sino como un alimento principal más.

Échale imaginación, como ya hemos comentado, se pueden consumir semillas. Las semillas de lino son muy beneficiosas. Aportan muchísimas vitaminas.

Otros alimentos de los que no se deberían abusar pero se puede consumir con cautela porque aportan muchísimos beneficios para la salud son las legumbres. Aportan minerales, potasio y magnesio. Tienen pocas proteínas y bastante carbohidratos comparados con las proteínas de las carnes y pescados.

Realiza ensaladas con pescado, con carnes… de frutas, con semillas, frutos secos… sobretodo sé original, imaginativo en la cocina y ten en cuenta el método de cocción. No frías nada, no abuses de las dos cucharadas soperas de aceite diarias.

Abusa en cambio, de la plancha, el horno, barbacoa, al papillote, parrilla, vapor…

¿Que necesitas para Dieta Paleolítica- hacer una dieta Paleolítica?

Sabiendo lo que debes y lo que no debes comer y si tienes dudas, intenta pensar que podían comer los antepasados en su día (obvio que no comerían dulces o yogures, por ejemplo), intenta sumar hábitos saludables que además te ayudarán a eliminar por vías fisiológicas las toxinas. Algunos trucos que ayudan en esta dieta detox:

  1. Bebe abundante líquido. Intenta beber a diario de 1,5-2litros de agua. Ayudará a trabajar los riñones, eliminaras las toxinas, limpiarás el cuerpo y estarás hidratado. Además, una buena hidratación del organismo se refleja en la salud. El aspecto de la piel mucho más saludable, el cabello…
  2. Intenta moverte a diario. Deja la vida sedentaria. Si trabajas muchas horas diarias y te resulta imposible, intenta caminar por el trabajo, en tus horas libres, intenta ir andando al trabajo si te lo permite, sube y baja escaleras, no cojas el ascensor… lo que sea pero muévete.
  3. Descansar. El descanso es importantísimo porque repercute muchísimo en la salud. ¡Pero cuidado! Un abuso también es igual de nocivo. Intenta dormir entre 7 y 8 horas diarias. No estés muchas más porque te notarás cansado, abotargado, desganado… todo en su justa medida.
  4. Dejar los vicios que sabes que no traen nada bueno. Deja el tabaco, el alcohol, las bebidas gaseosas que sólo hinchan y aportan muchísimas calorías por su elevado nivel de azúcar.
  5. Olvida la comida basura. La comida basura, conocida también como fast food, olvídala. Con esta dieta deberás comer totalmente sano. No aporta nada bueno la comida rápida. Engordarás mucho y de manera rápida, al poco tiempo volverás a tener hambre porque no aporta nutrientes.
  6. Adiós al azúcar. Como bien ocurre en todas las dietas, hay que olvidarse del azúcar igual que los alimentos procesados. Cuidado, en muchos alimentos y bebidas se incluye el azúcar y no siempre se sabe, así que estarás sumando calorías sin darte cuenta. El azúcar también se incluye en muchos zumos (prácticamente todos los procesados), lácteos, leche… mejor realizar los zumos en casa. Si te resulta imposible no consumirla, opta el azúcar moreno, por miel… más sano y menos calórico.
  7. Cuidado con la sal. Poco a poco, ve eliminándola de tu dieta. ¿Sabías que la sal provoca retención de líquidos? Mejor utiliza la sal del Himalaya. Mucho más sana.
  8. El aceite para cocinar sólo de oliva, coco y aguacate. Elimina los que sean derivados como el de semillas y cereales. Intenta no abusar de los aceites… con una cucharadita o dos al día, es más que suficiente.
  9. No estés sin comer muchas horas. Siempre se dice que mínimo se deben realizar 3 comidas diarias (desayuno, comida y cena) pero muchos nutricionistas y dietistas, aconsejan hacer hasta 5 comidas diarias (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena). El truco es que no notes que tienes hambre, así tu cuerpo va trabajando, funciona, quema más grasa y a la hora de comer no tendrás tanta ansiedad ni comerás tanto.
  10. Proteínas. Las proteínas las podemos encontrar en los huevos, carnes, pescados… Es la base de este tipo de dietas, recordar (lo que comían en la Prehistoria). Deberías incluirlos en todas tus comidas.

Consejos para Dieta Paleolítica- hacer una dieta Paleolítica

Llevar esta dieta del Paleo es un poco complicada de realizar nada más empezar. Hay que tomarse un poco de tiempo y es mucho mejor empezar muy a poco a poco y no ir rápido y dejar la dieta a los pocos días.

Un truco para ir poco a poco sería adecuado hacer pequeños cambios en la alimentación. Por ejemplo, cambia la bebida. No bebas alcohol, ni bebidas gaseosas, azucaradas… En su lugar, agua, agua con limón si te cuesta beber agua, infusiones… Recuerda que el té verde ayuda a perder volumen y grasa.

Otra opción que engorda muchísimo es el pan. Elimínalo o ve disminuyendo su cantidad diaria. Tal vez lo que más cueste sea el tema de la pasta, arroz… ve poco a poco, mejor con cautela y seguridad que dejarlo abandonado y decepcionado a la semana de haber empezado.

 

Si tienes mucho hambre a media mañana, merienda.. puedes optar por beber infusiones, agua con limón, con una ramita de canela, frutas, smoothie de verduras o de frutas, macedonia…

Un truco que hacen muchas famosas es nada más levantarse por la mañana se beben un vaso de agua templada con un poco de limón recién exprimido (sin azúcares ni nada que lo endulza). Bébetelo y espera media hora para comer algo. Si te cuesta esperar tanto, intenta ir preparándote el desayuno, dúchate, mira la tele o las noticias… lo que sea pero intenta aguantar media hora. Verás como poco a poco, empezarás a perder bastante volumen e irás bajando sin problemas de peso.

No olvides el ejercicio físico. Como siempre… hay que moverse. Los primeros días si bastante te cuesta ya llevar la dieta, no te sobre esfuerces con el ejercicio físico. Bastará con irle pillando el gusto y sintiéndote cómodo con el ejercicio que mejor se adapte a ti.

Puedes empezar caminando media horita a diario. Sube la intensidad según vayas adquiriendo hábitos saludables. Lo mismo ocurre si ya tienes un buen fondo y te ves con más energía.

Los ejercicios cardiovasculares son los más idóneos para ir empezando y quemar más rápidamente las calorías que sobran. Caminar, correr, hacer bicicleta, sal a pasear en bici, bici estática, elíptica, step, saltar a la comba… Si puedes combinarlo con ejercicios cardiovasculares y ejercicios de tonificación e incluso de core, mejor que mejor. No hace falta apuntarse al gimnasio, al aire hay miles de posibilidades y en casa, también. Coge unas pesas o dos botellas de agua de 1,5litros y úsalas como pesas. Haz ejercicios de brazos, haz sentadillas para las piernas, salta a la comba (o hazla imaginaria si no la tienes), utiliza tu mobiliario para darle caña al cuerpo. Que no se diga que no son por posibilidades.

Ten en cuenta el descanso. Como mencionamos anteriormente, dormir y descansar diariamente el mínimo de horas requerido te ayudará mucho. Lo mismo que el sol unos minutos diarios. Aportará vitaminas y te dará un chute de optimismo gracias a la serotonina. Bastará con que te de el sol un poco paseando, realizando ejercicio físico al aire libre.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.