En cuanto se piensa en las palabras “dieta”, “adelgazar”, “perder peso”, enseguida te viene a la cabeza lo mismo.

Dietas estrictas, comida sosísima, poca cantidad, restricciones, pasar hambre, aburrirte de comer siempre lo mismo… y ese es uno de los grandes problemas que se tienen habitualmente y el culpable de que muchos y muchas ni empiecen o lo dejen enseguida.

¡Craso error! Este error tan frecuente es sólo una mala costumbre que nos han inculcado en la sociedad. Porque hacer dieta o querer adelgazar no tiene ni que ser aburrido ni ser sinónimo de pasar hambre.

¿No lo crees? Pues amigos, desde doncomos.com os vamos a contar que sí es posible. Qué alimentos se pueden comer, que cantidades y cómo conseguir adelgazar comiendo.

Instrucciones para adelgazar comiendo

  1. El truco principal y lo que debes saber antes de empezar, es que adelgazar no es pasar hambre. De hecho, es uno de los mayores problemas y el gran fallo que se comete. Si pasas hambre y no comes, el cuerpo que es muy sabio tiene memoria. Y ¿qué pasa entonces? Que el cuerpo empieza a no quemar calorías. En su lugar empieza a retener líquido y a quemar o a “comer” para funcionar, tirando de tu propia energía. Es decir, que, por ese motivo, si no comes, no rindes.
  2. Seguro que en alguna ocasión has hecho dieta y has pasado hambre. Y no sólo eso… te has sentido apático, desganado, muy cansado, no tenías ganas de hacer nada, estabas irritado/a, tenías sueño… todo esto, es porque te faltaba energía, te faltaban vitaminas imprescindibles para rendir en tu día a día. Se acabó, no te juegues la salud.
  3. Antes de todo y como te decíamos, empieza a tener conciencia de los hábitos que debes cambiar y de los que debes adquirir. Tienes que ser sensato/a. Asume qué quieres hacer y que empezar a adelgazar es un compromiso que debes adquirir contigo mismo/a. Si no estás preparado, sólo conseguirás poner excusas pero que realmente no te llevarán a ninguna parte. Por tanto, plántate. Asúmelo y ve a por los logros.
  4. Ahora debes mirar bien tu despensa y la nevera. Incluso no hagas trampa, ese armario en el que guardas los caprichos, los chocolates, galletas, gominolas, patatas fritas… todo esto debe desaparecer. Si lo tienes ahí guardado en algún momento te dará por picotear.
  5. El alcohol. El alcohol no aporta absolutamente nada bueno para tu salud. Además, son un montón de calorías que se van sumando, vas cogiendo kilos, te deshidrata, te engancha… fuera. En su lugar, cómprate agua. Sin gas. El gas también hincha y no te interesa eso. Elimina las bebidas con gas y azucaradas. En su lugar como decimos, agua.
  6. También puedes comprarte zumos y verduras para prepararte tú mismo licuados y zumos. Podrás ir experimentando con los sabores y las mezclas a parte de aportarte un montón de vitaminas, te deshincharás, perderás peso, te hinchará el estomago y te quitará el hambre.
  7. El té. Los tés son buenos para la salud. Si eres adicta al café, no es tampoco necesario que renuncies a él. Pero en vez de abusar continuamente de esta bebida, tomate un máximo de 2 tazas al día. Y por supuesto, evita y elimina el azúcar. Eso sí, no tienes porque renunciar al dulce. Añádele sacarina o sacarosa. El té verde ayuda mucho para adelgazar. Por ejemplo, entre otras cosas, llena el estómago, es sano, no tiene calorías, te ayudará a eliminar las toxinas por vías fisiológicas, eliminará la retención de líquidos, el volumen, grasas…
  8. El pescado. Para adelgazar comiendo tienes que comer de manera saludable y nada más sano y con más vitaminas que el pescado. Eso sí, pescado que aporte. Que tenga grasas sanas, yodo y proteínas. El pescado más indicado por sus grasas saludables está el salmón como el rey. Pero también otros como la caballa, los boquerones, las sardinas, la trucha, el arenque y el atún. El atún igual que el salmón, son imprescindibles en épocas de adelgazamientos. Porque pueden saciarte mucho pero no tienen apenas calorías. Eso sí, hay que cocinarlo de manera correcta. Nunca lo hagas frito. Siempre hervido, al horno, a la plancha, a la barbacoa, al papillote, cocido, etc.
  9. Las legumbres. Qué rico está un buen plato de lentejas o de judías, ¿verdad?, ¿Y cuantos de vosotros lo coméis para adelgazar? Seguro que pocos o ninguno. Mal. Muy mal… las legumbres sí ayudan a la pérdida del peso. Y no sólo se pueden comer, sino que son imprescindibles.
  10. Las legumbres contienen proteínas y fibra. La fibra ayuda a regular el tránsito intestinal así que será muy beneficioso si tenéis problemas para ir al baño como un reloj y os ayudará a perder volumen en el abdomen y os deshinchará.
  11. Podéis comer un plato de lentejas con un poco de carne, chorizo o patata (siempre que se compense con ejercicio pre o post a la comida), pero si eso lo cambiáis, por ejemplo, por unas lentejas hechas con verduras os olvidareis de pillar ningún kilo. Buenísimas, saciantes, os llenará el estómago, comeréis plato de cuchara y encima, sano. En general, podéis comer cualquier legumbre: lentejas, judías, garbanzos… echadle imaginación. Una ensalada de judías, una ensalada de lentejas, garbanzos con tomate, carne con guarnición de garbanzos, hummus de garbanzo, hummus de lentejas, etc.
  12. Las verduras siempre son un aliado en nuestros platos. Pero al final si siempre cocinas y comes lechuga y ensaladas, acabarás por aburrirte y aborrecerla. Ideas: la verdura adecuada son las de hojas verdes. La lechuga, las espinacas, la col, el brócoli, las acelgas, el pepino, los pimientos, alcachofas, apio, judías, etc. Piensa en las verduras que sean verdes. Todas esas son las más recomendadas (aunque lo son todas) pero puedes abusar más de estas. Además, las verduras contienen fibras y son saciantes. El truco es utilizarlas como guarnición. Puedes doblar la cantidad y así comes, te llenas, pero consumes menos calorías.
  13. Los frutos secos. ¿Quién decía que era aburrido comer sano? Olvídate de esa bolsa de patatas fritas que te comías para matar el gusanillo o la cervecita bien fría o la bolsa de chocolatinas porque te entraba antojo. En su lugar, puedes comerte frutos secos. Con la diferencia de que comiendo frutos secos no te entrará hambre a la media hora (como si ocurre con la comida basura), te aportará vitaminas y son súper buenas como grasas saludables. Eso sí, no todas valen. Las almendras, por ejemplo, las sanas son crudas y/o tostadas, pero sin sal ni azúcares. Todos son válidos: cacahuetes, almendras, nueces, pistachos, etc.
  14. Cremas naturales y buenísimas. Puedes prepararte tu propia crema de cacahuete o de almendras totalmente natural y sin añadir calorías. Esto sirve para picotear cuando te entre el antojo, pero sin echar mano de la nocilla o chocolates llenos de azúcar. Te contamos cómo prepararlo: Coge los frutos secos que más te gusten y tritúralos bien. Para que se haga una masa homogénea y puedas untarla tendrás que batirla un buen rato. Irás viendo la consistencia tu mismo/a. Según cómo más te guste, así lo dejas. Si quedara muy seca, puedes añadirle un pelín de agua. Y sigue moviendo un poco. Un truco que está buenísimo.
  15. La fruta es otro gran aliado. Que no te engañen con tonterías de que comer fruta engorda, que comer fruta a X hora del día engorda, que esto lo otro… nada. La fruta es sana y tiene más o menos beneficios según la fruta. Lo único que sí es verdad, es que, si la fruta se convierte en zumo, pierde algunas de sus vitaminas. Es mejor comérsela como fruta que como bebida. Pero aún así, es totalmente recomendable. Otras como el plátano, es súper recomendable para después del ejercicio físico, ya que tiene potasio y evita posibles calambres. La piña y el kiwi son muy diuréticos y la piña elimina mucho volumen.

