La actividad física es todo aquel movimiento que realiza el ser humano con la finalidad de trabajar sus músculos, para lo cual, se necesitan altos niveles de energía. Igualmente, cada organismo tiene requerimientos especiales y diferentes al resto, por ende, la cantidad y duración de los ejercicios físicos dependerán en gran parte de cuáles sean los objetivos trazados por el practicante, es decir, si es mantener la salud, bajar de peso corporal, aumentar masa muscular, rehabilitación, entre otras.

Así, normalmente, en nuestro día a día practicamos infinidades de actividades físicas sin un estricto orden, por ejemplo, caminar, trotar, correr, limpiar, bailar, practicar yoga, trabajar y nadar. Los ejercicios físicos ayudan a la quema de calorías, reducción de grasa corporal, reducción del apetito, controlar la salud, entre otros beneficios.

Los entrenamientos físicos producen diversos efectos positivos en la mayoría de nuestro cuerpo. Esta actividad, debe formar parte del estilo de vida de los seres humanos, por lo menos, integrar uno que otro ejercicio le proporcionarían beneficios al corazón, y por ende, al resto de los órganos. Igualmente, suele estar acompañado de una rutina alimenticia saludable repleta de alimentos que son fuentes de grasas buenas, fibras, nutrientes y vitaminas. Al practicar actividades físicos, logras mantener tu salud y tu peso corporal. De igual forma, no necesitas pasar horas en un gimnasio para realizar movimientos físicos; tareas como nadar, resultan ser un excelente entrenamiento que te aporta múltiples beneficios, desde mantenerte activo, desarrollar otras habilidades, hasta estimular tu cuerpo a adelgazar.

La natación es el movimiento y desplazamiento que se realiza en medio del agua utilizando únicamente las extremidades corporales. Esta actividad se practica como medio de recreación, deporte, ejercicio o profesión. Incluso, forma parte de los Juegos Olímpicos efectuados en un determinado país, y en el que participan ciudadanos de los cinco continentes (América, Europa, Asia, África y Oceanía), entonces, este deporte es considerado también una disciplina, y trae múltiples beneficios para aquellas personas que lo adoptan como parte esencial de sus vidas.

Así, se considera que la natación es una actividad indudablemente beneficiosa y recreativa para las personas, aporta grandes ventajas a la salud, tanto en el nivel físico como en el psíquico. Esta actividad es uno de los ejercicios físicos más completos, pues, a parte de trabajar todos los músculos en sincronía también se trabaja la mente, logrando mantener el cuerpo humano en forma, a medida que se fortalecen los músculos y la memoria, puede ser practicada desde la infancia con instructor a cargo. Asimismo, muchos especialistas recomiendan nadar, a aquellas personas que desean o necesitan perder grasa corporal, como una alternativa efectiva e informal, sin el tener que estar yendo constantemente a un gimnasio al que muchos no llegan a acoplarse del todo, y por ende, dejan a mitad de camino sus objetivos.

La natación, más allá de mejorar tu flujo sanguíneo, elevar tus energías, disminuir las grasas alojadas en diferentes zonas de tu cuerpo, es un buen mecanismo para adelgazar, previniendo a su paso, enfermedades comunes alrededor del mundo, pero que forman parte de las principales causas de muerte de los ciudadanos, es decir, obesidad, sobrepeso, hipertensión, diabetes, entre muchos otras. Por ende, si quieres aprende más sobre esta actividad como medio recreativo de pérdida de peso, a continuación, te indicamos: cómo nadar para adelgazar.

¿Que necesitas para nadar para adelgazar?

Instrucciones para nadar para adelgazar

Nadar, conlleva tu organismo a la constante quema de calorías, siempre que controles la intensidad de los ciclos de entrenamiento. Igualmente, interviene arduamente en el desarrollo de capacidades cardiovasculares y respiratorias. Esta, es una actividad que puede ser practicada desde la infancia, solo necesitarás a un instructor para que te enseñe lo fundamental, si aún no sabes nadar. Mientras que, aquellas personas que dominen el ejercicio, no necesitan previa experiencia, solo los cuidados esenciales. Así que, si quieres saber: cómo nadar para adelgazar, a continuación, te lo explicamos.

