Las dietas quemagrasas son dietas por lo general muy poco calóricas (de ahí que se les llame quemagrasas o milagrosas) y se puede perder mucho peso, en muy poco tiempo. No son planes alimentarios y tampoco hay que abusar de ellas ni son seguras. Son dietas que en alguna ocasión se hacen para una ocasión concreta. Por ejemplo, que venga una ceremonia y quieras lucir ese vestido que no te vale o quieres perder los kilos que te sobran. Que venga el verano y quieras ponerte el bikini en las vacaciones sin tener esos michelines que ganaste en los últimos meses. Poder lucir en eventos o fiestas o simplemente, darle al cuerpo una palmadita para que empiece a perder kilos rápido y ya luego tu mismo/a, hacer dieta y ejercicio para mantener ese peso logrado.

En cualquier caso, son dietas que ayudan a perder bastantes kilos en muy poco tiempo, pero también tienen muchos inconvenientes, por eso es mucho mejor, cuidarse en el día a día y antes de llevar a cabo este tipo de dietas quemagrasas, acudir al médico o hacerse un chequeo para descartar posibles efectos adversos.

Entre los posibles efectos adversos que provocan estas dietas rápidas y tan poco calóricas son los temibles efectos yoyó. Es decir, se pierde peso, pero igual que se pierde, se recupera. Y lo peor es que siempre esos kilos ganados son de más y cuesta también, mucho más perderlos.

Entre las dietas más famosas para poder perder kilos rápidamente y quemagrasas está la dieta de la sopa, la dieta del puré, tés, licuados de manzana, sopa de col, sopas de apio, etc. Las dietas llamadas quemagrasas deben su nombre precisamente, a que se eliminan muchas toxinas mediante vías fisiológicas. Pensad que básicamente, el cuerpo se alimentará de líquido, por tanto, se pierde rápidamente el peso, se pierde mucho volumen, va muy bien para la retención de líquidos.

Es de las llamadas dietas hipocalóricas. ¿Qué quiere decir? Que son muy bajas en proteínas, grasas y en hidratos de carbono. Apenas tienen calorías.

