Cuando se da el primer paso para perder peso, no siempre se tienen en cuenta los factores más importantes: la salud y perder kilos poco a poco. Únicamente, se busca conseguir perder los kilos y en muchas ocasiones, poniendo la salud en riesgo.

Con la Dieta Alcalina, eso no pasa, al contrario. Consigues perder peso de manera sana sin ver perturbada la salud ni con problemas que puedan causar las dietas estrictas a largo plazo. Incluso mejorarás la salud!

Esta dieta se basa en los alimentos alcalinos y ácidos.

Aprende a saber que Ph tienes, cual es el que debes tener para que sea correcto y corregirlo si es necesario. Hay que saber que nuestro organismo debería ser ligeramente Alcalino y con unos índices entre 7,35 y 7,45.

¿Qué pasa cuando el índice está por debajo o por encima? Si el índice es exactamente 7.0 se considera un pH neutro. Si está por debajo, es ácido y por encima de esa cifra, alcalino.

Muchas personas se quejan de sufrir acidez y se creen que es por consumir ciertos alimentos precisamente ácidos. Pero no… esto ocurre precisamente, porque tu pH es ácido. Si tienes carencias nutricionales, abusas de alimentos ácidos, falta de alimentos alcalinos… incluso entran en juego factores tales como sufrir de estrés. Pero cuidado, porque también puedes sufrir de lo contrario… Si no consumes alimentos alcalinos sufrirás acidez.
Lo que ocurre es que el organismo siempre intenta funcionar por sí solo, así que para compensar  el pH demasiado ácido utiliza los minerales alcalinos del organismo. Pero si hay carencias alcalinas o abusando, habrá una descompensación y empezará a ser notable para nosotros mediante algunos trastornos.

En general lo normal es que la mayoría de las personas tengan un pH ácido debido a que en su vida comen generalmente alimentos procesados. Comen a diario harinas blancas, azúcares y cualquier alimento que se venda en supermercados.

Con esta dieta hay que hacer un reset y cambiar el chip. Porque precisamente de lo que se trata, es de hacer una dieta lo más natural posible. Al principio te costará un poco, pero enseguida notarás beneficios en tu salud. Más energía, recuperar tu peso, perder kilos…

Realizar una buena combinación para llevar a cabo este tipo de dieta no es tan complicado como puede parecer en un principio. Basta con saber su pilar fundamental: alimentos Alcalinos y alimentos Ácidos. ¿Cuáles son?

Instrucciones para Dieta Alcalina – hacer una dieta Alcalina

  1. Los alimentos Alcalinos: Son todas las verduras. Por tanto, podríamos llevarlo a la práctica rápidamente, pensando en que se incluye todo lo de color verde. Todas las verduras son bienvenidas.
  2. Las hierbas aromáticas también se consideran alimentos alcalinos.
  3. Algunas frutas también se consideran alimentos alcalinos. Excepto: los arándanos y las ciruelas.
  4. Frutos secos entran en el mismo rango.
  5. Alimentos ácidos: En este grupo para distinguirlo mejor generalizaremos y diremos que se incluyen los alimentos procesados/envasados.
  6. Truco: cuando dudes de si un alimento puede o no ser alcalino piensa en si es fresco. De ser así (sin ser procesado, envasado) entra en este grupo.
  7. Siempre ten en cuenta tu pH (seguir leyendo dónde indicamos qué proporción es la adecuada y a qué rango perteneces). Un 7,0 es un pH neutro. Por debajo de este rango es ácido. Por encima de este rango, alcalino.

¿Que necesitas para Dieta Alcalina – hacer una dieta Alcalina?

Una vez hemos diferenciado un poco en que rango se encuentra cada tipo de alimento, va bien intentar combinarlos o incluso separarlos. Ahí se encuentra la victoria de esta dieta. No abusar, que no hayan carencias pero sobretodo, intentar comer sano aportando la mayor cantidad de nutrientes a nuestro cuerpo.

Los alimentos Alcalinos que más nutrientes tienen y más beneficios aportan son: espinacas, algas, pimiento, brócoli, apio, pepino, sandía, plátano, limón, aguacate, cayena, ajo y chía.

