Cuando se decide hacer una dieta militar hay que saber, que no es una dieta fácil. De hecho, el nombre de dieta militar viene, por ser de todo, menos sencilla. Sólo los más fuertes, sobreviven a ella y continúan haciéndola.
Es una dieta dura, pero se obtienen resultados. Siempre, antes de empezar cualquier dieta hay que acudir al médico y realizarla, sólo a través de su supervisión para evitar problemas de salud o carencias nutricionales.
Con la dieta militar, se consigue una rapidísima pérdida de peso. De hecho, se puede llegar a perder hasta cinco kilos, en una sola semana. Tened en cuenta, que son muchos kilos para ser sólo siete días, así que es conveniente siempre antes de realizar la dieta, hacerse un chequeo médico.

Cómo hacer una dieta militar es cuanto menos, un poco inverosímil. En esta dieta, comerás cosas que nunca imaginaste que comerías teniendo en cuenta, que estás haciendo una dieta… alimentos como el plátano, helados… ¿comer helado en una dieta y ahora, que estamos en verano? Llama la atención y se hace muy tentadora con este calor. Vamos a contaros los pasos para llevarla a cabo.

Es una dieta que según pasen los días, irán variando el numero de calorías. No es la típica que se mantiene en un nivel calórico durante los días que dure el régimen y que no puede superar o variar las calorías. En la dieta militar, dependiendo del día, tendrán que ser más o menos calorías. Más o menos, el gasto calórico será este: los primeros días empezarán por 1200 calorías, variará por las 1300 calorías el tercer día, y las mínimas, serán de 1100 calorías, las máximas serán de 1500 calorías para los últimos días.

Si se hace adecuadamente la dieta militar, se pueden perder los tres primeros días, dos kilos. Y en la primera semana, se pueden llegar a perder entre tres y cinco kilos. También dependerá de la persona, su estado físico, la grasa que tenga, los kilos que le sobren, etc. En un mes, son muchos/as las que consiguen perder hasta diez o doce kilos. En cualquier caso, es una dieta dura. Cuesta llevarla a cabo, por tanto, siempre antes de empezar con ella, es conveniente acudir al médico, que os hagan una analítica y estar tranquilos de poder hacerla. Así evitareis problemas futuros, problemas de salud, anemias, etc.

Lleva una dieta los días que no sean estrictos (los cuatro días) y no picotees, aunque estés tentado/a. Porque pararás el ritmo del metabolismo, que irá quemando grasas incluso, cuando no hagas nada. Para no aburrirte tanto con lo que comas, utiliza la imaginación con los alimentos que sí puedes comer. Come las verduras de temporada, frescas, pescados, carnes… realmente puedes intentar comer variado, no te canses siempre de la lata de atún y opta por pescadito azul a la plancha con especies aromáticas. Le dará otro punto al plato y parecerá que estás variando de comidas. Son pequeños trucos que sirven de ayuda para no aborrecer los alimentos. Y, además, no tienen calorías. Puedes utilizarlas al gusto y abusar.