  1. Asiste al médico: siempre, antes de someterte a entrenamientos físicos, debes realizarte un chequeo médico. Primero, para conocer tu estado de salud y poder determinar la intensidad de la actividad a realizar, conforme a tu resistencia. Así como, conocer cuántos son los kg de grasa corporal que deberás perder para llegar a tu peso idóneo, serán las bases de tus entrenamientos.
  2. Calentamiento: los movimientos los harás con ayudas de tus extremidades, por ello, debes realizar un calentamiento antes de sumergirte a entrenar. Unos estiramientos serán suficiente.
  3. Miedo al agua: hay muchas personas que le tienen fobia al agua que está contenida en las albercas/piscinas. Por ello, es importante trabajar este tema, antes de iniciar los ejercicios. Para lo cual, ingresa al agua e intenta mantenerte a flote sin la necesidad de agarrarte de los laterales. Eso sí, pídele al instructor que esté contigo en todo momento. Permanece así, por unos minutos, a medida que vas desplazándote por la piscina en partes ligeras.
  4. Domina la respiración: estás practicando ejercicios en el agua, por ello, debes aprender a controlar tu respiración cuando te toque sumergirte. Entonces, inicia en la parte menos profunda de la piscina Sumerge el rostro y exhala por la nariz, luego, levántalo y respira normal; repite este proceso varias veces, hasta que te sientas confiado y cómodo.
  5. Movimientos simples: recuerda tu objetivo es adelgazar, por tanto, no necesitas realizar movimientos profesionales ni que requieran de altos niveles de fuerza. Al iniciar, puedes apoyarte en el salvavidas de brazos para realizar los desplazamientos. Igualmente, las tablitas para aprender a impulsarte y dar patadas.
  6. Moderada intensidad: una vez, hayas determinado tu frecuencia cardíaca, debes establecer tus series de entrenamientos. Primero, inicia por moderada intensidad, para luego avanzar conforme te acostumbras a practicar el deporte.
  7. Intervalos: iniciar con moderada intensidad, luego, puedes aplicar más fuerzas y energías para intensificar los movimientos. Esto, ter permitirá rendir más y aprovechar los beneficios. Repite el ciclo varias veces, desde menor a medio tiempo.
  8. Horario: la natación, es importante que la practiques dos horas después de haber ingerido tu comida; puede ser a cualquier hora del día, pero, lo esencial es cuidar tu cuerpo de sobresaltos a medida que aprovechas las grasas liberadas por tu organismo.

Consejos para nadar para adelgazar

Anteriormente, te explicamos: cómo nadar para adelgazar; al realizar diferentes series con este deporte podrás lograr mantener tu salud y el peso corporal idóneo a tu organismo. Esta actividad, le aporta innumerables beneficios a tu vida, siempre que la practiques moderadamente, pues, como todo ejercicio físico, se basa en un control y gradual intensidad. Por ello, a continuación, te indicamos unos sencillos consejos que te guiarán durante todo el proceso.

  1. Desde el inicio mantente acompañado de alguien, puede ser un amigo, familiar (siempre y cuando tengan conocimientos del deporte) o un instructor (preferiblemente).
  2. Mantén la hidratación, recuerda que el agua te ayuda a quemar grasas. Además, estás practicando un ejercicio físico y debes mantenerte hidratado para que surtan efecto.
  3. Sé constante, como toda actividad física, el objetivo no se alcanza inmediatamente. Es un proceso que se desarrolla poco a poco pero con resultados beneficios.
  4. Regularidad, integra la natación como un estilo de vida, hazla parte de tus rutinas y practícala regularmente. La verás como un hobbie que te estará aportando múltiples ventajas mientras la practicas.
¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 90,00% le ha gustado.