¿Que necesitas para adelgazar comiendo?

  • Comer de todo en cantidades adecuadas.
  • No te olvides comer carne y pescado.
  • Legumbres.
  • Fruta. Preferible la pieza entera que en zumo.
  • Agua.
  • Olvídate del alcohol.
  • Evita cocinar con fritanga, los embutidos, los azúcares y las grasas.
  • Abusa de métodos de cocción tales como: vapor, papillote, horneado, plancha, barbacoa, cocido, etc.

Consejos para adelgazar comiendo

Como habéis podido ver, claro que se puede adelgazar comiendo. De hecho, cuanto más se coma (siempre que sea de manera sana) y se haga deporte, el cuerpo irá quemando más calorías y, por tanto, adelgazarás con más facilidad. De hecho, si puedes acelerar tu metabolismo, mejor. Si has hecho antes muchas dietas o has tenido muchos efectos yoyó, el cuerpo se habrá estancado y te costará bastante más perder kilos. Para poner a tu cuerpo en alerta y que se ponga las pilas, un truco es cambiarle el chip. Empieza a prepararte los platos o una pieza de fruta y ve comiendo cada tres o cuatro horas.

Esto hará que el metabolismo se ponga las pilas y vaya quemando la grasa para convertirla en energía y tu por tu parte, ni sientas la sensación de hambre, ni te sientas cansado, fatigado, triste… es comer más pero mejor.

¿Te ha gustado?