Cuando se acerca el verano, empezamos a ver las vacaciones de cerca y la posibilidad de ir a la playa y lucir nuestro último bañador o bikini nos entra el fuerte deseo de lucir nuestras mejores galas. Es lo que se denomina operación bikini y, que en general, el cerebro humano prioriza los excesos y disfrutar de una buena comida al proceso previsor de empezar a perder de peso e iniciar una dieta y un proceso de deporte constante que incentive un estilo de vida saludable que permita bajar el colesterol malo. Por ello, muchas personas recurren a planes nutricionales que permiten perder muchos kilos en poco tiempo. Uno de estos es el que se conoce como dieta Scardale, y que consta de 14 días para su realización y alcance de los objetivos siempre que se siga al pie de la letra.

¿Qué es la dieta Scardale?

La dieta Scardale está basada en un plan nutricional que tiene un total de 14 días de duración. Las causas para la subida de peso pueden ser diversas, desde el posible estrés que tengamos en nuestra vida personal o laboral, una mala alimentación o una genética que quema mucho menos los nutrientes y, que por tanto, contribuye a la formación de grasa y colesterol en nuestro cuerpo que se traduce en más kilos para nuestro cuerpo. Para muchos gobiernos, la aparición de tejido adiposo de sobras se ha convertido hasta en una dificultad de carácter público. Las autoridades han establecido numerosos avisos y también medidas en forma de impuestos para contribuir a que la población compre menos aquellos productos que son considerados de peligro para nuestra salud. La alimentación es una de las bases para evitar cualquier tipo de problema de salud en el futuro, como la hipertensión y el cáncer entre otros.

De hecho, el sobrepeso y engordar también es una de las principales preocupaciones de la población, especialmente en las del sector femenino cuando ven que no pueden ponerse aquel vestido de la talla que se habían comprado hace unas semanas. Dejan la ropa en el armario y pueden llegar a caer en algún tipo de depresión. Por esta razón, seguir la dieta Scardale permitirá que en pocas semanas puedas volver a tu estado deseado. Además, lo harás sin renunciar a ningún tipo de alimento lo que permitirá mantener un estado de salud y de defensas altas. A diferencia de otro tipo de planes nutricionales, que tienen como principal particularidad, entrar en cetosis para quemar grasa utilizándola como principal fuente de energía, este régimen evita sufrir mareos, náuseas o mal aliento por la falta de consumir hidratos de carbono. De hecho, la dieta Scardale incorpora unas proporciones de nutrientes realmente equilibradas: Comeremos hidratos de carbono de forma más limitada, casi un 50% de proteínas y más de un 20% de grasas, que evita tener que curar empachos.

Así, conseguiremos un equilibrio total para gozar de la mejor energía posible a lo largo de cada día. Además, otro de los principales problemas de algunos planes nutricionales es el hambre atroz. Nos falta comer, tenemos hambre, estamos de mal humor y lo peor que puede suceder es no poder controlar los impulsos, recaer en esa rueda que nos puede llevar a que los resultados del régimen acaben siendo nefastos y, no solo no consigamos nuestro objetivo sino que además acabemos más deprimidos de lo que lo estábamos antes. Con esta dieta, al tratarse de un tipo que no es restrictivo, no tenemos esa sensación de hambre y, por tanto, nuestro estado de ánimo es totalmente óptimo. Comemos de todo pero el secreto se encuentra en limitar los hidratos de carbono y las grasas, y potenciar el consumo de verduras y piezas de fruta, además de erradicar el consumo de alchohol que tantos azúcares lleva especialmente en los destilados, y que tanto daño pueden hacer a nuestro organismo.

Beneficios de la dieta Scardale

Con todo, los beneficios de la dieta Scardale son realmente variados para todas aquellas personas que deciden ponerla en práctica y limpiar la sangre. Los más destacados son los siguientes:

  • Resultados en el corto plazo. Es un régimen que dura 14 días y, en apenas dos semanas, conseguiremos rebajar muchos kilos. Es especialmente recomendable para todas aquellas personas que quieran llevar a cabo la operación bikini.
  • No pasamos hambre. Es otra de las grandes ventajas de la dieta Scardale. Comemos todos los alimentos, ya sean hidratos de carbono, proteínas y grasas, y con un régimen equilibrado nos sacamos de encima ese tormento de pasar hambre que nos puede perjudicar en los resultados.
  • Estado de ánimo óptimo. El hecho de no pasar hambre, además, tiene otro beneficio implícito. No estamos de mal humor ni decaídos por la falta de alimento, sino motivados al ver que estamos consiguiendo los resultados esperados y con un estilo de vida saludable.
  • No hay problemas de salud. Una dieta variada y rica en nutrientes nos aparta de enfermedades de tipo cardiovascular, y permite a nuestro cuerpo contar con todo lo necesario para desarrollar una vida alegre y agradable.

