La piña es una fruta jugosa, dulce, nutritiva y asequible. Tradicionalmente se ha relacionado con la pérdida de peso y la desinflamación, incluyéndose en dietas para adelgazar. Sin embargo, debes saber que la piña por si sola no va a quemar la grasa de tu cuerpo. Más bien podemos decir que esta fruta tiene componentes que van a favorecer el proceso de desinflamación y pérdida de grasa.

En este artículo podrás descubrir la mejor manera de incluir piña en tu dieta para adelgazar de forma sana, segura y estable para tu cuerpo.

La dieta de la piña

Las famosas “dietas de la piña” no suelen recomendarse ya que pueden acelerar mucho la pérdida de peso, pero a costa de pasar hambre, ansiedad, cansancio y debilitamiento. Además, una vez que se consigue el objetivo y se regresa a la dieta habitual, es posible volver ganar el peso perdido rápidamente (e incluso engordar más).

Esto ocurre porque normalmente las dietas de la piña son muy bajas en calorías. El cuerpo comienza a percibir que está en un ambiente donde el alimento es escaso y su reacción es gastar menos energía y enlentecer el metabolismo. Por eso, a veces en las dietas restrictivas sentimos que adelgazamos al principio y luego nos “estancamos”. Además, cuando volvemos a comer nuestras calorías de siempre, el cuerpo guarda ese alimento en forma de grasa (sobre todo abdominal) para poder disponer rápido de ella en la próxima “época de escasez”.

La piña puede ser una gran aliada para adelgazar si sabes cómo consumirla. Si quieres perder peso de manera saludable y sin recuperarlo rápidamente (efecto yo-yo) debes acompañar ingesta de piña con otros hábitos saludables. Por ejemplo: reducir las harinas refinadas, la comida rápida, el azúcar, los refrescos, beber más agua y mantenerte activo.

Propiedades de la piña que ayudan a adelgazar

Para aprovechar al máximo los beneficios de la piña es fundamental que la consumas al natural, evitando comprarla en almíbar o con azúcar añadido. El azúcar es el mayor enemigo de la pérdida de peso, además de ser muy perjudicial para la salud. Ya la fruta tiene un dulzor natural delicioso, ¡no necesita más azúcar!

Por otro lado, para que la piña sea más saciante y aportemos fibra a nuestro cuerpo se recomienda comerla entera. Evita los purés y zumos, ya que rompen la fibra de la fruta. Además, si son comprados en supermercados o industriales suelen llevar azúcar añadida y conservantes.

Vitamina C

La piña contiene vitamina C, una sustancia beneficiosa para nuestro cuerpo por sus propiedades antioxidantes, anti-inflamatorias y reforzantes del sistema inmunológico. Por eso nos ayuda a curarnos de resfriados, gripes e infecciones.

Por otro lado, la vitamina C ayuda a adelgazar ya que es soluble en agua. Es decir, no se acumula en el organismo. Se ha demostrado que una mayor cantidad de vitamina C en la sangre está asociada con mayor capacidad para utilizar la grasa como combustible. Además, cantidades bajas de vitamina C en el torrente sanguíneo se relacionan con mayor acumulación de grasa corporal.

La piña es una fuente importante de vitamina C, ya que posee unos 79 miligramos por taza. Para que te hagas una idea, la dosis diaria recomendada de vitamina C es de 75 miligramos al día para las mujeres y 90 para los hombres. Por eso, tomando sólo una taza de piña al día ya podrás beneficiarte de las propiedades de la vitamina C.

Vitamina B1

También llamada tiamina, es un nutriente fundamental tanto para la salud como para la pérdida de peso. Una de sus funciones es transformar en energía la grasa acumulada, los hidratos de carbono y proteínas. Recuerda que, si no utilizas la energía producida va a seguir almacenándose como grasa en el cuerpo. Por eso, combina la ingesta de piña con un poco de ejercicio para que sea mucho más rápida y efectiva la pérdida de peso.

La vitamina b1 de la piña también contribuye a mantener un adecuado tono muscular, metabolismo y digestión.

Bromelina

La piña posee una importante enzima llamada bromelina, sobre todo en su tronco. Este componente facilita la descomposición de proteína y favorece la digestión. También destaca por sus propiedades antinflamatorias. Muchas veces podemos ganar peso no porque tengamos grasa acumulada, sino hinchazón. La bromelina además de aliviar la inflamación del sistema digestivo, reduce cualquier hinchazón del cuerpo (irritación de garganta, sinusitis, artritis, moretones, la producida por lesiones o cirugías, etc.)

Manganeso

Una taza de piña contiene unos 2 miligramos de manganeso, que es prácticamente la cantidad diaria recomendada. El manganeso sirve para metabolizar las grasas y los hidratos de carbono y convertirlas en energía. Es esencial para la salud de los huesos y tejidos conectivos, y su deficiencia aumenta la probabilidad de sufrir osteoporosis, diabetes, artritis e incluso epilepsia.

Fibra

Casi toda la fibra de la piña es insoluble. Es decir, no se disuelve en el intestino y por tanto éste la desecha. Si se quiere adelgazar, la fibra es esencial ya que ayuda a eliminar residuos del cuerpo de forma más regular. La fibra de la piña también hace que nos sintamos más saciados.

Calorías de la piña

La piña es un perfecto snack o postre bajo en calorías. Se compone en un 86% de agua y 13% de carbohidratos y no contiene grasa ni proteína. Una taza de piña tiene, aproximadamente, unas 83 calorías.  Además, la piña posee un índice glucémico medio-bajo (entre 45 y 65), lo que significa que no perjudica significativamente los niveles de azúcar en sangre. Esto es importante, ya que consumir alimentos de índice glucémico elevado nos hace engordar. Esto a su vez empeora nuestra salud aumentando el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Consejos para adelgazar con piña

  • Sustituye tus snacks, dulces y postres por piña. Cada vez que tengas ganas de dulce, en vez de tomar alimentos grasos, procesados, con harinas refinadas o mucha azúcar; come piña u otras frutas.
  • No olvides que no existe un alimento mágico que te haga adelgazar. El exceso de piña también podría hacerte engordar si durante el día comes más calorías de las que gastas.
  • Cambia los refrescos por jugos de piña caseros sin azúcar añadida. Aunque lo ideal es comer la piña entera, es preferible que tomes un zumo de piña natural antes que gaseosas o zumos industriales.

Combina el consumo de piña con otros cambios en tu vida para adelgazar más rápido. Muévete más (haz ejercicio, camina, organiza la casa, evita permanecer mucho tiempo sentado…) Prueba también a reducir el consumo de grasas perjudiciales, harinas, azúcar y comida rápida. Por otro lado, incluye una fuente de proteína en todas tus comidas, y come más verduras y legumbres. Y recuerda, ¡come saludable pero mantente saciado!

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.