Una vez pasado el período de fiestas de Navidad, e iniciado un nuevo año, los nuevos propósitos empiezan a ponerse en práctica. Muchos de ellos están relacionados con perder peso y conseguir la figura ideal con vistas al inicio de una nueva temporada estival dentro de algunos meses. Por ello, la dieta de 1200 calorías es una de las muchas opciones que tenemos para conseguir nuestros objetivos.

¿Qué es la dieta de 1200 calorías?

Este tipo de plan nutricional está diseñado con el objetivo de perder peso corporal a partir de la creación de un déficit de calorías consumiendo un total de 1200 calorías diarias. Obviamente, debe ser planificado al detalle como cualquier tipo de dieta, pero especialmente en este caso. Dar solo 1200 calorías al día obliga a medir con sumo cuidado cada una de las calorías y, sobretodo, asegurarse que nuestro cuerpo recibe todos los nutrientes que necesita en su día a día.

Esta dieta está dirigida a mujeres que realiza poco, o ningún tipo de ejercicio físico, y se ha puesto el objetivo de adelgazar. Debido a consumir solo 1200 calorías al día es prácticamente imposible poder combinar este tipo de nutrición con un plan de entrenamiento regular y personalizado. Si desea realizar la dieta de las 1200 calorías será necesario abandonar el ejercicio físico, o como mucho, llevarlo a cabo sin demasiada asiduidad. Una hora de ejercicio físico equivale a consumir un total de 300 calorías, y por tanto, es muy probable que necesites ingerir más calorías para saciar tu necesidad de hambre. Al mismo tiempo, este tipo de plan nutricional no es apto para hombres debido al bajo número de calorías.

Solo realizando este tipo de dieta se puede llegar a perder un kilo de peso a la semana, siendo pensado para lograr tus objetivos a largo plazo. Si quieres aumentar la pérdida de peso deberás añadir el ejercicio físico regularmente, aunque en este caso, deberás buscar la forma de saciar el hambre sin que eso pueda repercutir en tu metabolismo durante el día a día.

Beneficios de la dieta de 1200 calorías

Realizar la dieta de 1200 calorías puede ser de gran utilidad para lograr nuestros objetivos, aportando múltiples beneficios para nuestro cuerpo. Los más destacados son los siguientes:

  • Perder peso sin necesidad de ejercicio. Pocas dietas aportan la posibilidad de perder peso sin la necesidad de llevar a cabo ejercicio físico de forma regular. Con 1200 calorías son suficientes para lograr déficit calorico a partir del ritmo de vida que llevamos.
  • Comer de forma equilibrada. Solo son 1200 calorías, y por tanto, es necesario revisar los nutrientes que consumimos. Esto puede tener una segunda lectura. La obligación tiene por consecuencia asegurarse que se va a comer de forma equilibrada, aportando al cuerpo todo lo necesario para realizar una dieta equilibrada como la de proteínas.
  • Reducir los niveles de estrés. En muchos casos, la agenda apretada es sinónimo de estrés por no tener tiempo para realizar ejercicio físico y cumplir con los cánones de la dieta. Este plan nutricional reduce este input al mínimo.
  • Comer y descansar correctamente. Con solo tener que consumir 1200 calorías, la posibilidad de realizar los descansos adecuados es alta, pudiendo dormir ocho horas o más sin ningún tipo de problema para equilibrar nuestro metabolismo.

La revisión de los nutrientes que vamos a consumir es estrictamente necesario que sea realizada por un auténtico especialista. Previamente, podría ser necesaria una dieta depurativa. Como hemos dicho antes, 1200 calorías, si no se sigue una dieta correctamente, podemos tener problemas de salud. Por ello, antes de iniciar este plan nutricional es altamente recomendable visitar a nuestro médico de confianza para realizar un chequeo y buscar aquella dieta que mejor se adapte a las características de nuestro cuerpo.

Cómo realizar la dieta de 1200 calorías

Para realizar la dieta de 1200 calorías, incluiremos cinco comidas al día (las tres principales y dos meriendas extras) a partir de proteínas e hidratos de carbono limpios como verduras, frutas y vegetales. En los tres menús que te proponemos, ya nos hemos asegurado de cumplir con el principal principio de este plan nutricional: comer todos los nutrientes necesarios que necesita nuestro metabolismo para superar el día a día y no sufrir problemas de salud. Para mantener su peso habitual, una mujer necesita ingerir 1950 calorías. De ahí la importancia de realizar los menús con cara y ojos. Sin embargo, también es un tipo de dieta flexible, siempre que no superes las 1200 calorías diarias. Por ejemplo, si a media mañana tienes hambre puedes tomar una pieza de fruta o bien alimentarte de proteína.

El día 1 estará compuesto de un desayuno de 250 gramos de queso sin grasa y 80 gramos de fresa con canela. Para comer optaremos por solo una ensalada completa con verduras de hoja verde como espinacas y lechuga, 80 gramos de pimientos, tomates o zanahorias, así como 85 gramos de pechuga de pollo a la plancha y un zumo de limón. A media tarde, merendaremos 30 gramos de nueces junto a una manzana. Para cenar, en cambio, combinaremos hidratos de carbono y proteínas en pequeñas cantidades con 100 gramos de salmón, 160 de judías verde junto a una ensalada de hojas verdes y 30 gramos de aderezo. Es importante cenar pronto ya que posteriormente, antes de ir a dormir, finalizaremos este primer menú tomando una naranja. Sin embargo, se puede variar el orden y tomar dicha naranja a media mañana si se quiere cenar más tarde.

El siguiente día lo iniciaremos con mucha energía tomando un huevo entero y cuatro claras de huevo con salsa de tomate, completando con 80 gramos de melón. Para comer realizaremos verduras salteadas incluyendo tofu, brocoli y espinacas frescas aliñadas con aceite y sazonar con salsa de soja, ajo pimiento y jengibre. Merendaremos 60 gramos de hummus y 80 de zanahorias. Para cenar, tocará volver a esmerarse en la cocina para realizar una ensalada de granos de proteína que incluya 100 gramos de camarones a la parrilla, 150 gramos de quinoa cocida, junto a verduras mixtas como tomates, pimientos o zanahorias, entre otras. Finalizaremos este segundo día tomando una naranja, al igual que en el día anterior. En este tipo de menús, los platos son especialmente elaborados. Puede ser que no dispongas del tiempo necesario para poder cocinarlos. En ese caso, solo debes buscar el equivalente valor nutricional con otro tipo de platos.

El último menú se iniciará con 250 gramos de yogur natural sin grasa espolvoreado con nuez moscada, junto a un plátano partido en rodajas. Para comer, en cambio, optaremos por una ensalada de verduras mixta, 80 gramos de espárragos al vapor con limón, 100 gramos de fletán a la parrilla. Para merendar, en este caso, subiremos algo la intensidad. 125 gramos de queso sin grasa, 80 gramos de verduras picadas crudas y sazonar. Para cenar, proteína será lo que domine el plato. 85 gramos de carne magra a la plancha junto a 160 gramos de coles de bruselas. Todo acompañado con 2 cucharadas de aceite y media patata rociada con jengibre. El plato final serán 80 gramos de piña.

Esta dieta de 1200 calorías es suficiente para crear un déficit de calorías, ya que el mantenimiento de peso de una mujer está alrededor de las 1900 calorías. No hace falta realizar ejercicio físico, a no ser que se quiera acelerar el proceso de pérdida de peso. En ese caso, deberá revisarse cuidadosamente para evitar posibles problemas de salud por desnutrición. Ideal para aquellos que tengan tiempo y puedan adelgazar a largo plazo.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.