Contenido del Artículo

El peso del bebé es uno de los temas que más preocupan a los padres. Están las dudas y las típicas preguntas, preocupándose o comparando a su criatura con bebés cercanos o conocidos. ¿Cuánto debe pesar?, ¿estará comiendo los eficiente, está gordito, está demasiado delgado, crece lo suficiente?

Como es lógico, que os asalten las dudas será lo normal. Pero lo básico es que os mentalicéis desde el primer momento en que vuestro bebé nazca, que cada bebé es un mundo. No debéis compararlo con ningún otro y tampoco preocuparos de que “un conocido, un amigo o un familiar o fulanito, menganito de tal y cual…” os diga o bien os compare a vuestro bebé con algún otro.

Porque cada bebé se debe a sus propias características. Nos explicamos, la genética y la herencia del padre y de la madre, jugará desde el primer momento, un rol fundamental. Si los padres, por ejemplo, son altos, grandes o de huesos anchos, el bebé tiene el porcentaje más que elevado, de que salga también grandote. Si, por el contrario, los padres son más bien pequeñitos, es posible que el bebé, también chiquitín.

A quien debéis hacer siempre caso en todo momento es al pediatra, quien desde el momento en que nazca, será el encargado de llevar el control de vuestro pequeñín y valorar si está creciendo como cabe esperar, si está en su peso exacto, le vacunará cuando sea necesario, llevará un control… así cada mes. Recordad, que los primeros seis meses de edad del bebé son muy importantes, así seguirá siendo hasta el primer año de edad, pero los seis primeros meses es donde más se valora su correcto peso y su tamaño. Hasta los cuatro meses, comprobareis que el bebé estaba creciendo rápidamente, cogía peso con mucha facilidad. Pero ahora, irá haciéndolo cada vez de manera más paulatina y seguirá así, hasta los seis meses.