Esta dieta se diferencia de otras, porque aporta muchos beneficios. Incluso está indicada en algunos casos de enfermedades…pero aquí hablaremos únicamente para perder peso.

Teniendo en cuenta, los alimentos y su clasificación, no debería haber problemas para poder perder esos kilos de más. Muy sencillo sin morir de hambre ni ponerse enfermo. Hay que evitar evidentemente, los alimentos procesados. Intentar si fuese posible, buscar alimentos ecológicos. Limitar en medida de lo posible la bollería, el dulce y el azúcar. En su lugar hay alimentos que aportan un toque dulzón pero sin perjudicar la dieta. Véase por ejemplo la miel, la canela…

Aquí van algunos ejemplos para realizar la dieta. Lo importante es tener en cuenta la combinación de los alimentos. No combinarlos.

Por ejemplo, muy importante intentar No mezclar los hidratos de carbono (patatas, pan, pasta, arroz, fruta…) con las proteínas. Ya sean de origen animal o vegetal.

Ejemplos de comidas alcalinas:

Puede parecer complicado de realizar pero una vez hecha la lista de los alimentos y con un poco de práctica y paciencia, veréis que no es lo que parece. Mirad algunos ejemplos sencillos.

DESAYUNOS: 

Lo ideal sería nada más levantarte tomarte un vaso de agua templada con limón recién exprimido. Tiene múltiples beneficios. Muy diurético.

Como desayuno puedes hacerte un batido de fruta o de verduras. También en todo caso podría intentar hacer una mezcla. Puedes incluir cualquier fruta  o verdura que tengas en casa: pera, manzana, zanahoria, remolacha, pepino, naranja, limón, espinacas, apio… será una autentica bomba de vitaminas y minerales. Para comer algo un poco más consistente, puedes hacerte tortitas, patés de origen vegetal, pan de espelta, copos de avena, pan de pita, etc. También puedes comer un poquito de frutos secos: nueces almendras, avellanas, anacardos, pasas y dátiles.

Mucho más sano y ligero (que también puedes tener en cuenta como tentempié o merienda) son los tés. Las infusiones te saciarán bastante y tienen múltiples beneficios

COMIDA:

Ensaladas completas y variadas: ensalada completa que puede ser lechuga (aunque puede provocar retención de líquidos) o de hojas verdes (como lechuga roja, canónigos y rúcula) zanahoria, pepino, pepinillos, tofu, seitán, tomates… También puedes hacerte una ensalada de legumbres.

Batidos verdes: mezclar y batir todas las verduras. Espinacas, brócolis, pepino, aguacate, col verde, pimientos verdes, apio, tomates, pimiento rojo… mezclar con agua y aceite de oliva. Si no te gusta la textura tipo smoothie puedes hacerte un licuado (aunque las propiedades ya no serán las mismas). Puedes incluir todas las verduras que te gusten.

Hummus: Coger garbanzos ya cocidos y cháfalos. La consistencia como un paté. Eso sería un hummus de garbanzo.

Guacamole: Coger aguacate, aplástalo y haz un hummus de aguacate.

Verduras: las verduras cocínalas en todas sus variedades. A la plancha, asadas, al vapor, crudas, horno… también son una buena opción los purés y sopas.

Pescados: puedes comerlos en ensaladas aunque mejor si son como alimentos principales. Al horno, vapor, plancha, barbacoa…

CENA:

Ensaladas pero con la variación de poder cocer o hacer al vapor las verduras. Crema de verduras, sopas, infusiones para llenarte el estómago…

Carnes/pescados: come proteínas. Pescados como el salmón, atún, sardinas, berberechos, pulpo, etc. En cuanto a la carne, no dejes de comerla. Pollo, pavo, ternera… lo importante es como lo vayas a cocinar. Evita las elaboraciones con salsa, grasas y fritos.

 

Consejos para Dieta Alcalina – hacer una dieta Alcalina

Preparar agua alcalina: para preparar agua alcalina bastará con tener estos alimentos. Es sencillo y aportará los nutrientes necesarios.

