En Japón, es de sobra conocido que la gente es muy longeva… viven durante muchísimos años. Siempre pensamos qué tipo de dieta deben hacer los asiáticos para durar tantos años y hacerlo de manera tan saludable. Y algunas personas confiesan que llevan muchos años con su método: la Dieta Okinawa.

En este país se dio el caso de la persona más anciana, que llegó a vivir ¡hasta los 116 años! Hace un tiempo, tras un estudio para el National Geographic se dieron cuenta de que las personas más longevas vivían en las que denominaron las “zonas azules” y entre esas zonas estaba al sur de Japón las islas de Okinawa. Precisamente aquí había muchas personas que pasaban de los cien años y muchas que eran centenarias. Curioso ¿verdad? No solamente viven muchísimos años, sino que lo hacen estando en buena forma física, delgados, con buena salud, tienen energía y por lo general, no suelen tener serios ni graves problemas de salud.

¿Que tenían en común la mayoría de estas personas? Que habían seguido o seguían, la Dieta Okinawa. En este método/dieta hacen un mínimo de tres comidas semanales donde se incluyen el pescado, comen soja, muchas verduras, algas, tofu y los cereales que comen son integrales.

Intentar tener una vida longeva es en definitiva un cumula de circunstancias y también de suerte. Suerte de poder vivir en un lugar donde también sume el hecho, de haber poca contaminación ambiental, pocas radiaciones, pocas intoxicaciones, evitar los pesticidas, etc. En definitiva, todo suma. El llevar una vida tranquila, tomarse las cosas o la vida en general con filosofía, el cruzar los dedos porque los factores hereditarios como es sabido influyen y mucho y eso es hoy por hoy… tener mucha suerte.

Instrucciones para Dieta Okinawa – hacer la dieta Okinawa

Todo no es cuestión de alimentación (aunque si lo es en un porcentaje alto) también incluye su modo de vida. Pocas grasas, pocas calorías y apenas incluyen materias grasas. Las calorías no superan mucho las mil calorías diarias. Hay que seguir unas pautas, no todo iba a ser comer lo que se quiera (porque no es así) y las calorías sí se controlan y mucho. Hay que evitarlas todo lo que se pueda. Pero también pone en jaque otro factor… a menos calorías más precaución en las actividades diarias. No se puede llevar una vida con mucho gasto energético si las calorías son muy pocas. Cuidado.

El truco es este: se tiene en cuenta lo que consume, pero mirando la densidad calórica. ¿Qué quiere decir? Pongamos un ejemplo practico que es más sencillo.

  • Cuando un alimento sacia, pero con una densidad energética que resulta inferior al 0,7. El ejemplo pueden ser las naranjas, los pepinos, algas, albaricoques, el té, agua, lácteos, etc.
  • Después están, los del consumo moderado de densidad energética. Como pueden ser los que van entre el 0,8 y el 1,5. Ejemplo: el arroz, la pasta, las legumbres, patatas, plátano, aves de corral, etc. Cuidado con el consumo, debe ser moderado.

Y, por último, los que tienen una densidad energética que va desde el 1,6 a los 3. Se encuentran en la categoría de las carnes rojas, los pescados rojos, frutos secos, el pan, helados, pizza… No es que no se pueda comer nunca en la vida, pero su consumo debe ser muy moderado (hay que usar el sentido común).

Por si no quedó todavía claro, el resumen o haremos más simplificado y clarísimo. Si el nivel de la densidad energética es baja o muy baja, puede consumirse en mayor cantidad. Ver el ejemplo que dimos (mas sano pues abusa más). Además, tienen una sensación mayor de saciedad. Si tiene mayor cantidad… contrólalo o evítalos.

Algunos ejemplos que podríamos comer en cada comida. En un desayuno, podríamos comer sin problema pan de centeno, una pieza de fruta, té o lácteos frescos. Para comer, legumbres, pasta, ensalada, beber agua, té…
Para cenar, incluye proteínas como el pescado, la carne blanca, arroz integral, verduras, pepino y calabacín tienen mucho poder saciante.

Seguramente estaréis pensando que haciendo esta dieta poco o nada perderéis en cuanto a los kilos que os sobran o queréis perder. No os equivoquéis… es un modo de vida y sí, también es una dieta. Pero siempre, bien pensada. Hecha con cabeza.

Realizar una restricción calórica se ha podido demostrar que trae muchos beneficios en las personas. Sobre todo, para mejorar los índices de triglicéridos y el colesterol.

