Siempre que una persona decida perder peso debe saber que las prisas no son buenas. Que, a partir de un cierto peso, perder muchísimo es una locura, pero intentar darle al cuerpo un extra para que el metabolismo empiece a movilizar las grasas y se puedan perder los kilos que sobran, sí es posible. ¿Cuánto se debe o se debería perder? Eso es un poco complicado… en general, como indican y recomiendan los médicos, para una pérdida de peso (de manera sana) debería ser, entre medio y un kilo semanal. Sobre todo, esto es para evitar el efecto rebote (tan temido).

Pero, aun así, todo depende de muchos factores… depende de si te sobran muchísimos kilos (siempre se perderá más peso las primeras semanas y/o meses), la actividad física, el ejercicio que realices a diario, la vida que se tenga, el metabolismo, etc. Hay muchas personas que pueden perder muchos kilos en una sola semana. Sin secretos y sin pasar hambre. Eso sí, con sacrificios, porque nada es gratis. El truco, no existe. Es lo de siempre, pero lo más efectivo. Mucho ejercicio físico, hidratarse bien, beber líquido y comer muy sano. Es un ¿planazo? Pues seguramente, no. Pero si quieres perder hasta cinco kilos en una semana, es lo que toca.

Eso sí, para una pérdida de peso tan drástica en tan poco tiempo, siempre se aconseja acudir al médico para que éste nos haga un chequeo y descarte posibles enfermedades o carencias. En esos casos (enfermedades) descartar estas dietas de inmediato.