Cómo realizar la dieta Scardale

Una vez tenemos claros los principios de esta dieta Scardale, y los posteriores beneficios que nos puede aportar, llega el momento de conocer en qué consta realmente seguir un plan nutricional de este tipo. Este régimen fue diseñado por el médico especialista en cardiología, Herman Tarnower, quien investigó y llegó a la conclusión que acumular mucha grasa en nuestro organismo pudiera ocasionar daños casi irreparables en órganos internos de nuestro cuerpo como pudieran ser el corazón, los pulmones o el hígado, entre otros. Este fue el punto de partida para una dieta que deja sus normas básicas bien claras. El alcohol está rigurosamente prohibido, y en su defecto, se debe consumir especialmente agua y en mucha cantidad. Las grasas, como la piel de pollo, así como los nutrientes con azúcar que no sea natural también deben intentar evitarse. Entre comidas, se puede picar pero con alimentos que no vayan en contra de los principios de esta dieta. Si se siguen estas recomendaciones se pueden llegar a cumplir los objetivos en poco tiempo y de una forma totalmente saludable.

En este sentido, la dieta Scardale se trata de un menú especialmente preparado con muchas proteínas para evitar que las arterías se pudieran endurecer y eso repercutiera en problemas. El efecto secundario fue el conseguir bajar de peso de forma sorprendente. Los platos son realmente sencillos de preparar, y eso facilita la adaptación de las personas a este tipo de dieta. Este régimen se divide en diferentes fases que explicaremos a continuación. El primer paso consiste en cambiar los hábitos de nuestro cuerpo. El organismo se acostumbra a un tipo de rutina, y cuando la modificamos necesita un proceso. Por ello, el truco está en consumir el mismo tipo de nutrientes de siempre pero cambiando su combinación, reduciendo el consumo de calorías de nuestro cuerpo y, por tanto, consiguiendo bajar de peso. Este proceso durará 14 días, pero el esfuerzo no acaba aquí porque a continuación llega un proceso que podemos considerar igual, o incluso más difícil que el anterior. Debemos mantener este tipo de rutina para no volver al punto de inicio y, por tanto, deberemos seguir reduciendo el consumo de azúcares y aumentando el de proteínas. No perdamos en nada lo que nos ha costado tanto de conseguir.

Un menú estándar de la dieta Scardale está compuesto básicamente por un desayuno a base de una taza de café o té, junto con algo de fruta en poca cantidad para no ingerir demasiado azúcar. Las comidas o las cenas se combinarán básicamente a base de ensalada con pescado o carne. Dentro de esta tipología podemos encontrar numerosos platos como salmón, pollo, cerdo y todas sus variedades, hamburguesas, diferentes tipos de ensaladas… Es otra de las claves de las dietas. La variedad de los alimentos ayuda a no aburrirse. Caer en la rutina y hacer siempre lo mismo puede provocar que nos desviemos del régimen y acabamos cayendo de nuevo en los exceso, nuestro enemigo número uno. Sin embargo, la dieta Scardale también se adapta a las necesidades de hoy en día, especialmente con la mayor proliferación de las personas que comen una dieta de tipo vegetariana. En la mayoría de estos menús, nos encontraremos un desayuno basado en lo mismo que en el otro tipo de dieta con fruta y un café o un té para abrir boca y empezar con fuerza el día. La estructura de la comida y la cena también es exactamente igual que ne la anterior. Sin embargo, la diferencia radica en que la carne es de origen vegetal, como por ejemplo con hamburguesas de tofú, y no existe ningún tipo de pescado. Sería un tipo de menú vegetariano pero basado en los principios de la dieta Scardale. Una opción realmente recomendable para perder muchos kilos en apenas 14 días de plazo de una forma totalmente saludable y con alimentos que no son demasiado caros y que son fáciles de adaptar en cualquier tipo de menú. Objetivos de adelgazarse dentro de un estilo de vida totalmente saludable y perfecto para disfrutar en el tiempo libre.

¿Te ha gustado?