Son los siguientes: Agua, dos cucharaditas de limón, una pizca de bicarbonato. Si lo vas bebiendo a diario tiene un efecto depurativo en el organismo (si lo bebes después de comer) te servirá como digestivo.

Haciendo un breve resumen, para llevar a la perfección la dieta alcalina habría que seguir esta norma:

  • Abusa: de las verduras con las hojas de color verde, frutas y vegetales.
  • Consume de manera moderada: alimentos con alto poder proteico. Frutos secos, brotes, legumbres y semillas.

Intenta controlar tu pH para saber si debes aumentarlo o bajarlo y saber en qué rango está tu organismo.

El estrés es muy negativo en nuestro organismo y aunque eso ya lo sabemos, no solemos tenerlo en cuenta a la hora de si repercute o no, en nuestra salud y dieta. Con niveles altos de estrés el sistema inmunitario se descompensa. El nivel de acidez de nuestro pH se eleva y por tanto se transporta menos oxigeno y poco a poco nuestra salud se irá viendo perjudicada.

Cuidemos nuestra dieta y evitemos sufrir percances a largo plazo.

Esta dieta está especialmente indicada para evitar enfermedades como la hipertensión, diabetes, fibromialgia, artrosis, diabetes, ayuda frente al hipotiroidismo e hipertiroidismo… también ayuda mucho a mejor el estado de la piel el cabello y las uñas! Te notarás concentrado/a, mejorará las digestiones y combatirás la inflamación intestinal.

Bastará con hacer cambios en tu alimentación y dejar los alimentos procesados, los dulces, cocinar con mucho aceite, los fritos, las grasas, embutidos… y también, tener en cuenta que es muy importante beber mucho liquido. Bebe a diario 2 litros de agua que ayuda a limpiar el cuero mediante vías fisiológicas y también muévete un poquito.

Realiza pequeños cambios de hábito. Camina un poquito a diario,Preparar agua alcalina: para preparar agua alcalina bastará con tener estos alimentos. Es sencillo y aportará los nutrientes necesarios.
Son los siguientes: Agua, dos cucharaditas de limón, una pizca de bicarbonato. Si lo vas bebiendo a diario tiene un efecto depurativo en el organismo (si lo bebes después de comer) te servirá como digestivo.
Haciendo un breve resumen, para llevar a la perfección la dieta alcalina habría que seguir esta norma:
Abusa: de las verduras con las hojas de color verde, frutas y vegetales.
Consume de manera moderada: alimentos con alto poder proteico. Frutos secos, brotes, legumbres y semillas.
Intenta controlar tu pH para saber si debes aumentarlo o bajarlo y saber en qué rango está tu organismo.
El estrés es muy negativo en nuestro organismo y aunque eso ya lo sabemos, no solemos tenerlo en cuenta a la hora de si repercute o no, en nuestra salud y dieta. Con niveles altos de estrés el sistema inmunitario se descompensa. El nivel de acidez de nuestro pH se eleva y por tanto se transporta menos oxigeno y poco a poco nuestra salud se irá viendo perjudicada.

Cuidemos nuestra dieta y evitemos sufrir percances a largo plazo.

Esta dieta está especialmente indicada para evitar enfermedades como la hipertensión, diabetes, fibromialgia, artrosis, diabetes, ayuda frente al hipotiroidismo e hipertiroidismo… también ayuda mucho a mejor el estado de la piel el cabello y las uñas! Te notarás concentrado/a, mejorará las digestiones y combatirás la inflamación intestinal.

Bastará con hacer cambios en tu alimentación y dejar los alimentos procesados, los dulces, cocinar con mucho aceite, los fritos, las grasas, embutidos… y también, tener en cuenta que es muy importante beber mucho liquido. Bebe a diario 2 litros de agua que ayuda a limpiar el cuero mediante vías fisiológicas y también muévete un poquito.

Realiza pequeños cambios de hábito. Camina un poquito a diario, muévete, sé un poco activo, cambia poco a de hábitos y como de manera más sana y equilibrada.

¿Te ha gustado?
7 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.