La dieta Rina no es tal vez, de las dietas más populares, aunque en algunos países, la practican bastante. Se le puede conocer a la dieta como Rina o también popularmente, como la dieta de los noventa días o la dieta de los tres meses. En cualquier caso, son la misma dieta.

No es una dieta que pueda tolerar todo el mundo, puesto que a pesar de que se come un poco de todo, se tiene que tener en cuenta qué se come dependiendo de los días de la semana. Hay que tener mucha fuerza de voluntad y sacrificio así que como decimos siempre desde doncomos.com hay que acudir a un médico o un dietista para poder llevar a cabo una dieta de este tipo y siempre es aconsejable, realizarse antes de empezar una dieta, hacerse una analítica para saber que está bien de salud.

Cómo hacer la dieta Rina sólo lleva un poco de practica hasta que se le coge el truco y te acostumbras a saber qué alimentos puedes La duración de esta dieta son tres meses (noventa días) y de ahí, los nombres que también tienen. En este tiempo se deberían ver los resultados de la dieta y se supone, que no se debería pasar hambre y no es muy dura de llevar a cabo. No es de las más estrictas. consumir en ese día concreto y cuales, no.

La duración de esta dieta son tres meses (noventa días) y de ahí, los nombres que también tienen. En este tiempo se deberían ver los resultados de la dieta y se supone, que no se debería pasar hambre y no es muy dura de llevar a cabo. No es de las más estrictas

No es de las más estrictas, por ese motivo, está indicada para perder pequeñas cantidades de kilos, en un tiempo aceptable y hacerlo poco a poco. La cantidad de quilos que se pierden perder en los tres meses, dependerá mucho de la persona que haga la dieta, los kilos que le sobren… (cuantos más kilos, más perderá de golpe).

Instrucciones para hacer una dieta Rina

  1. La dieta Rina, acelera el metabolismo y si se sigue de manera adecuada, se conseguirá comer bien, no pasar hambre e ir perdiendo peso. De media se consiguen perder cinco kilos en los tres meses.
  2. Hay que tener en cuenta lo primordial. La dieta se basa en cuatro grupos de alimentos. Y hay que tenerlo en cuenta para poder hacer bien la dieta y no equivocarse.
  3. Las proteínas: en este grupo está toda la carne (el pollo, el pavo, la ternera y el cerdo), el pescado, los huevos, los lácteos.
  4. Los hidratos de carbono: en este grupo entra el arroz, los garbanzos, las lentejas, la soja, las patatas. Aquí estaríamos hablando de los hidratos que son simples, no hay que confundirlos con los complejos. Importante tenerlo en cuenta.
  5. Los hidratos complejos: aquí van los catalogados hidratos complejos, el pan, la harina blanca, las harinas integrales, las pastas, etc.
  6. Las vitaminas: sólo hay dos grupos. Las verduras y las frutas.
  7. La clave ya la tenemos: hay que consumir uno de los grupos cada día, pero no se mezclarán. Vamos a poner algunos ejemplos para que podáis saber cómo hacerlo y tener ideas.
  8. A diario, se elige un grupo de alimentos. Esto, aunque al principio sea lo que más os cueste, veréis que, a la semana, ya lo dominareis mejor. Todo es ponerlo en práctica. Os ayudará a saber cómo disociar los diferentes alimentos y si no perdéis la costumbre y estáis el tiempo que marca la dieta, que son los tres meses, el cuerpo se habituará, habréis hecho un hábito y comeréis de una manera, mucho más saludable.
  9. Hay que beber mucho líquido, pero no se debe hacer ni antes de comer ni después de comer. 
  10. No puedes beber bebidas azucaradas ni que sean calóricas. Si te apetece darle un poco de sabor al agua, porque te apetece algo con gusto y te cansa el sabor insípido del agua, puedes prepararte una limonada natural. Exprime limones y coge agua natural. Llévalo a la nevera. Puedes darle más sabor con unas hojas de hierbabuena o unas ramitas de canela.
  11. Si estáis acostumbrados/as a cenar muy tarde, deberéis empezar a cambiar también este hábito. Pensad que cenar muy tarde y después irte a dormir, no aporta nada bueno al cuerpo. De hecho, no se hace gasto calórico así que directamente, empiezas a engordar. Por tanto, cena no más tarde de las 20.00horas. Así tendrá el cuerpo, tiempo para hacer la digestión y podrá ir quemándolo. Sólo cambiando este hábito, empezareis a notarlo.
  12. Si estáis acostumbrados/as a cenar muy tarde, deberéis empezar a cambiar también este hábito. Pensad que cenar muy tarde y después irte a dormir, no aporta nada bueno al cuerpo. De hecho, no se hace gasto calórico así que directamente, empiezas a engordar. Por tanto, cena no más tarde de las 20.00horas. Así tendrá el cuerpo, tiempo para hacer la digestión y podrá ir quemándolo. Sólo cambiando este hábito, empezareis a notarlo.
  13. Hay que cambiar el tamaño de las raciones entre la comida y la cena. La comida siempre será el doble que la ración de la cena. Es simple: más comida y menos cena. La comida la puedes quemar porque te irás moviendo durante el día, pero la cena, no la quemas porque te vas a dormir.
  14. Mínimo tienes que beber dos litros de líquido. Pero ten en cuenta que puede ser agua como cualquier líquido.
  15. No puedes consumir ni café ni ningún tipo de alcohol.
  16. Si has decidido prepararte un zumo natural, tienes que tener en cuenta que esto sirve como una comida entera. Es decir, si te preparas un zumo natural, no podrás comer nada más hasta la siguiente comida.
  17. Puedes hacer las comidas que quieras, pero tienes que tener en cuenta a qué hora es la cena y que entre las comidas, deben haber pasado mínimo tres horas.
  18. El último día de la dieta Rina, no puedes beber agua. Nada, en todo el día.
  19. Una idea para el desayuno: una macedonia de frutas o una pieza de fruta y un zumo de frutas natural. Para comer, incluye proteína. Puedes comer lo que prefieras que sean pechugas de pollo, pavo al horno, pescado, una tortilla, huevos cocidos, porciones de queso y verduras. Lechuga, canónigos, espinacas, etc. Tened en cuenta que podéis llenar más el plato con verduras como guarnición y acompañarlo de las proteínas.
  20. Opción dos: Desayuna frutas variadas. A la hora de comer, sólo come arroz o cuscús con verduritas. O patatas al horno con espárragos a la plancha. Ensalada de lentejas. Judías verdes y patatas cocidas.
  21. Opción tres: si eliges el día de las vitaminas come una buena ensalada, no dudes en añadir verduras y hortalizas.
  22. Opción cuatro: Desayuna fruta acompañándolo de hidratos complejos y verdura.
  23. El día de las vitaminas, sólo vas a poder consumir ese día verduras, hortalizas y frutas. Nada más.
  24. Es importante que no te saltes a la torera el orden para la dieta. Si te toca vitaminas, no te la saltes a los carbohidratos. Sigue el orden.
  25. Cuando te notes que tienes mucha hambre o que estás tentado/a en picar algo que no debes, un truco que no estropeará la dieta es beber agua. Sencillamente, te saciará y dejarás las tentaciones. No tiene calorías el agua, así que puedes beber todo lo que quieras.
  26. Limita mucho el consumo de sal. Si utilizas sal, una alternativa es la sal del Himalaya. También puedes hacerte una vinagreta (muy sana) elaborada a base de limón exprimido y una cucharadita de postre de aceite de oliva. También puedes aderezar con vinagre. Pero que no sea vinagre balsámico (que está elaborado con azúcares y tiene muchas calorías).