Instrucciones para hacer una dieta militar

  1. Esta dieta militar se hace en dos fases. Son tres días, dos fases y durante una semana entera.
  2. Los ejemplos de la dieta militar, durante tres días, pueden ser perfectamente estos.
  3. El primer día, podrás tomar para desayunar un café, acompañarlo con una tostada con crema de cacahuete y de fruta, sólo medio pomelo. Puedes optar por comerlo o beberlo.
    A la hora de la comida, es muy poca cantidad de comida, por decirlo de alguna manera. Solamente, una taza de café solo y una lata de atún acompañado, con una tostada de pan.
  4. Otro día, el desayuno, una taza de café solo o una taza de té. Acompañarlo por una rebanada de pan tostado, medio plátano y un huevo cocido.
    A la hora de la comida, carne. Puedes comer unos filetes a la plancha. No más de tres piezas. Pueden ser bistecs de ternera. Acompañado de verduras (judías verdes) y algunas piezas de frutas. Una manzana (fresquita y muy poco calórica) y medio plátano. No el plátano entero, sólo medio. Y aquí, ya puede comerse helado. Una bola de helado de vainilla.
    A la hora de la comida, un huevo, una taza de queso cottage y seis galletas saladas. Nada más.
  5. La cena. No puede ser más extraña la combinación… una taza de brócolis (verduras), una taza de zanahorias hervidas, dos salchichas de Frankfurt, medio plátano y lo más curioso, media bola de helado de vainilla. Sólo se acepta el helado de vainilla (y sin azúcares).
  6. Esta dieta no le va bien a todo el mundo… si es verdad, que hacerla durante una semana y hacerla a pies juntillas, seguro que pierdes unos cinco o seis kilos.
  7. Pero también es verdad, que no todos tienen el aguante para llevarlo a cabo. Los primeros días, son muchas las personas que terminan dejándola o les cuesta mucho seguir el ritmo porque se empiezan a sentir muy malhumorados, con ganas de comer alimentos que están prohibidos en esta dieta, cansancio, dolores de cabeza, e incluso, están más irritados y la cafeína no a todos/as les viene bien. Tened en cuenta que cada día se consume cafeína, para lo poco que se come y las pocas calorías que tienen sus alimentos permitidos, añadirle la cafeína, es tener un extra de adrenalina. No todos lo llevarán bien o incluso para dormir, tendrán problemas.
  8. Hay que tener en cuenta que no hay que picotear entre las comidas. Es una dieta muy estricta y hay que seguirla sin excepciones.
  9. Con esta dieta, se pierde bastante peso de manera rápida.
  10. Durante todos los días que se lleve a cabo la dieta, el cuerpo irá quemando calorías incluso, cuando esté el cuerpo en reposo y no haga gasto calórico.
  11. Hay que tener cuidado a la hora de realizar ejercicio físico y mucho más, ejercicio físico intenso. Las calorías son mínimas y tampoco hay que llevar el cuerpo al extremo.
  12. Puedes comer carne, la blanca, el pollo y carnes rojas. Puedes cocinarlas a la plancha o al horno pero que no se tenga que cocinar usando aceite. Tampoco eches sal.
  13. En cuanto al pescado, también puedes preparártelo al horno, a la plancha o hervido. Pero no lo prepares con aceite. Prohibido hacerlo frito por las grasas.
  14. Las verduras, están todas permitidas. Puedes comer la que más te guste, la que prefieras, pero no eches aceite, cuidado con los aderezos (recalcamos nada de aceite y nada de sal).
  15. Como ya hemos dicho, puedes tomar café, pero debe ser café negro. No puedes añadirle crema, ni hacer un café con leche, ni añadirles natas o cremas. Debe ser solo.
  16. El té, que también se puede tomar, tiene más opciones. Podéis tomar el clásico té verde (tan recomendado en las dietas para ayudar a desechar las grasas por vías fisiológicas), el té blanco y el té negro.
  17. Piensa que la sal, retiene líquidos. Por tanto, olvídate de consumirla.
  18. Prohibido consumir cualquier tipo de alcohol. Incluso el vino, tinto de verano, cervezas… nada es nada. Debes aguantar y evitar tentaciones.
  19. No puedes beber bebidas azucaradas y gaseosas. Es decir, no puedes picar ni pensar, por una vez o un vasito, no pasará nada. No. Es muy estricta la dieta militar. Nada de bebidas con azúcar ni gas. Abusa del agua o puedes beber té y café.
  20. Para dar un poco de sabor al agua, si te cuesta beber mucha agua, puedes coger hojas de menta y echarlas en el agua. Con eso le darás otro sabor y no te costará tanto cumplir con los mínimos del 1,5l diario.

¿Que necesitas para hacer una dieta militar?

  • Verduras: zanahorias, brócolis, judías verdes.
  • Frutas: plátano, pomelo, manzana.
  • Queso cottage.
  • Pan.
  • Carne. La carne roja y el pollo.
  • Atún. Latas de atún.
  • Helado de vainilla sin azúcares.
  • Galletas saladas.
  • Huevos.
  • Café.
  • Té.
  • Endulzante que no sea azúcar. Stevia o cualquier otro edulcorante.
  • Agua.
  • Hierbas aromáticas: perejil, romero, pimienta blanca, pimienta negra, nuez moscada, orégano, etc.

Consejos para hacer una dieta militar

Por tanto, cuando estéis en los cuatro días de dieta, seguid un plan nutricional y a dieta, pero no hace falta que sea tan severo. De esta manera, el cuerpo seguirá perdiendo grasa y quemando calorías. También podéis hacer ejercicio físico en estos días, para que no estéis mareados ni muy cansados en los tres días, donde se nota y se hace un poquito cuesta arriba todo.

Hay que estar concienciado en la dureza de la dieta, pero también piensa que, aunque son tres días duros y que se comen pocos alimentos, pasados los tres primeros días, después tienes cuatros de descanso. Pero cuidado, aquí está el peligro. Muchos son los que cuando llegan estos cuatro días, picotean, comen alguna cosa a modo de capricho, se piensan que por un pequeño picoteo no pasará nada y lo compensarán después cuando pasen los cuatro días y se vuelva a hacer tres días de dieta estricta. Esto no va así… si lo hacéis mal, no perderéis el peso que deberíais y no vas a poder obtener los resultados que queríais.

 

¿Te ha gustado?