Instrucciones

  1. Los primeros seis meses del bebé, es decir, la mitad del año, deberéis acudir mensualmente al pediatra. Al principio puede parecer un poco cansado o pesado, pero es totalmente imprescindible para ir valorando el progreso de vuestro bebé.
  2. Hay que pensar que el pediatra debe administrarle las vacunas al bebé, le irá valorando, le tiene que ir explorando, etc. Según los meses que vaya cumpliendo, le irá realizando diferentes pruebas para descartar posibles problemas a nivel tanto cognitivo, como intelectual, físico, etc.
  3. Deberá valorar entre otras cosas: que se pueda mantener, que se mueva sin dificultad, que no tenga problemas auditivos (tened en cuenta que empieza a escuchar), que tiene reflejos (empieza ya a ver con colores), que sonríe, etc.
  4. Por supuesto, de lo que se trata en este post, es de que tengamos en cuenta qué se considera normal de peso cuando el bebé tiene tres meses de edad y cuando hay que preocuparse. Pues bien, obviamente, dicho ya de antemano que depende mucho del bebé, de sus características, de su condición física, su genética, etc. Si es verdad, que será el pediatra quién llevará una evaluación donde irá cada mes, en cada visita que hagáis con el pequeño, anotando tanto el peso como lo que mide. De este modo, irá comparándolo e irá viendo si está evolucionando de manera correcta, si se está estacando o por el contrario está empezando a perder peso o engordando.
  5. Iréis viendo y comprobando que los bebés crecen como suelen decir las abuelas “por días” y es cierto. Crecen muy rápido. Los primeros meses de vida de hecho, es cuando más cambios y más rápidamente, los hacen. Por tanto, los primeros meses, irán creciendo y subiendo de peso de manera progresiva.
  6. Con esta edad tan corta, no olvidad que tan sólo son tres meses, lo único que pueden tomar es leche. Hay dos opciones, que dependerá de lo que haya decidido la madre y/o pueda hacer. En ese caso se trata o bien de la lactancia materna o, por el contrario, la leche artificial.
  7. Aquí se abre un gran dilema y un debate, pero nosotros no estamos aquí para comentar este aspecto y mucho menos, juzgar. Ambas opciones son igual de válidas y que cada persona, decida alimentar a su bebé como prefiera. Pero comentamos, que, según los estudios médicos, dicen que ayuda a que esté más sano el bebé si la alimentación es por lactancia materna. Esto quiere decir que la leche que alimenta del bebé es del pecho de su madre. La leche artificial es cuando hace referencia a la leche que no es de la madre.
  8. Tanto si se decide dar el pecho o darle el biberón (opciones igual de válidas ambas) si que habrá que hacerlo como mínimo, hasta los seis meses de edad. Mientras tanto, por razones más que obvias, no puede alimentarse al bebé de nada más. Es demasiado pequeñito para comer alimentos sólidos.
  9. Respecto a la duda principal, de ¿Cuántas veces debe comer al día, qué cantidad, cuantas tomas, más o menos veces, no quiere comer o come demasiado?, etc. Estas dudas son muy frecuentes, pero tranquilos, para empezar y de manera general, el bebé pide por sí solo cuando quiere comer. Llorará y te pedirá comer. Pero también está el contrapunto del bebé que come poco o que le cuesta hacerlo, en estos casos, deberéis tener cuidado y si habréis de controlar qué cantidades y cuantas veces come. En estos casos, siempre preguntad al pediatra.
  10. Si nos basamos en lo que suele ser “normal” la media está entre las cuatro y las seis tomas diarias. Pero claro, depende muchísimo del bebé. Los hay, por ejemplo, que son comilones y comen más cantidad o más a menudo. Otros que se sacian con más rapidez, no terminan la toma y, por tanto, tienen antes hambre y necesitan más tomas. Esto lo iréis viendo con los días.
  11. Como estamos haciendo hincapié, cada bebé es un mundo y no es una ciencia exacta, pero por lo general, cuando el bebé ya tiene los cuatro meses, empieza a tener algo más de “aguante” con las tomas. Con estos meses ya empiezan a dormir unas horitas del tirón y aguantan algo más la necesidad de las tomas tan constantes. Es el momento en que la madre podrá empezar a descansar un poquito más por las noches.
  12. Si hasta los primeros cuatro meses parecía que tu bebé crecía por días, ahora lo irá haciendo de manera algo más paulatina. Por ejemplo, a la hora de ir cogiendo peso lo seguirá haciendo, pero no tan rápido como iba haciéndolo los anteriores meses. Lo lógico es que vaya recuperando ahora por cada mes que vaya pasando, una media de medio kilo. No es ciencia exacta, repetimos. Pero es lo que se ve por lo general basándonos en el peso de los bebés con esta edad.
  13. En cuanto a la cantidad de comida, también lo idóneo si dudáis, es que lo preguntéis al pediatra, es os indicará lo que el bebé necesita. Aunque si os basáis un poco en vuestro hijo, ya lo iréis viendo. Por ejemplo, lo normal es que de media sean entre cuatro o seis veces al día. Y la cantidad, teniendo en cuenta que son ya cuatro meses, unos 200ml. Eso sí, no es ciencia exacta, por ejemplo, si la alimentación de vuestro bebé esta basada en la lactancia materna. En estos casos, siempre lo irá pidiendo el bebé que veréis que quiere seguir mamando o ya no.
  14. Los percentiles son útiles para ir valorando el peso y el crecimiento, pero desde luego, no lo es todo y tampoco es claro en cuanto si el bebé está mas o menos sano sólo por esta regla. Por tanto, no hay que tenerla completamente en cuenta, es sólo a nivel orientativo.
  15. Si habéis oído hablar mucho de la tabla percentil, pero no tenéis nada claro a qué se refieren, os comentamos de lo que se trata. Realmente, son unos valores o una tabla, con la que tras mediar a vuestro bebé se hace una estimación aproximada de lo que debería medir y pesar. Ojo, siempre hay que tener en cuenta que son datos orientativos. Por eso también, es importante tomar datos e ir midiendo al bebé. Por ejemplo, en la tabla percentil, los datos que se tienen en cuenta son las medidas del cráneo, el sexo del bebé, sus medidas, el peso, los meses que tiene. Tras anotarlos, se hace una media.
  16. Es muy valorable también y hay que tenerlo en cuenta que también se valora mucho el tipo de gestación que ha tenido, el embarazo que ha llevado la madre, cómo ha nacido el bebé, si ha durado los nueve meses el embarazo, si fue prematuro, etc. No es una tontería, no. De hecho, se valora mucho cualquier problema mencionado porque influirá en el bajo peso del bebé por ejemplo (si ha nacido prematuramente) que todavía no se haya desarrollado bien, que le cueste engordar, que sea más pequeñito… Por supuesto, no se puede comparar con un bebé que ha tenido una gestación perfecta, que nació a los nueve meses, que la madre no tuvo ningún tipo de problema ni contratiempo, que nació en su peso óptimo, que está bien desarrollado, etc. Por eso mismo, cada caso es especial y debe valorarlo el médico.

Que Necesitas

  • Ante cualquier tipo de duda es imprescindible que lo hables con el médico, enfermera o el pediatra de tu bebé.
  • No dejes de acudir a las revisiones que tu bebé tenga con el pediatra. Son muy importantes con esta edad.

Consejos

Es importante que no os preocupéis demasiado ni por el tema de vuestro bebé coma mucho o coma según “poco” o bien, que debería estar más o menos grandote. Siempre habrá gente que haga este tipo de comentarios que es posible, a padres primerizos, pueda causar alguna confusión o perturbe. Pero no lo hagáis. Si estáis llevando a vuestro bebé al pediatra (que es lo que deberíais hacer) éste es el único que puede deciros si de verdad vuestro pequeño está por encima de su peso o por debajo del umbral que debería pesar. En ambos casos, lo que tendrá en cuenta es si está comiendo más de lo debido o la leche es muy grasa, por ejemplo. Si está delgadito, valorará si tal vez come pocas veces, poca cantidad o le cuesta. Si no es nada de estas opciones, obviamente, valorará otras pruebas para realizarle y descartar problemas de salud en el bebé.

De todos modos, el bebé a los tres meses, irá cogiendo peso de manera más lenta. No tan rápidamente como estaba haciéndolo hasta ahora. De media, con coger medio kilo cada mes hasta los seis meses, es más que normal. No os preocupéis.Tened en cuenta también, la opción genética. Que es lo que marcará más a vuestro bebé. Si los papás sois grandotes, la herencia genética del bebé es que sea grande y si sois pequeños, más de lo mismo también.

 

¿Te ha gustado?