El huevo es un alimento característico de aquellas personas que quieren aumentar de peso. De hecho, en el mundo del fitness es conocido que beber claras de huevo o tomar huevos fritos es una de las maneras de conseguir mayor aporte de proteínas. Sin embargo, la dieta del huevo tiene una particularidad ya que permite adelgazar un mínimo de 5 kilos durante cada semana.

Este tipo de dieta presenta grandes similitudes con la dieta de la piña, que permite perder hasta cuatro kilos en apenas cuatro días. A base del consumo regular de piña se consiguen resultados de manera rápida. Este tipo de fruta está presente en todas las comidas del día acompañado de ensaladas. Esto, junto a la hidratación y el deporte, permite perder aquellos kilos de más que tanto daño nos hacen. En la dieta del huevo no está presente el huevo en todas las comidas pero actúa igual que la piña en su dieta particular.

¿Qué es la dieta del huevo?

A partir de la dieta del huevo es posible adelgazar en muy poco tiempo. Este tipo de plan nutricional entra dentro de las denominadas dietas rápidas ya que permiten conseguir resultados en un tiempo récord. Sin embargo, si quieres lograr tus objetivos rápidamente también requerirá constancia y dedicación evitando las tentaciones de comer dulces, o alimentos con un alto aporte calórico.

A diferencia de lo que muchas personas puedan pensar, la dieta del huevo no incluye demasiados huevos en su menú, aportando verduras y frutas cítricas para ofrecer un menú equilibrado en todo momento. Además, no cuenta con la molesta sensación de hambre constante durante la dieta.

A lo largo del programa, la hidratación cobra una importancia vital. Puedes, y debes beber, un mínimo de ocho vasos de agua al día. Cuando tengas la sensación de ansia de comer, pero sin saber el qué, estás deshidratado y debes beber agua para acabar con dicha sensación. Este aprendizaje de saber distinguir entre sed y hambre también te permitirá comer de forma más equilibrada.

Beneficios de seguir esta dieta

La dieta del huevo permite perder hasta 11 kilos en dos semanas de una forma constante y saludable, aportando numerosos beneficios a quien la pone en práctica. Los más destacados son los siguientes:

  • Sacia la sensación de hambre y permite mantener un estilo de vida saludable sin caer en el mal humor, estar irascible o falta de energía.
  • Si se mantiene el tipo de dieta no se recuperará el peso después de finalizar el programa.
  • Aporta una dieta equilibrada con hidratos de carbono y proteínas suficientes para mantener un buen nivel de salud.
  • Favorece a la práctica deportiva sin problemas nerviosos ni cardiovasculares en ningún momento.
  • No son platos demasiado complejos por lo que es posible salir a comer o cenar fuera y seguir estrictamente esta misma dieta.
  • Es una dieta económica debido al tipo de productos basado en pollo, ensalada, fruta y huevos. Además, se pueden encontrar en cualquier supermercado.
  • Se puede mantener siempre. No tiene el temido efecto rebote de otro tipo de dietas que aumentan el peso después de haberlo perdido e incluso con un ligero incremento.

A diferencia de otro tipo de dieta como la dieta Dukan o la dieta de los 13 días, este tipo de plan nutricional favorece a mantener un estilo de vida saludable y sin riesgos para nuestro organismo. Sin embargo, al igual que en cualquier tipo de acción o cambio en nuestros hábitos a la hora de comer, es necesario la visita a un especialista. Cada cuerpo es un mundo totalmente diferente y, por ello, es necesario una exhaustiva revisión para detectar aquel tipo de dieta que más le favorece a nuestro tipo de cuerpo. Este tipo de dieta es baja en hidratos de carbono y, por tanto, favorecerá a la pérdida de calorías de una manera sana y equilibrada.

Cómo realizar la dieta del huevo

La dieta del huevo tendrá una duración mínima de dos semanas donde el desayuno estará compuesto cada día de dos huevos duros y una fruta cítrica. Durante el primer día, comeremos fruta y dos rebanadas de pan integral mientras que cerraremos el día con un plato de pollo cocido y una ensalada grande. En la comida del segundo día repetiremos la cena del día anterior con el pollo y la ensalada, mientras que para cenar apostaremos por dos huevos, una ensalada de verduras y una naranja. El miércoles cambiaremos algo el tipo de dieta. Para comer, queso (que sea bajo en grasa), un tomate y una rebanada de pan integral y para cenar volveremos al pollo cocido y la ensalada.

De cara a la segunda mitad de la primera semana, seguiremos con el mismo tipo de desayuno de todos los días y durante el jueves comeremos fruta y cenaremos pollo al vapor y una ensalada grande. El viernes, en cambios, dos huevos y verdura al vapor, y cenaremos pescado a la parrilla y una ensalada grande. Entrando en el fin de semana, el sábado comeremos fruta y cenaremos pollo al vapor y una ensalada grande. Finalizaremos la primera semana de este plan nutricional a base de pollo con verduras al vapor y una ensalada de tomates para comer y verduras al vapor para cenar.

Durante la segunda semana de la dieta del huevo, mantendremos el mismo desayuno que en la semana previa. Para comer, el lunes apostaremos por pollo y una ensalada grande y cenaremos dos huevos, ensalada y una naranja. El martes comeremos dos huevos y verduras al vapor y cenaremos pescado a la parrilla y una ensalada grande. Llegaremos al ecuador de la segunda semana, comiendo pollo cocido y una ensalada grande y cenando dos huevos, una ensalada de verduras y una naranja. Para el jueves, apostaremos por dos huevos, queso bajo en grasa y verduras al vapor. Para cenar, pollo al vapor y una ensalada grande. El viernes, por su parte, para comer ensalada de atún y para cenar dos huevos y una ensalada grande. Llegaremos al fin de semana con pollo cocido y una ensalada grande para comer, y cenaremos frutas. Finalizaremos la segunda semana de dieta, con una almuerzo basado en pollo al vapor acompañado de verduras al vapor y una cena similar a la del almuerzo.

Las reglas principales de este tipo de dieta es usar una cucharada de mantequilla por cada huevo consumido e ingerir un huevo, 30 minutos después de despertarse como muy tarde. Se debe consumir un mínimo de seis huevos diarios, y nunca menos de tres horas antes de acostarse. Los huevos deben ser de calidad, ricos en vitamina D y Omega-3. Obviamente, todas las comidas basura como productos azucaradas y altos en grasas están completamente prohibidas bajo cualquier concepto. También el consumo de alcohol, permitiendo un máximo de tres latas diarias de soda dietética. Si se sigue de manera estricta este tipo de dieta, empezarás a notas los primeros resultados durante los primeros días. Esto también permite aumentar la motivación al ver que se están logrando resultados. No olvides practicar deporte regularmente, con un mínimo de 30 minutos diarios realizando actividades cardiovasculares. Siguiendo estas pautas podrás llegar a presumir del cuerpo deseado y aumentar consecuentemente tu autoestima. Además, aprender a seguir un estilo de vida saludable tiene enormes beneficios para nuestro organismo.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.