Con la dieta Alea se puede conseguir perder entre tres y seis kilos en unas cuatro semanas. Es decir, en un mes y sin pasar hambre, puedes quitarte esos kilos de más o ese pequeño michelín. Influirá también lo que cada persona tenga que perder. Puesto que no lo es mismo una persona que tenga que perder treinta kilos que una que son diez o sólo son cinco. Por lo general, a la persona que más kilos le sobren, perderá más peso fácilmente al inicio de la dieta. Después, será una cosa progresiva.

Saber cómo hacer una dieta alea es fácil. Hay que tener en cuenta que no es una dieta absurda, no se pasa nada de hambre, se aprende a comer sano y sobre todo a tener en cuenta las raciones idóneas. Por lo general te podrás ir preparando un menú donde no te faltarán los platos que sean ligeritos, comerás un poco de todo, no es muy restrictiva y no promete ser una dieta milagrosa ni de poca duración. Tiene bastante sentido común.  Siempre que se empieza una dieta es importante planearse y hacerse un menú semanal. Si no semanal, si por días. Esto ayudará mucho a evitar tentaciones a no saber qué preparar, no tener los ingredientes necesarios para llevarlo a cabo…Ten en cuenta cuanto va a durar la dieta y cíñete al tiempo. Prepara semanalmente los menús, ten en cuenta una lista con los alimentos perecederos para comprar a diario o cada dos días y el resto, tenlo en la despensa y el congelador.

Al ser una dieta que lleva un cambio en los hábitos alimentarios, podrás comer de todo un poco e incluso variar muchísimo en los platos, porque apenas hay restricciones. Se pueden comer judías, lentejas, un plato de pasta, una paella, carne a la brasa, etc. Eso sí, los métodos de cocción son importantes. No se pueden utilizar los fritos, hay que usar como métodos de cocción la plancha, el horno, la brasa, papillote, hervido, etc. Todos los métodos mientras sean sanos y apenas se use aceite.

Como siempre decimos, antes de iniciar cualquier dieta, es aconsejable hacerse un chequeo médico para descartar cualquier carencia o enfermedad.

Instrucciones para hacer una dieta Alea

  1. Los alimentos que están permitidos y deberás comer mientras realices esta dieta son las verduras, la fruta, también podrás consumir lácteos, pasta, arroz, patatas, carnes, pescados y hasta embutidos! Como veis, no es restrictiva como algunas donde debes evitar las verduras y/o las frutas entre otros alimentos.
  2. Las raciones se deben hacer de la siguiente manera: se tiene que tener en cuenta, que las verduras hay que consumirlas dos veces al día.
  3. Las frutas hay que consumirlas tres veces al día.
  4. Los lácteos hay que comerlos entre dos y cuatros veces diariamente.
  5. Las patatas, la pasta y el arroz, se podrán comer como mucho, dos veces a la semana.
  6. Las legumbres, las carnes, los pescados… se pueden consumir, pero no más de tres veces a la semana.
  7. Los embutidos, se podrán consumir, pero sólo está permitido, una vez en toda la semana.
  8. Siempre hay que hacer un mínimo de cinco comidas al día que, si lo pensáis, son las comidas que deberían comerse siempre para llevar una buena alimentación. Son el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda y la cena.
  9. El desayuno debería estar bien organizado para que no falten nutrientes y no se pase hambre. De ser así, se irá arrastrando durante todo el día y sería mucho más fácil que se termine picoteando y saltándose la dieta. Eso sí, según vayan avanzando las comidas, la cantidad deberá ser más ligera y menos cuantiosa. Nos referimos, sobre todo, a la cena. Ésta siempre será la comida más ligera de todas, porque es la que cuesta más quemar, al después irte a dormir y no quemarlo.
  10. Cuando te vayas a servir los platos, ten en mente esto. Te será más sencillo saber qué alimentos incluir y cuando. Visualiza el plato en mitades. Una mitad que sean hortalizas o verduras. La otra mitad, serán cuartos y deberás incluir en esos cuartos (imaginarios): las proteínas y los hidratos de carbono. Siempre más verdura y hortalizas porque son saciantes, aportan muchos nutrientes y son menos calóricas.
  11. La gran ventaja de esta dieta frente a muchas otras es que la dieta Alea tiene una buena base nutricional. Aprendes a comer de manera sana y equilibrada. Es más, aprendes a saber comer. Qué alimentos te interesan, qué cantidades y cuáles no. Irás perdiendo kilos de manera continua, pero sin hacer locuras ni perdiendo muchos kilos de golpe. La idea de este plan es que una vez pierdas los kilos ya no los vuelvas a recuperar. Porque no son dieta milagros ni se te prohíbe consumir alimentos concretos. Comes de todo: ¡carnes, pescados, arroz, pasta, legumbres, lácteos…hasta embutidos!
  12. Como comes de todo un poco, no tendrás la sensación de agobio por comer los alimentos que se te prohíben y a la vez, algo muy importante que sí pasa con la mayoría de las dietas milagrosas (en las que pierdes mucho peso de golpe pero que también lo recuperas igual de rápido) no te sentirás agotado, cansado, sin energía, etc.
  13. Esto te vendrá bien para que también vayas haciendo algo de ejercicio. No hace falta que hagas kilómetros diarios, pero sí hay que ir haciendo ejercicio físico. Si no tienes una buena condición física puede bastarte con caminar a paso ligero. Media hora a diario caminando, para empezar, puede ser suficiente. Cuando te notes que cada vez lo llevas mejor y puedes ir haciendo hasta una hora andando, mejor. Y si puedes ir combinando un poco de ejercicio aeróbico con algo de pesas, ayudarás a acelerar el metabolismo e ir perdiendo más calorías cuando estés en reposo.
  14. No te olvides de hidratarte. Beber mínimo 1,5 litros de agua diario. No sólo para estar hidratado, sino que tiene efectos saciantes, pero también te ayudará a perder grasas por vías fisiológicas.
  15. Al ser una dieta que lleva un cambio en los hábitos alimentarios, podrás comer de todo un poco e incluso variar muchísimo en los platos, porque apenas hay restricciones. Se pueden comer judías, lentejas, un plato de pasta, una paella, carne a la brasa, etc. Eso sí, los métodos de cocción son importantes. No se pueden utilizar los fritos, hay que usar como métodos de cocción la plancha, el horno, la brasa, papillote, hervido, etc. Todos los métodos mientras sean sanos y apenas se use aceite.
  16. Ahora en verano es más fácil que vengan invitados a casa o salir de cena con los amigos, no debe ser un inconveniente para ti. Intenta siempre, pedir cosas sanas o variantes de platos que te gusten. Hay muchas opciones. Con las cenas, intenta que sean platos ligeros y frescos. Un gazpacho por ejemplo es muy buena opción, ensaladas, plato de frutas, salmorejo, ensaladas completas con semillas variadas, pescados variados, mariscos, etc.
  17. Para que no te entren ataques de ansiedad o de repente, recurras a comer lo primero que tengas a mano, lo importante es hacerte los menús diarios con tiempo. Tenlo todo preparado, algo que resulta muy útil es hacer la compra semanal e ir planeando los menús y guardando los ingredientes. Congélalos, déjalos preparados, etiquétalos… haz lo que te resulte más útil y cómodo, pero va muy bien para que llegado el día, sólo tengas que coger todo lo que tienes preparado y no caer en tentaciones.
  18. Prepárate snacks que sean sanos. Ten frutas preparadas para llevártelas al trabajo, a la escuela o a la playa. Prepárate helados totalmente naturales. Para ello, coge frutas, córtalas, licúalas y ponlo en moldes al congelador. Cuando quieras un helado, tendrás unos totalmente naturales y sanos.

