La dieta de batidos es una de las grandes opciones para aquellos que se ponen como objetivo reducir la grasa corporal de su organismo. Con ayuda de la proteína en forma de batido, lograr esta meta resulta mucho más sencillo. El objetivo de la proteína es eliminar la grasa, a la vez que se mantiene la masa muscular proporcionando al paciente un cuerpo realmente fibrado.

¿Qué es la dieta de batidos?

Una de las grandes claves para perder peso a largo plazo es la realización de un cambio en la alimentación que permita conseguir una pérdida de calorías al final del día de forma constante. De esta forma, se consigue tener la energía necesaria para que el cuerpo pueda funcionar con normalidad y poco a poco se van perdiendo esos kilos de más que tenemos.

Con la ayuda de la dieta de batidos es especialmente sencillo conseguir dicho déficit de calorías. De hecho, actúan como el complemento perfecto a ese dulce o a ese postre que nos tomamos para cenar, y que está repleto de calorías. Optar por el batido de proteínas significa hacerlo por el ahorro de calorías. Un ejemplo muy sencillo. Un tiramisú, un postre típico en los hogares españoles, contiene 450 calorías. En cambio, un batido solo aporta 150 calorías. Realizando este cambio podemos conseguir un déficit de 300 calorías que puede marcar la diferencia al final del día para conseguir el resultado deseado.

Existen dos grandes tipos de dieta de batidos. Por un lado, están los batidos realizados con una gran cantidad de carbohidratos, que son realmente útiles para empezar a suministrar la glucosa que necesita el cuerpo para la recuperación muscular después de un fuerte entrenamiento. Es muy adecuada para aquellas personas, que tengan poco tiempo para comer después del gimnasio. Por otro lado, encontramos los batidos de proteínas que sirven para mantener la masa muscular y ayudar a la definición.

Beneficios de emplear este plan nutricional

Tomar batidos de proteínas facilita la consecución del objetivo de pérdida de peso de forma limpia, es decir, eliminando la grasa corporal y manteniendo la masa muscular al completo como si fuera un proceso de definición. Los beneficios más destacados de utilizar la dieta de batidos son:

  • Seguir una rutina alimenticia a base de batidos de proteína provoca que sea más fácil la pérdida de peso.
  • Su estructura es muy simple lo que permite ir con ella al trabajo, o a cualquier otro lugar.
  • La variedad de sabores es infinita. El consumidor puede elegir aquel que más le guste para maximizar la motivación de la dieta.
  • Actúan como protector para la pérdida de masa muscular y se ahorran calorías a partir de una preparación muy simple.
  • Este tipo de dieta es perfectamente adaptable. Quien quiera puede añadirle complementos como frutas o bayas, entre otros.
  • Si se sabe elegir se pueden encontrar proteínas de alta calidad, que aportan un alto valor nutritivo al cuerpo.

Sin embargo, se debe ser especialmente cuidadoso a la hora de elegir la marca de nuestros batidos de proteínas. La elaboración de dicho batido resulta mucho más costoso con proteína, que no con hidratos de carbono. Recientes análisis en un laboratorio acerca del valor nutritivo de algunos batidos descubrieron que algunos estaban elaborados a partir de hidratos de carbono. Por ello, podríamos encontrar el efecto contrario al que buscamos. En lugar de la pérdida de peso, lo aumentaríamos a partir de la ganancia de masa muscular o de grasa en algunos casos.

Cómo realizar la dieta de batidos

Numerosos dietistas apuestan por las denominadas dietas milagro. Consiste en eliminar los hidratos de carbono del plan nutricional y basarse exclusivamente en dietas de batidos. ¿Qué se consigue así? El cuerpo entrará en un proceso que se conoce como cetosis. El organismo necesita glucosa para funcionar. Cuando las reservas se han agotado, para evitar caer desmayado empezará a utilizar la reserva de grasa de nuestro cuerpo, y empezaremos a perder peso. Sin embargo, también nos notaremos débiles, irascibles y de mal humor.

Obviamente, no es el proceso correcto. Los batidos deben ser un complemento que ayude a perder calorías en una alimentación rica, sana y equilibrada. El principal principio es que la mayoría de la dieta esté basada en alimentos reales, y no procesados. Por ello, la dieta de batidos debe ser un suplemento alimenticio que nunca debe sobrepasar uno o dos batidos al día.

A partir de aquí, es especialmente importante identificar aquellos batidos de proteína que sean de alta calidad. Debemos leer siempre el valor nutricional y ver la cantidad de hidratos de carbono y grasas. No debe ser muy alta. La calidad de la leche debe ser premium, procedente de vacas de pastoreo de buena calidad. La leche nunca debe llevar residuos. El edulcorante debe estar elaborado a partir de glucógeno de esteviol. La mayoría de la producción de calidad en Europa se concentra en Alemania.

A partir de estas premisas, el mercado ofrece numerosos batidos de proteínas. Además del típico para bajar de peso, también existen batidos elaborados a partir de proteína vegetal, apto para los vegetarianos y los veganos. La proteína whey es ideal para después de entrenar. Da al cuerpo los aminoácidos necesarios para la recuperación muscular, además de iniciar el déficit calórico que debe conducir a perder dichos kilos. Si se diferencian aquellos productos de calidad, y se respeta el máximo de uno o dos batidos al día, se conseguirán resultados de una forma rápida.

Elaborar batidos propios naturales

Con todo, no hace falta acudir al mercado para realizar la dieta de batidos. Es perfectamente posible elaborar los batidos de forma casera. En este caso, es imprescindible elegir aquellos tipos adecuados en función del momento del día, ya que no todos los batidos tienen el mismo aporte de calorías. A la hora del desayuno, lo ideal es apostar por un tipo de leche desnatada o semidesnatada. A partir de aquí, podemos mezclar la leche con diferentes tipos de fruta como papaya o frambuesas, almendras, nueces o una media cucharada de cacao. También se puede apostar por la leche vegetal. Se pueden realizar la leche debido a que, al ser por la mañana, tendremos mayor consumo de calorías.

Por ello, a partir del mediodía, cambiaremos el ingrediente principal de nuestros batidos a modo de tentempié. En lugar de leche, apostaremos por el agua y alimentos más ligeros como complemento. Así, apostaremos por agua mezclado, por ejemplo con zumo de naranja, apio y dos zanahoras para conseguir un efecto altamente diurético. La idea es apostar por frutas compuestas básicamente por agua, y que apenas tengana aporte calórico como el melón, la sandía, el pomelo o las fresas. Si apostamos por un batido para comer, debemos asemejarlo a ingredientes propios de la comida como, por ejemplo cítricos o alimentos más salados. Elementos de la ensalada como el tomate, la zanahoria o el pepino o de las hortalizas como las espinacas y la col.

Para cenar, los batidos deben ser muy ligeros ya que lo más normal es que después nos vayamos a dormir y, por tanto, no haya quema de calorías. Así, utilizaremos fruta en poca cantidad y elementos pequeños de la ensalada. Es importante elegir aquel momento en que tengas el tiempo necesario para comer alimentos verdaderos y sólidos.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.