Instrucciones para perder 5 kilos en una semana

  1. Para perder los cinco kilos en tan solo una semana, tendrás que empezar a comer muy sanamente, desde ya. Hay dos opciones, o te alimentas a base de líquidos, batidos, licuados… que son rápidamente absorbidos y las deshechas del cuerpo con la misma rapidez y apenas engordan o bien la otra opción.
  2. La otra opción, es comer proteínas. Alimentan, se absorben rápidamente, el cuerpo acaba convirtiendo las grasas en energías y, por tanto, se termina perdiendo mucho peso en muy poco tiempo.
  3. Cuantos más kilos te sobren, más rápidamente perderás los kilos iniciales. Hay que tener en cuenta, que no será lo mismo una persona que pese 70 kilos, que otra que pese 110kilos.
  4. Si decides basar tu dieta en comida muy ligera, prácticamente batidos, licuados y líquido, ten en cuenta que deben tener vitaminas. Porque el cuerpo necesitará energía y no es sano alimentarse de líquido y mucho menos, si vas a realizar bastante ejercicio físico.
  5. Por eso mismo, abusa del agua mineral (en todo momento). No sólo te saciará, te llenará el estómago, sino que te mantendrá hidratado.
  6. Por las mañanas, en cuanto te despiertes, tómate un vaso de agua templada con limón exprimido.
  7. Espera media hora para poder desayunar. Algo que irá bien será poder comer fruta como kiwi, naranja, piña (la más indicada porque es muy diurética), manzanas, etc.
  8. Puedes acompañarlo también, con té o café con leche. Pero en ese caso, siempre la manera de endulzar, que sea con Stevia o sacarina (nunca azúcar).
  9. Para comer algo más, añade algo de proteína, como podría ser unas tortitas de avena o gachas.
  10. A media mañana cuando tengas hambre, piña y agua.
  11. Para comer: añade siempre verdura y pescado. Por ejemplo, una buena ensalada como plato principal y acompáñalo de pescado al horno, a la plancha, a la brasa, cocido, hervido, etc. Como más te guste. Siempre, durante la semana, que no te falten las verduras. Son muy poco calóricas, contienen vitaminas, sacian, tienen vitaminas, son laxantes y engordan poco.
  12. Ten en cuenta que algunas verduras pueden darte algunos problemas. Hay personas a las que cenar lechuga, por ejemplo, les da retención de líquidos y se hinchan. En ese caso, la lechuga, déjala para el mediodía y opta por la noche por los canónigos, rúcula…otras verduras como la coliflor, el brócoli, judías, etc.
  13. Todo lo que vayas a cocinar, tendrá que ser con el mínimo aceite y olvídate de las grasas, de la mantequilla, la margarina, etc. El aceite de coco es muy sano y poco calórico y es laxante. Irá bien si haces una dieta de proteínas. Muy apto en estos casos, pero siempre en pequeñas dosis.
  14. Cocina todo a la plancha, al horno, al vapor, a la barbacoa, a la brasa, al papillote, hervido, etc. Todo, menos frito.
  15. Reduce al máximo, por no decir al cien por cien, todo el consumo de azúcar. No te aportará nada bueno, salvo ir metiéndole al cuerpo calorías vacías. Muchas veces, no nos damos cuenta de que estamos haciéndolo mal y sólo con dejar de comer azúcar, se nota a las semanas.
  16. Olvídate de las gominolas, los dulces, las chocolatinas, la bollería industrial, los pasteles, la harina refinada, el pan… todo lo que venga procesado, déjalo apartado. Hay que leer bien las etiquetas de los alimentos, porque no es light por decir que tiene menos azucares, ni que es light, ni que no tiene azucares añadidos… todo esto, aun leyéndolo, veréis que está elaborado con glucosa, azucares, melaza… mil potingues que sólo hace que subáis de peso.
  17. Por supuesto, esto no quiere decir, que no podáis comer (dentro de las posibilidades) cosas que se os antojen, pero dándole un cambio de tuerca y haciéndolo sano. Prepararos bizcochos, pero fit, donde la harina es harina de avena, la podéis moler vosotros (más económico), chocolate siempre puro (y sin azúcar), clara de huevos, huevo y Stevia/sacarina. Sólo hay que cambiar los ingredientes e ir ideando recetas para esos momentos de dulce.
  18. Nada de bebidas con alcohol, ni tampoco gaseosas ni mucho menos azucaradas. Olvidaros de la Coca-Cola, la Fanta, los zumos envasados (llevan muchísima azúcar), el vino… apto sólo los tés, el agua (sin gas), el café y nada más.
  19. Si comes proteína, debes tener el tema de la fruta apartado. Las dietas que se basan en proteínas no aceptan en las primeras semanas el consumo de fruta, mucho menos el azúcar, la verdura durante la primera semana tampoco (después combínalo) y ciertas carnes y pescados, tampoco. Olvida los hidratos de carbono como la patata, las féculas, los aceites, embutidos…
  20. Podrás comer: carnes de ave de corral, carne blanca, pescado azul, pescado blanco, jamón cocido (el salado, no), huevos, clara de huevo, pepinillos, cecina, lomo embuchado, etc.

¿Que necesitas para perder 5 kilos en una semana?

  • Beber mínimo dos litros de agua al día.
  • Realizar ejercicio a diario. Si vas a llevar una dieta de proteína no es conveniente realizar ejercicio de alta intensidad ni por mucho tiempo. Con salir a caminar media hora o una hora diaria, sería suficiente.
  • Dejar el azúcar, las grasas, no cocinar friendo, los embutidos, el alcohol, las bebidas gaseosas, los precocinados, la bollería industrial, etc.

Consejos para perder 5 kilos en una semana

Como en cualquier dieta (y no iba a ser menos en este caso), siempre hay que comprometerse con uno mismo, fijarse metas e ir a por ellas. Hay que evitar tentaciones, no vale con un “sólo es una copita” o “un trozo de pan, una pasta, un poco de chocolate…”. Aunque parezca una tontería, el cuerpo cuando entra en cetosis, no admite estos cambios y rompe con todo el proceso que llevaba. Ya que, en ese tránsito, el cuerpo se “alimenta” de la grasa de tu cuerpo.

Si lo sigues todo a rajatabla, deberías haber perdido por lo menos un par de kilos seguros.

¿Te ha gustado?