Instrucciones para hacer una dieta quemagrasa

  1. Es una dieta bastante económica de hacer, ya que se elabora a base de agua y verduras. Éstas son baratas e incluso puedes aprovechar las que tengas ya en casa y meterlas en la cocción.
  2. Con la dieta quemagrasa puedes perder bastantes kilos en una sola semana. El numero exacto es muy relativo, porque depende de cada persona y como reaccione su cuerpo. Evidentemente y como se ha podido comprobar, cuantos más kilos te sobren, más peso perderás al inicio de hacerla.
  3. La dieta quemagrasa de sopa, está elaborada a base de un caldo de verduras. Se tomará durante todo el día, las veces que se quiera y se tenga hambre. También puedes comerte las verduras que has introducido para hacer el caldo a modo por ejemplo de verdura hervida o bien, sacarlas del caldo y hacerlas puré o un licuado. Son diferentes modalidades para variar la dieta y no cansarte.
  4. Las verduras que son menos calóricas y tienen más agua son las que se utilizan para estas dietas. Por ejemplo, las cebollas son las menos calóricas, es muy depurativa (por eso siempre está presente en las dietas de este tipo), tiene mucha agua y aunque no todo el mundo lo sepa, contiene muchas vitaminas y minerales. Ayudará a limpiar el organismo y desintoxicar, por tanto, un poco el cuerpo.
  5. Empezamos a preparar la sopa quemagrasas, limpiando todas las verduras. Después se cogen las verduras y se cortan en trozos entre medianos y pequeños.
    Cuando se tengan las verduras cortadas (y peladas previamente) como serían las cebollas y los tomates.
  6. Se coge una olla y se llena de agua mineral.
  7. Se le echan las verduras dentro de la olla con agua.
  8. Tened en cuenta la cantidad de agua. Hay que cubrir completamente todas las verduras. Cuando sobrepase un poco el agua de la verdura, esa será la cantidad exacta.
  9. Si le ponéis la tapa, bajar el fuego. Si la olla que elijáis es una olla exprés, no tardará en hacerse más de media hora.
  10. Antes de cerrar la olla y ponerla al fuego, podéis echarle las especies que queráis o las hierbas aromáticas. Si queréis echarle laurel, romero, tomillo, pimienta negra… e incluso unas gotitas de limón exprimido.
  11. Cuando haya pasado el tiempo y las verduras ya estén cocidas, se apaga el fuego, se retira la olla del fuego y se cuela el caldo (reservándolo) y las verduras se guardan.
  12. Con el caldo que hayas hecho deberías tener para varias raciones de tal vez, dos días (para una persona). Pensad que sólo tomareis ese caldo, así que se gastará rápidamente. No hagáis grandes cantidades para tener más y ahorrar el proceso de hacerlo de nuevo. Porque las verduras se estropean y el caldo deja de conservar sus propiedades.
  13. Con las verduras que has utilizado puedes aprovechar para hacerte un puré. Para hacerlo, coge todas las verduras y tritúralas con el túrmix. Puedes comértelo con esta dieta quemagrasas.
  14. El caldo quemagrasas lo puedes consumir como más te guste y/o prefieras. Caliente o frío. No interfiere en ser más o menos efectivo.
  15. Aunque sea la dieta a base de caldos sólo durante los dos primeros días será la dieta a base de la sopa. A partir del segundo día, se empiezan a introducir otros alimentos, que irán dependiendo según el día.
  16. La sopa se come en todo momento, de hecho, si tienes hambre, come el caldo de verduras para llenarte el estómago.
  17. El primer día de la dieta sólo se puede comer el caldo de verduras quemagrasas. Además de alguna pieza de fruta, pero deben ser frutas que no tengan azúcares para no cortar la dieta. En verano las más frescas y las menos calóricas (porque son prácticamente agua) están las sandías o el melón (aunque el melón tiene azúcar).
  18. El segundo día: no se deja de comer la sopa quemagrasas pero se añade las verduras y hortalizas. Las recomendables para que no dudéis de cuales sí y cuáles no, son las que tienen las hojas verdes. Todas esas, son las que pueden comerse. Hemos pasado a las verduras el día de hoy, pero las frutas, no podrán ya consumirse.
  19. Tercer día: Durante todo el día de hoy, a parte del caldo quemagrasas se puede consumir frutas y verduras. Es una combinación de los días anteriores. Eso sí, las verduras cuando se cocinen no se pueden echar con aceite, mantequilla, grasas…cocido, hervido, asado, al horno, etc.
  20. Quinto día: seguimos con el caldo depurativo y por fin, se añadirá en este día, la carne. Un poco de proteínas será muy bien acogido. Sólo puedes comer o bien la ternera o el pollo. Si es pollo, debe ser sin piel. Y puedes comer mínimo medio kilo al día. Y añadirás una cantidad de cuatro tomates que puedes comer. Eso sí, si hasta ahora has bebido agua, en este día, debes hacerlo con más cantidad.
  21. Sexto día: a parte del caldo quemagrasas, añadiremos la carne y también las verduras. Ya comentamos cómo debe comerse la carne (sin piel) y las verduras.
  22. Séptimo día: la sopa y en el último día, puedes añadir carbohidratos que vendrán de la mano del arroz. Eso sí, tiene un truco, será arroz integral. Puede comer verduras y alguna pieza de frutas.

¿Que necesitas para hacer una dieta quemagrasa?

  • Verduras para hacer el caldo. Por lo general son las menos calóricas, como el repollo (medio repollo) o bien media col.
  • Cebollas. Necesitarás tres cebollas.
  • Tomates. Necesitarás entre cinco y siete tomates.
  • Un ramillete de apio. Es muy diurético y tiene un gusto y un olor un tanto peculiar.
  • Tres pimientos grandes. Si no tienes opción, elige los que encuentres, pero son más recomendables los de color verde, que aportan muchas vitaminas y fibras.
  • Añadir un pelín de sal para darle algo más de gusto, ya que sería muy insípida. La sal, puestos a que le añadáis, que sea la rosa del Himalaya.
  • Hierbas aromáticas o especies al gusto. Las hierbas aromáticas no engordan ni interfieren, por tanto, podéis echarle al caldo las que prefiráis y más os gusten para dar sabor natural a la sopa. Desde laurel, romero, tomillo, etc.
  • Pimienta negra y/o pimienta blanca.
  • Agua. Si podéis usar un agua natural (embotellada) y de mineralización débil, mejor.
  • Una olla o una olla exprés (se harán más rápidamente).

Consejos para hacer una dieta quemagrasa

Durante el tiempo que estés haciendo esta dieta procura no realizar ejercicio físico severo. De hecho, con caminar es más que suficiente. Pensad que apenas tiene muchas calorías, no tiene grasas ni proteínas, así que podríais sufrir mareos o hasta desmayos por el calor. Está recomendado seguir esta dieta sólo durante una semana. Con una dieta con tan bajo aporte calórico no es nada recomendable seguirla por más de siete días, no hagáis locuras. Os bastara con esta dieta para perder varios kilos (que dependerán de la persona) y si queréis seguir perdiendo peso, continuad con una donde se incluyan proteínas. Con esta dieta seguramente a los tres días, habrás podido ver que has perdido ya varios kilos y que si la haces correctamente y no te la saltas y comes lo que debes, seguramente el séptimo día habrás perdido bastantes kilos.

¿Te ha gustado?