El cuerpo necesita de Vitaminas y para ello hay que buscarlo en los alimentos concretos y adecuados. El calcio no debe faltar y por ello hay que consumir lácteos. Los frutos secos contienen un alto porcentaje de calcio también. Por eso es muy recomendable que a diario se pueda comer una pequeña cantidad de frutos secos. Las hierbas aromáticas, pocos saben que pueden contener por ejemplo calcio (aparte de un buenísimo aroma, sabor y no engordan).

¿Que necesitas para Dieta Okinawa – hacer la dieta Okinawa?

  1. Aunque es una dieta, también es cierto que es una dieta que ayuda a prevenir enfermedades (más que para perder muchos kilos), para cuidarse desde dentro, estar lo más sano y activo posible e intentar envejecer con salud.
  2. Hay que comer alimentos con un alto nivel nutritivo.
  3. Podría decirse que se trata de una dieta semi-vegetariana.
  4. Tiene un índice calórico muy bajo.
  5. Se consumen alimentos saludables.
  6. Los alimentos son todos bajos en grasas.
  7. Los alimentos son todos de origen natural.
  8. Si tienes problemas de tiroides o lo has padecido, cuidado con los alimentos como las algas.
  9. Una de las bebidas de las que tendrás que abusar a diario será el té verde. Contienen antioxidantes y también catequinas (previenen el cáncer y problemas cardiacos).
  10. No se limita realmente ningún alimento, pero sí se limitan un poco. Tened en cuenta que se trata de cambios de hábitos en la alimentación y de hacer comidas muchísimo más sanas y hacer cambios en la alimentación.
  11. Hay que realizarse antes de empezar esta dieta, un chequeo médico.
  12. No siga esta dieta sin supervisión médica, sin consultar con un nutricionista o dietista. Nunca intente hacerla por su cuenta sin consultarlo.
  13. En la dieta Okinawa no se consumen lácteos por tanto hay que pensar en tomar comprimidos que contengan calcio para que nuestro cuerpo no se resienta. Pensad que el calcio es fundamental para los huesos y para evitar padecer osteoporosis. Si falta calcio, empezarán a debilitarse los huesos, a romperse los huesos, tener problemas…

Consejos para Dieta Okinawa – hacer la dieta Okinawa

Seguir esta dieta aporta entre muchos beneficios, la fibra. Es idóneo, por tanto, para problemas con la flora intestinal. Al contener la cantidad necesaria de alimentos proteicos, la sensación de saciedad se hace notar. No se pasa hambre.

Si miramos y analizamos bien la dieta Okinawa, deducimos rápidamente que es una dieta para llevar unos hábitos saludables. Para mantener o ganar salud. Evidentemente, llevada durante un tiempo o para aprender a comer mucho mejor, llevar unos buenos hábitos, comer de manera muy saludable, etc. Pues se irá consiguiendo perder kilos. Lo mismo sirve para mantenerse en el peso y no engordar.

Pero si se quieren perder kilos de una manera mas o menos rápida, seguramente ésta, no sea la dieta que busques o necesites. A pesar, de que bien hecha y con calma, ni crea ansiedad por comer, ni se pasa hambre, no ralentizan el metabolismo, ayuda a ganar salud… es ideal para cuidarse.

¿Partes negativas? Si queremos ver un poquito más allá, también podríamos considerar precisamente, el tiempo, con un punto en contra. Llevarla por mucho tiempo o incluso de por vida… es duro. Son muchos cambios, teniendo en cuenta que sí hay alimentos prohibidos o limitados. Si has estado leyendo (el pequeño resumen) que hemos hecho de los alimentos que debes comer… habrás podido comprobar que tienen que gustarte los vegetales, las frutas, el pescado… entre otros muchos alimentos. Si no te gusta, definitivamente, no es el tipo de dieta que te va bien. También están otros factores que sí son importantes, si has padecido o tienes problemas de hipotiroidismo o hipertiroidismo. Jamás comas algas.

Y lo último que recalcamos porque así debe ser, esta dieta bajo ningún concepto debe realizarse sin haberse consultado con el dietista, nutricionista, un médico… nunca. Y es totalmente imprescindible acudir antes al médico para realizarse un chequeo. Así se podrán descartar problemas (Como el de tiroides, por ejemplo) y cualquier tipo de carencia nutricional.

Podría decir muchos que esta dieta es muy repetitiva, aburrida y que hasta faltan nutrientes. Hay que reducir muchísimo el consumo de sal (que bien puede sustituirse por la sal rosa del Himalaya, por ejemplo), decir adiós para siempre al azúcar y alimentos azucarados, consumir muchas verduras, frutas, mínimo tres o cuatro veces por semana comer pescado, olvidarse de comer carne roja, comer la menor cantidad de carne posible, comer tofu, soja, algas, té verde, mucho líquido, etc.

¿Te ha gustado?