¿Que necesitas para hacer una dieta Alea?

  • Proteínas tales como los pescados y las carnes.
  • Carbohidratos están permitidos (siempre que se sigan las normas): pasta, arroces, legumbres, etc.
  • Lácteos.
  • Frutas están permitidas.
  • Verduras.
  • Las especies y las hierbas aromáticas también están permitidas. De hecho, les dará mucho aroma y sabor a los platos y te darán mucho juego.
  • Bebe líquido. Tés, zumos, y agua que no te falte.
  • No te olvides de realizar ejercicio físico a diario o varias veces a la semana. Al principio, no te olvides de salir a caminar. Bastarán treinta minutos. Pero cuando vayas teniendo más fondo, empieza también con los ejercicios de pesas. Activarás el metabolismo.

Consejos para hacer una dieta Alea

No pongas excusas mientras realices la dieta Alea. Si por cualquier motivo, sientes la necesidad de picotear, no te mientas a ti mismo/a. Es un proceso normal, después de tener malos hábitos y empezar una dieta. Pero intenta comer cualquier cosa que sepas, que está permitido. Por ejemplo, prepárate una macedonia de frutas, bébete un té verde, come un yogurt, bebe agua, sal a caminar para airearte… y si no has podido evitar comer lo que sabes que no deberías, no te agobies ni tires ala toalla. Sigue adelante con la dieta alea, pero no lo dejes si quieres perder peso.

Hay una técnica muy buena que recomiendan siempre los nutricionistas y/o dietistas, para cuando tenemos un ataque de ansiedad o hambre en pleno proceso de dieta. Es el siguiente. Cuando tengáis un ataque de hambre y penséis o tengáis la necesidad de comer, pensad fríamente. ¿Te comerías una manzana (o algo sano) o sólo te apetece comer esa cosa en concreto (como una pizza, un dulce, chocolate, un helado, etc.)? No es una pregunta absurda, de hecho, se resolverá las dudas al instante. Si tu respuesta a los ataques de hambre es que sólo te apetece una cosa concreta (lo que te guste pero que generalmente no es sana) no tienes hambre, tienes ansiedad. Pero si tu respuesta era, que te apetecía comer lo que fuese, incluso una manzana o algo sano, es que de verdad tienes hambre.

 

¿Te ha gustado?