Si hablamos de la dieta Keto tal vez muchos/as no sepan de cual se trata, pero si decimos que es lo mismo que una dieta cetónica, la cosa cambia ¿verdad? De hecho, la dieta Keto se hizo en su día muy popular, porque muchas famosas dijeron que era la que utilizaban para perder los kilos de más y estar en forma. A partir de ahí… el boom. Siempre suelen cambiar el nombre y la base es la misma que una dieta cetogenica pero pueden haber pequeñísimas variaciones, pero la base, es la misma. Hay multitud de variaciones para elegir, pero nos centraremos en la dieta Keto.

Con esta dieta lo que se consigue es una rápida perdida de peso, pero no es fácil de seguir a pies juntillas, tampoco es saludable, es posible que tras dejarla se produzca el temible efecto rebote y no está aceptada ni les gusta a los médicos y dietistas, nutricionistas. El motivo es claro, estas dietas se le quitan lo máximo posible los hidratos de carbono (que son los que dan energía al cuerpo) y se consigue con esto, que el cuerpo tenga que coger la grasa que tenemos en el cuerpo y la convierta en energía. En este punto el cuerpo entra en un método llamado cetosis, que puede llegar a ser peligroso si no se consulta con un médico, no se hace correctamente y si se alarga por mucho tiempo.

Si es cierto que, aunque no sea una dieta sencilla ni esté aconsejada por los expertos, si se notan los resultados y de manera rápida. A los pocos días, semanas, se ven los resultados. Siempre más delgada/o y sin menos grasa y volumen. Las personas que suelen retener muchos líquidos y volumen, son los que más y más rápidamente obtienen resultados. Por eso las dietas elaboradas a base de proteínas suelen tener muchos adeptos.

Instrucciones para hacer una dieta Keto

  1. Los beneficios que se obtienen con la dieta Keto entre otras muchas son la rápida perdida de peso.
  2. La pérdida de grasa y volumen. Aunque al principio de iniciar la dieta cuesta seguirla, con los días, te acostumbras y es bastante saciante.
  3. No estarás tentada en picotear ni te darán ataques de hambre. No sentirás que te falta energía, de hecho, muchos/as son los que dicen que los primeros días tal vez si se sienten cansados y con dolores de cabeza (un síntoma totalmente natural porque dejas de comer azucares y carbohidratos, tu cuerpo entra en cetosis) pero después, tienes más energía.
  4. Los alimentos que se deben consumir mientras se haga la dieta son ante todo proteínas y ricos en grasas, tales como: huevos, claras de huevo, carnes, aceites, aguacate, pescados, mariscos, frutos secos, semillas, embutidos, etc.
  5. Podrás comer a priori todo lo que nunca se puede hacer con otras dietas, pero también es muy restrictiva frente a todo lo demás, no se puede comer ni pan, cereales, harinas, ni verduras ni frutas. Sobre todo se nota los primeros días en las horas del desayuno y de la merienda.
  6. Algunas de las grasas que si están aceptadas: el aceite de oliva, el aceite de coco, el pescado, las almendras, el omega-3 (puedes tomarlo en cápsulas), etc.
  7. Luego están otras grasas que sí están aceptadas, pero no son tan buenas como las anteriores, estas serían la margarina, la mantequilla, el aguacate, los frutos secos como los anacardos, las avellanas, pistachos, el queso, la carne, etc.
  8. Y las grasas que NO se deben consumir mientras se hace la dieta Keto, son: las nueces, la soja, los cacahuetes, el aceite de girasol, las patatas fritas, los dulces, la bollería industrial, los fritos, los aceites que sean vegetales, el germen de trigo, la soja, etc.
  9. ¿Qué opciones hay apetitosas para el desayuno? Teniendo en cuenta las grasas que son aceptables y las que no, sólo hay que echarle imaginación. Puede al final, ser un poco repetitiva, pero el resultado te merecerá la pena. Puedes pensar en un desayuno a base de una tortilla acompañada de una lata de atún, o una tortilla de atún. Unos huevos escalfados con un trozo de queso y jamón. Unas lonchas de bacon tostado y pavo.
  10. En las comidas ya hay más margen para hacer variaciones y lo mismo ocurre con las cenas.
  11. En todo momento, no hay que olvidarse de beber mucha agua. De hecho, en todas las dietas que son cetónicas, se debe beber agua para eliminar el ácido úrico.
  12. Otras bebidas que se pueden tomar si estáis un poco hartos de tanta agua insípida, es hacer una limonada casera. No hay que abusar del limón porque si se toma mucha cantidad se le considera fruta y la fruta en la dieta Keto, no está permitida. Pero si podéis exprimir el limón con la mano, justo lo que caiga, es lo que tomáis con el agua. En cuanto al toque ácido, si no lo soportáis, no podéis tomar azúcar, así que os valdrá la Stevia, por ejemplo.

¿Que necesitas para hacer una dieta Keto?

  • Agua.
  • Carne de ternera, pollo o pavo (sin piel).
  • Frutos secos: avellanas, almendras, pistachos, etc.
  • Huevos, clara de huevos.
  • Lácteos, quesos…
  • Grasas. Aguacate, aceite de coco, aceite de almendras…
  • Pescados, mariscos…

Consejos para hacer una dieta Keto

Cuando se dice que el cuerpo entra en modo cetosis, hay que tener cuidado, porque puede ser peligroso. El cuerpo lo que hace es aprovechar la grasa que todo el mundo tiene en su cuerpo (almacenada o que le sobra) y lo utiliza como energía para el cuerpo. Por eso se pierde peso tan rápidamente y se nota a los pocos días de haberla empezado.

Uno de los efectos secundarios que tiene esta dieta y todas las que son de este tipo es un aliento muy fuerte. En cuanto se empiece con la dieta, se notará un aliento muy fuerte que es provocado por la acetona del cuerpo. En cuanto lleves un día o dos días o puede que incluso el mismo día que estés con la dieta, empezarás a sentir sequedad en la boca. No te asustes, bebe mucha agua e hidrátate. También seguramente la tendrás pastosa. Es molesto, pero es algo normal.Es uno de los efectos secundarios y ocurre siempre con las dietas basadas sólo en las proteínas.

Igual que también notareis, que acudiréis con más frecuencia de la habitual al baño. Empezareis a orinar mucho y es posible, que el color de la orina sea bastante más oscuro. Esto también es normal y es debido a todos los residuos que se van a ir desechando por las vías fisiológicas. Para medir el grado de la cetosis en el cuerpo, venden en las farmacias unas tiras que son reactivas a la orina. Lo que medirán es el grado de la cetosis y saber en qué grado estás. Otra opción es mediante una analítica de sangre, pero es más molesto y caro.

Una de las cosas que te irán animando mientras estés con este proceso de adelgazamiento es pesarte a diario. En este caso, te servirá para animarte porque a diario por poco que sea, perderás gramos. A la semana es posible que puedas perder tres kilos y en un mes, si no te saltas ni un solo día, puedes perder entre ocho y diez kilos. No es algo exacto porque hay personas que pierden las primeras semanas mucho peso de golpe y otras que van más lentas porque tienen mucha retención de líquidos, pero después, empiezan a perder esos kilos.

 

¿Te ha gustado?