Siempre que termina el verano, y antes de las navidades, ocurre lo mismo (igual que cuando pasen las navidades, antes del verano, etc.) entra el pánico por perder la barriga al darte cuenta de que ha empezado a crecer, se ha convertido en una tripa prominente, te aprietan las camisetas, no te abrocha el pantalón, empieza a salirte un michelín, etc.

Si de verdad quieres ponerte las pilas, cambiar de chip y adelgazar la tripa debes saber algo: por mucho que te mates a hacer abdominales, no vas a conseguir lucir una tripa plana. No insistas… porque no te valdrá de nada. Es vital que empieces a ser consciente de que es fundamental una buena alimentación. Si no aceptas eso, no te servirá de nada y te frustrarás.

Instrucciones para adelgazar la barriga

  1. Hay que saber qué es lo que estás haciendo mal. Y sólo tú, sabes la verdadera respuesta. Esto es más importante de lo que parece, porque si de verdad, estás cuidando tu alimentación y haces ejercicio, pero tienes un poco de barriga y no obtienes los resultados que buscas, es que hay “algo” que te está fallando. Revisa tus ejercicios, cambia de métodos (tal vez se haya acostumbrado tu cuerpo y necesite espabilar), la alimentación hay que variarla, cambiarla o mejorarla, etc.
  2. Pero si por el contrario (y es lo más frecuente) directamente te has hinchado a comer, no haces ejercicio, bebes alcohol, bebidas con gas, haces frituras en casa, comes grasas y todo lo que te apetece… es normal que tengas barriga. En estos casos, hay que hacer mucho y ponerse manos a la obra.
  3. Hay que pensar que, por genética, los hombres tienden a almacenar la grasa en la zona abdominal, de ahí que sean más propensos a tener barriga, igual que las mujeres lo son para tener cartucheras. Pero ojo, esto no es excusa…
  4. Hay que empezar a mirar la alimentación. Es vital y fundamental, que empieces a cambiar el método de cocción. Es decir, adiós a cocinar fritos y echarle tres litros de aceite, los rebozados, los empanados, los bocadillos grasientos, las patatas fritas, el chorizo, las bolsas de patatas, etc. Empezarás a comer de manera saludable (y sólo ya con esto, empezarás a notar cambios desde el primer mes). Empieza a cocinar al papillote, a la plancha, a la barbacoa, al horno, hazlo hervido, al vapor, etc. Tienes muchas opciones…pero no frito.
  5. Para ir dándole gusto a los platos tienes las opciones de añadirle siempre que quieras, todos los condimentos que te apetezcan. Las hierbas aromáticas dan muchísimo juego y son sanísimas. Por ejemplo: el romero, el perejil, la hierbabuena, la cebolla, el ajo, el tomillo, el comino, el azafrán, la pimienta negra, la pimienta blanca, la albahaca, etc. Hay infinidad de hierbas y de condimentos… elige las que más te gusten o combínalas para sacar nuevos sabores.
  6. La sal hace que retengas líquidos. Así que contrólala y puedes sustituirla por la sal rosa del Himalaya (más sana).
  7. Elimina el azúcar, que sólo aporta al final, grasas y coger kilos extras. Para endulzar sustitúyelo por la canela, la Stevia, la miel…
  8. Combina las proteínas con las verduras y que tampoco te falten carbohidratos. Pero que sean de calidad. El pan blanco no aporta demasiado… salvo engordar. El pan de centeno, el pan de trigo, los de masa madre están elaborados con ingredientes de calidad.
  9. Haz un buen desayuno por las mañanas para que no te falten ni energías ni vitaminas. E intenta cambiar de hábitos, para cenar temprano. Si no es el caso, de todos modos, que sea siempre ligero y sano. Pensad que las cenas son las comidas que no se queman prácticamente porque te vas a dormir. Por tanto, tened eso en cuenta cuando os de por cocinar.
  10. Aumentad la ingesta de líquidos. El agua es muy importante, no sólo para hidratarnos, sino para ayudarnos a perder la grasa por vías fisiológicas, eliminar toxinas, ayudará a saciaros y, por ende, no aumentareis el volumen de la barriga. Las bebidas azucaradas igual que el alcohol, son el enemigo declarado de la barriga… sólo aporta flacidez, celulitis, inflamación y todo es lo mismo a tener una barriga abultada y grande.
  11. Igual que el binomio es dieta (alimentación) y deporte, casi es más importante una buena alimentación que no sólo el deporte. Porque si se come mal, todo lo que no se debe, os matareis con los ejercicios y no consiguiereis nunca vuestro propósito.
  12. Ahora bien, si la alimentación va a ser sana, hay ejercicios que obviamente, si ayudan. Los ejercicios por ejemplo cardiovasculares os irán ayudando a perder el volumen de la tripa y deshacer la grasa. Elegid el que se adapte más a vosotros o a vuestro estado físico. El salir a caminar, trotar, salir de senderismo, correr, la natación, hacer bicicleta, el spinning, la cinta de correr, la bicicleta estática, subir y bajar escalones, saltar a la comba, saltar en un cajón, etc.
  13. Los deportes en general, los de equipo o no, también son bienvenidos, porque al final, todo lo que signifique moverse, es adecuado. Pero los hay más concretos que queman más grasas que otros que son ejercicios más concretos.
  14. Las abdominales son las más concretas, pero no significa que sean los únicos ejercicios que tenéis que hacer ni mataros a sesiones infinitas de abdominales para tener una tripa plana y con chocolatina. Para nada. Si las abdominales no es lo vuestro, podéis probar con otro muy efectivo, que es la tabla.
  15. Este ejercicio trabaja todo el cuerpo y va muy bien para perder barriga. Colócate de cara al suelo, ahora con los brazos, estíralos y colócate sobre ellos (como si quisieras hacer flexiones, pero sin flexionar los brazos), con la espalda totalmente recta para no dañar la columna. Y aguanta. Es muy cansado si no se tiene practica y en todo momento, deberás apretar la tripa (truco para trabajarla todavía más). De esta manera si puedes conseguir aguantar en esta posición un minuto y lo repites de tres a cuatro veces a diario, notarás al mes, cambios.
  16. Toma diuréticos. No hace falta que te alimentes de ellos, pero si que empieza a tomarlos y mételos a tu dieta para que el cuerpo empiece a expulsar toda la grasa, la retención de líquidos y el toxico que tenga. Hay que pensar que dieta y ejercicio localizado sólo para perder la barriga, no hay. Se irá perdiendo peso en general y grasa, en general. Por tanto, si hay barriga, se necesita deshinchar y para eso, hay que comer sano, comer mejor, beber más liquido y ayudarnos de diuréticos. No penséis en pastillas ni productos milagrosos (que no los hay), hay alimentos que ayudan mucho.
  17. La piña es una de las frutas más diuréticas. Tómalo en el desayuno, en las cenas, para merendar, con ensaladas, en zumo, en licuado, etc. Como más te guste. Prácticamente es todo agua y es muy diurético. Igual que otras frutas como es el melón y la sandía.
  18. También los tés de cola de caballo, los de abedul, diente de león, los de ortiga e hinojo. Son todos naturales, puedes preparártelo tu mismo/a en casa y sin azucares. Para las meriendas, a media mañana, acompañado del desayuno, en todas las cenas, etc.
  19. Introduce verduras como la cebolla que es muy diurética, la lechuga (aunque cuidado en las cenas porque hay personas que las hincha la tripa), opta en esos casos por la rúcula, la escarola, etc. El pepino, el calabacín, la berenjena… los caldos diuréticos que son a base de agua, cebolla, tomates, apio funcionan muy bien.

