Contenido del Artículo

Los primeros meses de vida del bebé, su salud se mira con lupa. Como es lógico, una de las cosas que más preocupan a los padres, es que el bebé esté cogiendo peso de manera adecuada y que vaya creciendo como está previsto.

Pero aquí, es cuando a muchos padres (sobre todo a los primerizos) les empiezan a asaltar las dudas. ¿Cuál es el peso que debería tener tu bebé con dos meses de vida?, ¿está en su peso correcto, está gordito, está muy flaquito…? La respuesta es sencilla y clara: relajaros. Los primeros meses de vida y hasta los seis meses (medio año del bebé) tendréis que llevar al bebé cada mes al pediatra. Así que será éste, quién os diga si debéis o no, preocuparos.

El pediatra tomará mensualmente las medidas a vuestro bebé, lo medirá y lo pesará. Siempre lo irá anotando todo, de esto modo se puede ir comparando e ir viendo si éste/a está subiendo de peso o si no lo está haciendo y si está creciendo como está previsto (o no).

Instrucciones

  1. Como ya hemos mencionado, algo que es totalmente básico y que deberéis tener en cuenta, es que vuestro bebé una vez nazca, estará controlado por su médico. Es decir, cuando son bebés (hasta la adolescencia) será el pediatra. Que es el médico, de los más pequeños.
  2. Las visitas al pediatra también dependerán de las necesidades de cada bebé. Por supuesto deberéis tener toda la confianza en el médico porque al fin y al cabo será éste/a, quien estará pendiente de que vuestro bebé vaya a estar sin problemas y sano.
  3. No sólo será quien le vaya midiendo y pesando en cada visita (que también) sino que será el encargado de tener que administrarle las vacunas, hacerle las exploraciones, las revisiones, etc.
  4. En cuanto al tema del peso y el crecimiento del pequeño o de la pequeña, es fundamental. No por la estética, por supuesto, sino por su salud. Tanto es así, que se tiene muy en cuenta para poder valorar que el bebé esté creciendo y desarrollándose de manera correcta, sin problemas de salud, sin problemas congénitos, psíquicos, físicos, psicomotrices…
  5. Es por este mismo motivo, que será fundamental que de manera regular (por lo general es una vez al mes) se tenga que acudir al pediatra y éste/a, tome las medidas del bebé.
  6. En cuanto al peso, que es de lo que estamos tratando en este post, no es menos importante… de hecho es igual o más importante. Por los mismos motivos y porque es vital que el pediatra pueda evaluarlo e incluso, detectar alguna anomalía en el bebé. Si el pequeño/a no cogiera peso como es debido, estuviera muy delgadito o, por el contrario, demasiado obeso, tendría que haceros preguntas respecto a si come mucho o no, tiene algún problema, etc. y por supuesto, realizarle las pruebas pertinentes.
  7. Como el bebé apenas tiene dos meses de edad, por supuesto, lo único que puede comer es la leche materna. Pero eso no implica, que sea un bebé o muy glotón o que por el contrario, le cueste mucho comer y no quiera. De ahí, que sea muy importante, las preguntas del pediatra tipo: “cada cuanto come, si come bien, si come mucho, si tiene mucho hambre, etc.”.
  8. Una de las preocupaciones también de muchas madres, es el tema de la ingesta de leche. Unas madres prefieren y quieren dar el pecho, pero otras o bien, no les convence esa idea, no pueden darles el pecho o bien, tienen que trabajar y no pueden estar amamantándoles. En todos estos casos, las opciones son diferentes, pero igual de válidas para el bebé. El pequeño para empezar, crecerá igual de bien y se alimentará. Sólo hay que seguir unas u otras pautas. Pero siempre, dependerá de la propia criatura y no es una ciencia exacta.
  9. Cuando se dice que el bebé se alimenta de la leche materna o se le amamanta, está haciendo referencia a que sólo come la leche del pecho de su madre. No en biberón y no una leche artificial. Si no, directamente, del pecho de su madre.
  10. Por el contrario, cuando se dice, que el bebé se alimenta con leche artificial, es porque hace referencia a que el bebé toma leche preparada y no es del pecho de su madre.
  11. Esto, por una parte, pero después están las tomas. Se les llama así a las “comidas” que el bebé hace. Y os aseguramos que no son pocas… eso sí, no es esto una ciencia exacta. Como cada bebé es un mundo, son diferentes. Y si un bebé hace por dar un ejemplo, una media de siete tomas al día, no significa que otro no pueda hacer cinco tomas diarias. Porque dependerá, de si uno tiene más hambre, es más comilón, en una toma come más que el otro, etc. Por tanto, el bebé, también es quien lleva la batuta y si tiene hambre, os lo hará saber.
  12. Como son bebés, si tenéis suerte que son comilones, como os decíamos, os lo hará saber porque llorará. Pero también están, los que son “malos comedores” por ejemplo. Que les cuesta un poquito más, así por tanto, no os podéis fiar de ellos y hay que tener aun así, un control de las horas que pasan entre toma y toma, la cantidad que comen y cuantas veces.
  13. A grandes rasgos, ante la duda, siempre deberéis consultarlo con su pediatra. Valorando la edad, el peso, el tamaño y como es el bebé os aconsejará una cosa u otra.
  14. De todas maneras, nosotros desde aquí os comentamos (a grandes rasgos) lo que suele ser habitual en los bebés. Pero como decimos, siempre hay que seguir las pautas del médico.
  15. Si todo va bien, el bebé querrá comer cada X horas. Por lo general, no pasarán mas de tres o de cuatro horas entre cada comida.
  16. Después está ¿Cuántas veces come? Pues también dependerá de cada bebé. Pero lo normal es que quiera y/o deba hacerlo entre unas cinco y unas siete veces. Ojo, no es exacto, recalcamos que depende mucho de la cantidad que coma el bebé. Si come mucho y es glotón, obviamente, no hará falta que coma tantas veces o de manera tan repetida. Por eso advertimos, que sólo es grosso modo.
  17. La cantidad de leche que deberá tomar, que tampoco es una ciencia exacta, si se aconseja que no sea inferior a los 150 mililitros y como mucho, por cada toma, no más de 180 mililitros.
  18. Dicho todo lo anterior, generalmente los bebés suelen comer cada cuatro o seis horas si son de buen comer o comen normal. Si tenéis la suerte de que son glotones o se beben todo el biberón, no requerirán de comer tan a menudo (que será una suerte para la madre que estará reventada, la pobre).
  19. Ahora pasamos a la pregunta del millón… (o una de muchas de las preguntas), ¿Cuánto tiene o debería pesar el bebé con dos meses de vida? Pues un peso exacto, no lo hay. Porque cada bebé es un mundo. No es lo mismo un bebé que sea grande, a un bebé que sea más pequeño. Aun así, ambos pueden variar de peso y estar igual de sanos. Pero si que, como medidas generales, se podría decir, que tendría un peso correcto si está en los cuatro kilos como mínimo y con un peso máximo de seis kilos y medio. Por tanto, pesar entre ese mínimo y máximo, se considera un peso muy adecuado.
  20. Ojo, esto como no nos cansamos de repetir, depende de muchos y varios factores. Por ejemplo: variará entre el sexo (si es niña o niño), variará si es de constitución y huesos grandes, los centímetros que tenga, etc.
  21. También se valora e influye muchísimo (aparte de lo ya mencionado) el cómo nació el bebé. Y lo explicamos de manera muy breve. No será lo mismo, un bebé que haya nacido tras un embarazo perfecto, a las semanas correctas y con los nueve meses de gestación, que, por ejemplo, un bebé que nació prematuro. Los bebés prematuros, por razones más que obvias, necesitan de un tiempo para desarrollarse perfectamente y ciertos cuidados extras. Por y tanto, nacen más pequeñitos y delgaditos.
  22. Esta revisión del bebé, con los dos meses de vida es de vital importancia para su salud. Por una parte, el pediatra le vacunará (le tocaría la otra vacuna de la hepatitis B, la vacuna de la meningitis, etc.) depende también de la comunidad autónoma donde se resida. Y claro está, por supuesto, le hará una exhaustiva valoración de sus capacidades motoras para descartar cualquier tipo de anomalía o problema. Le hará sonreír, le valorará si puede mover los bracitos, las piernas, sentarse, aguantarse, si tiene reflejos, etc.