¿Que necesitas para hacer una dieta Rina?

  • Cambiar de hábitos. Si estás acostumbrada/o a cenar muy tarde, no puedes cenar más tarde de las 20.00horas, para que el cuerpo pueda quemar lo que consumes.
  • Motivación. Al principio, cambiar de hábitos y seguir unas pautas, te costará. A la semana, empezarás a cogerle el truco. Pero los cambios no son fáciles. Necesitarás motivación.
  • Sé original con las comidas. Sabiendo lo que puedes comer, planéate el menú o elabora tuppers para no perder tanto tiempo ni comer lo primero que pilles.
  • Sé organizado.
  • Realiza ejercicio físico. En medida de lo que puedas, pero muévete un poco. El ejercicio físico siempre ayuda.

 

Consejos para hacer una dieta Rina

Una de las mayores ventajas de la dieta rina, es que, siguiéndola, creas nuevos hábitos. Tu cuerpo, en tres meses, ha aprendido a disociar los alimentos. Consumes más o menos de todo (con algunas excepciones), llevas una alimentación sana, no te quita los principales nutrientes ni vitaminas, así que no enfermarás ni te notarás débil. Y, por si fuera poco, como comerás sano, no tendrás un efecto rebote tras dejar la dieta.

Podrás seguir con esta dieta, pero sin ser tan estricto y tener los buenos hábitos. No te costará comer bien y de manera saludable porque ya habrás creado unos hábitos saludables. Comiendo sano, perderás peso casi, sin darte cuenta. Lo que te motivará a seguir y no tirar la toalla. No te compares con nadie. Cada cuerpo es un mundo… por lo general, una persona a la que le sobren muchos kilos perderá con mayor rapidez los kilos, pero si sólo te sobran unos cuantos, irás con más lentitud. También es posible, que el primer mes, pierdas peso con más rapidez y después te cueste un poco más. No te preocupes, haz la dieta Rina como debes y perderás el peso que quieres.

 

¿Te ha gustado?