Si te estás planteando intentar perder peso en una semana porque tienes una celebración, quieres entrar en una prenda de ropa, quieres sentirte mejor, deshincharte un poco o empezar a cuidarte, no te asustes, porque es posible empezar a bajar de peso en sólo una semana.

La clave es empezar a estar concienciado/a de qué tienes que cambiar de hábitos. De nada te servirá estar cuidándote una semana o unas semanas, si después vas a volver a lo mismo. Lo sencillo es mentalizarse, poco a poco saber que se debe hacer y qué no se debe hacer.

Dejar de comer comida basura, comida llena de grasas, olvidarte de los precocinados, moverse un poco más, beber agua a diario, etc. Esos pequeños trucos que, de hacerlos, sólo en una semana tu cuerpo empezará a cambiar y verás resultados.

Instrucciones para bajar de peso en 1 semana

  1. Una de las cosas que deberás empezar a cambiar es la alimentación y el chip.
  2. Debes saber que no hay milagros ni tampoco trucos. Siempre la fórmula para bajar de peso es la misma: vas a tener que consumir menos calorías de las que gastas. Porque si no… no hay pérdida de peso. Esa es la verdadera táctica. Es decir, usar la lógica. Si consumes, por dar un ejemplo, más de mil calorías, pero sólo gastas unas quinientas… están sobrándote. Por tanto, si consumes mil, hay que quemar como poco, quinientas más. Ahí el cuerpo, empezará a quemar y por tanto, perderás peso y grasa.
  3. Haz a diario cinco comidas.
  4. No por perder peso en una semana vas a dejar de comer y comer poquísimo. Eso no solo terminará pasándote factura, tendrás hambre, conseguirás tener una retención de líquidos, el cuerpo no quemará y no rendirás igual. Por tanto, no olvides de hacer el desayuno, comer a media mañana, la comida, la merienda y la cena.
  5. Para que el cuerpo tenga energía de buena mañana, realiza desayunos donde puedas tener carbohidratos (que son imprescindibles para que el cuerpo tenga energía y rindas como es debido), proteínas, algo de fruta…
  6. Siempre se ha dicho eso de: desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo. En definitiva, a partir de la comida, que las siguientes comidas sean mucho más ligeras porque van a costar más perderse.
  7. Durante todo el día, empieza a beber líquido. Es agua es fundamental. No sólo es buena para la salud y aporta beneficios. Te ayudará a perder por vías fisiológicas las impurezas del cuerpo y desechar las grasas. También ayuda contra el estreñimiento y la retención de líquidos.
  8. Si te cuesta beber agua o te cansas por su sabor insípido, puedes optar por combinarlo con los tés. Son sanos, son aptos en las dietas y los hay con diferentes beneficios. Para la flora intestinal, para perder volumen, contra la retención de líquidos, para acelerar el metabolismo, con sabores, etc. Elige el que más te conviene y bébetelo durante el día.
  9. El mínimo que se recomienda al día de líquido, son un litro y medio y/o dos.
  10. Empieza a cambiar el método de cocción. Destierra desde ya los fritos, la comida basura, el echarle dos litros de aceite a todo, limita la sal (que favorece a la retención de líquidos y la celulitis), no consumas azúcar, ni bollería industrial, ni hidratos malos. Es decir, todo lo que esté ultra procesado.
  11. Empieza a preparar todos los platos al horno, a la plancha, al vapor, estofado, ahumado, a la parrilla, a la barbacoa, etc.
  12. Empieza a comer en todas las comidas, como acompañamiento siempre, verduras. Las verduras no solamente tienen vitaminas y son necesarias para que el metabolismo funcione correctamente, también son beneficiosas para perder peso y te saciarán. Elige las que más te gusten, combínalas, sazónalas, prepáralas de diferentes maneras, varia su método de cocción, etc.
  13. La fruta no debe asustarte y no. La fruta, no engorda. Obviamente, todo engorda. Y si te vas a comer un kilo de fruta al día pues engordarás (como es lógico). Pero por comerte en la merienda una manzana, una naranja, una tajada de melón o de sandía, cenar unas tajadas de sandía o un puñado de cerezas… eso no te va a engordar (que no te mientan) porque muchos/as son los que huyen de las frutas porque dicen que, a la tarde, engordan. Mentira.
  14. Si cada vez que vas a comprar sientes unas ganas tremendas de picotear o comer comida basura, sólo ve a comprar cuando hayas comido, con el estómago lleno. Y recuerda siempre esto: si tienes hambre de verdad, te comerás una manzana (por dar un ejemplo) pero si la manzana no te apetece, no es hambre. Sólo es un antojo o bien, ansiedad. No sucumbas. Llénate con agua, té, un café, un vaso de leche, una pieza de fruta, una ensalada, unos frutos secos, etc.
  15. Intenta tener en cuenta las raciones y mejor la carne por la mañana y el pescado, por la noche. Siempre acompáñalo de verduras.
  16. Obviamente, a todo lo ya mencionado que es alimentación, se le debe acompañar de algo que es, imprescindible. El ejercicio. Si no puedes ir a un gimnasio, no es excusa. En tu propia casa, realiza ejercicio. Y si no, haz labores y ejercicios que son totalmente gratuitos. Sal para caminar, pasea, corre, sube y baja escaleras (olvídate del ascensor), vete a descubrir rincones o pasea por el campo o la montaña si te gusta más o por la playa (que ejercitarás un montón las piernas, glúteos y hasta abdomen). Si haces a diario por poco que sea, una media hora de ejercicio o sales a caminar todos los días entre media hora y una hora, tu cuerpo irá acelerando el metabolismo, irá quemando más y, por tanto, perderás peso. Pero debes activar el cuerpo. Si estás todo el día sentado, no conseguirás nada.
  17. Añade a tu dieta la piña. Es sumamente diurética, te llenará el estómago, es saciante y puedes incluirla como tentempié, en el desayuno, en las cenas, comidas…
  18. Si las verduras son imprescindibles para perder peso no es menos importante las proteínas. Una dieta proteica se ha demostrado que es muy beneficiosa para perder rápidamente kilos o perder esos kilos de más que se te resisten. Cambiar las cenas por cenas donde haya proteínas te puede ayudar. Algunos ejemplos, claras de huevo, huevos, jamón cocido, pescado, carne blanca, etc.
  19. Si te cuesta evitar la tentación del picoteo, prepárate las comidas con tiempo. Planea el menú y elabóralo con tiempo y/o déjatelo preparado. Ten a mano siempre una botella de agua (que vaya contigo a todas partes) para llenarte de agua cuando tengas tentación de picotear o comer lo que no debes o bien, tés.

¿Que necesitas para bajar de peso en 1 semana?

  • Lee los truquillos y consejos que te damos.
  • Síguelo, pero no pongas excusas. Piensa que sólo te engañas a ti mismo/a.
  • Ten constancia, motivación y sé perseverante y no tires la toalla.

Consejos para bajar de peso en 1 semana

Eres tu mismo o tu misma, la única persona que sabe realmente lo que quiere luchar para conseguir llegar al peso deseado o sentirse mejor consigo mismo. Por tanto, note pongas excusas y no tires la toalla. Puedes conseguirlo, aunque los cambios nunca son sencillos. Cuesta cambiar de hábitos, pero si los haces poco a poco y te ciñes a ellos, lograrás conseguir tus objetivos y ser más feliz.

¿Te ha gustado?