Que Necesitas

  • Acudir de manera regular (cada mes) o cuando lo vea conveniente el pediatra a su visita rutinaria.
  • Los primeros seis meses de vida son muy importantes. Por eso hay que seguir un control de su peso y tamaño.

Consejos

Siempre deberéis tener en cuenta que es imprescindible que el bebé acuda de manera regular (cada mes) a su pediatra, para que sea éste quien le vaya valorando. Le tomará las medidas, le pesará, a parte de vacunarle y hacerle las exploraciones pertinentes. Ante cualquier duda, siempre preguntarle a él, no hagáis caso de “fulanito o menganito” porque cada bebé es un mundo y depende muchísimo de los factores.

Un bebé puede estar igual de sano que otro que pesa más o viceversa o que sea más o menos grande. Ahí se tienen muchas cosas en cuenta: la gestación, el embarazo, cuando nació, el parto, la genética, cómo son los padres, si come bien, intolerancias, etc. Infinidad de factores.

Por ese mismo motivo, es tan importante que durante los primeros seis meses de vida, se acuda regularmente al pediatra. Así, hasta en especial, su primer añito de vida. Aunque por supuesto, después las visitas al pediatra son algo más espaciadas en el tiempo, no significa que se deje de acudir.

Si el pediatra en esas visitas de rutina que le hace para cerciorarse de que está todo bajo control y correcto, comprobase, por ejemplo, que le bebé está cogiendo demasiado peso, te preguntarán por la cantidad que come. Es posible que coma demasiada cantidad de leche o demasiadas veces. O tal vez, la leche sea demasiado grasa. En otros casos, se valorarán posibles problemas. Si, por el contrario, el pequeño o la pequeña, está por debajo del peso que debería tener, entonces también te preguntarán por la cantidad que come, las veces que hace las tomas, la cantidad de veces que come, etc. Se le mediará también y lo mismo que en el caso anterior, se le harán las exploraciones que fuesen necesarias para descartar cualquier tipo de problema o anomalía en su desarrollo.

¿Te ha gustado?