¿Que necesitas para adelgazar la barriga?

  • Calzado deportivo.
  • Ropa deportiva para realizar ejercicio.
  • Una esterilla para realizar las abdominales.
  • Agua para mantenerte hidratado.
  • Una alimentación sana.
  • Olvidarte de los precocinados, los azúcares, las grasas, la bollería industrial, el alcohol, las bebidas gaseosas y las frituras.
  • Comer sano y abusar de la fruta, agua, verduras, pescado, huevos, y una dieta balanceada.
  • Alimentos diuréticos que os ayuden a perder volumen y deshincharos.

Consejos para adelgazar la barriga

No hay una dieta específica que te haga perder la barriga y adelgazar. Cuando se pierde peso se hace de forma general. Por tanto, lo que es importante, es no desmotivarse y ser constantes. Comer sano, de una manera equilibrada, saber qué se puede comer, pero también lo que no se debe comer. Echar mano del agua y las bebidas que puedan ayudar a ser diuréticas y perder la grasa y el volumen del cuerpo. Las frutas, las verduras, las proteínas… y moverse.

Es imprescindible empezar a moverse para ir quemando calorías, empezar a dar avisos al cuerpo para que se ponga las pilas, quemar grasa, tonificar, sudar, etc. Si se va haciendo a diario todo esto, a los meses, notareis una gran diferencia. Eso sí, no esperéis perder la barriga en una semana haciendo dietas de locos o mataros a horas con los ejercicios. Porque sólo os servirá para caer enfermos/as o lesionaros. Si la bascula no baja, id tomándoos las medidas del cuerpo y cada semana o cada quince días, las comparáis. Veréis como sí, estáis adelgazando la barriga.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.