A la hora de perder peso y ponerse en forma o adelgazar (como lo queráis llamar o lo que queráis obtener) no siempre hace falta empezar a correr, matarse a horas de gimnasio… porque, aunque no viene mal ponerse las pilas y las necesidades de cada uno/a no son siempre las mismas, bien es cierto, que cuando no se tiene un buen fondo físico y/o sobran muchos, muchísimos kilos, empezar a correr, dar saltos, hacer demasiado ejercicio físico, sólo aumentará las posibilidades de que terminéis lesionándoos. Empezareis a sentiros cansados, tal vez, ni lleguéis al mes siguiendo el ejercicio físico, tendréis más posibilidades de tener torceduras, roturas de ligamentos, dolores musculares… todo hay que hacerlo con lógica. No pretendáis hacer de repente, lo que no habéis sido capaces de hacer durante meses o incluso, años.

Aun así y dicho esto, no hay que cundir el pánico. Obviamente, se puede perder peso (y es recomendable) realizando ejercicios mucho más suaves e ir aumentando el tiempo, según veáis que vuestras capacidades van a más. Se puede adelgazar caminando y no sufriréis problemas de rodillas, ni de tobillos ni dolores musculares importantes. Y sí, repetimos, se puede y, de hecho, se ha comprobado, que se pierde peso.

Instrucciones para adelgazar caminando

  1. Para perder peso, es suficiente con empezar a salir a caminar cada día. Teniendo en cuenta dónde y cuanto tiempo se dedique a caminar, será la clave para no lesionarse, teniendo en cuenta, el estado físico de cada uno/a.
  2. Hay una norma que dice, que, para adelgazar con sólo salir a caminar, hay que hacer un mínimo de pasos diarios. ¿Cuántos están recomendados? Según se dice, basta con hacer un total de diez mil pasos diarios para que empiece a sumar y ayude al metabolismo.
  3. Si haces menos pasos no es malo, por supuesto que no, porque todo ayuda. De hecho, si nunca has hecho ejercicio o no te mueves desde hace mucho tiempo y tienes mucho sobrepeso, no te pongas metas que no puedas alcanzar en poco tiempo. Mejor siempre, ir poco a poco. Cuando veas que puedes llegar a unos cinco mil pasos, entonces súbete el escalón y ve a por los ocho mil. Y cuando ya veas que llegas sin problemas, ve más allá y a por los diez mil pasos. Obviamente, si haces más de los diez mil, mejor que mejor. Eso es orientativo y los diez mil están indicadas para empezar a perder peso a partir de este número. Todo lo que sea más, mucho mejor. Siempre y cuando, se combine con una alimentación controlada, se cuide y se tengan ciertas cosas en cuenta para no engordar.
  4. Por lo general, como dicen los expertos, unos diez mil pasos dependerán de cada persona y el motivo es claro. Depende de las pisadas de cada persona. No será lo mismo uno que las hagas más grandes a otra persona que haga las calzadas más pequeñas.
  5. Si hacéis a diario un mínimo de unos diez mil pasos puede traducirse en unos ocho o diez kilómetros. Que no está nada mal.
  6. Si puedes llegar sin problemas a estos pasos diarios como mínimo, e incluso puedes hacer mucho más, mejor. Piensa que adelgazarás, porque cualquier ejercicio o cualquier actividad que requiera de movimiento, te estará haciendo que te muevas y gastarás calorías.
  7. Haciendo un resumen y dejando las cosas claras. ¿Caminando se pierde peso? Sí. Pero con matices.
  8. Caminar por sí solo, ayuda, pero no consigue que pierdas peso y bajes número en la báscula. Perderás grasa magra, es decir, ópticamente a nivel físico, mejorarás. Pensad, que caminando mueves las piernas, los pies, los brazos, la tripa, etc. ¡Mueves todo el cuerpo! Pero también es verdad que al sudar lo que eliminas es agua. Y ya se sabe, que lo que se pierde de agua, al beber agua e hidratarte, lo recuperas.
  9. Al perder agua, favorece también la mejora en la retención de líquidos y el volumen. Notarás una mejoría en el volumen corporal, te sentirás menos hinchado/a, sentirás menos sensación de pesadez en los pies y las piernas y seguramente, combinado con una buena dieta y cuidándote un poco, notarás también que, si antes te apretaba un poco el pantalón, ahora ya no.
  10. Los días que se recomiendan para empezar a notar los efectos de salir a andar están recomendados entre un mínimo de unos tres o cuatros días. Si se puede o se quiere salir cada día, mejor. Pero tampoco es bueno el sobreesfuerzo. Por ello, un día a la semana (el que mejor te venga), resérvatelo para descansar y que los músculos, los tendones y el cuerpo en general, reposen.
  11. Siempre que te sea posible y empieces a notar que tienes una mejor y mayor resistencia física (o en el caso de ya tenerla) siempre es conveniente hacer una combinación de varios días salir a caminar y combinarlo con ejercicios de fuerza. O los haces que sean concretos o bien, puedes intentar combinarlos mientras sales a caminar. Es decir, hay opciones. Puedes comprarte unas mancuernas o pesas para los tobillos y cuando salgas a caminar, colócatelas. Estarás haciendo cardio al caminar, estarás activando el metabolismo y a la vez, estarás haciendo ejercicios de fuerza.
  12. A la hora que decidas qué lugares son los más adecuados para salir a caminar, de antemano si puedes, hazlo donde sea. La cuestión es moverse. Pero si quieres obtener resultados y buscas objetivos concretos, debes saber, que no es lo mismo salir a caminar por la arena de la playa, que hacerlo en la orilla del mar (con el agua en los tobillos) que, en la montaña, por cuestas, sobre el asfalto o en pista. Hay diferencias y todo depende del terreno por su dureza.
  13. Si decides salir a caminar por la arena de la playa, notarás que todo el cuerpo trabaja. Siempre mantén la espalda recta, no la curves porque te podrías lesionar. Manteniéndote recto/a y apretando la tripa, estarás endureciéndola y trabajarás muchísimo las piernas, los gemelos, fortalecerás los tobillos, las piernas, los abductores… requiera cierta fuerza en las piernas, cansa bastante (dependiendo del estado físico de la persona), pero si has padecido lesiones o te sobran muchísimos kilos, con sólo entre diez y treinta minutos de paseo/caminar, es más que suficiente al principio. Si empiezas apretando mucho la máquina es posible que termines lesionándote.
  14. Según los expertos, hay un truco para intentar evitar las lesiones lo máximo posible, por ello recomiendan que al caminar por la playa se intente combinar la arena seca, con la arena húmeda y después combinarlo con el asfalto. Es decir, sería idóneo combinar la arena de la playa seca unos quince minutos y seguir por la arena húmeda unos vente o media hora. Para salir de la arena y no forzar el cuerpo y seguir treinta minutos en asfalto o hierba.
  15. Otro truco para caminar utilizando todo el pie y que éste se beneficie de las pisadas y se vaya fortaleciendo (junto con el tobillo, los tendones, los ligamentos, etc.) es caminar descalzo, sin deportivas. Pero si no estás acostumbrado, no lo hagas más de diez minutos sin calzado.
  16. Utilizar los brazos para caminar, balanceándolos, ayudará que éstos en medida de los posible también se muevan y contribuya a mejorar su estado. Pero, además, al balancearnos, se activará el metabolismo más y se caminará más rápido o con zancadas mayores.
  17. El calzado, salvo que decidas salir a caminar por el monte o piedras… no debería ser especial. Con unas deportivas que te recojan y sujeten bien el pie para no sufrir torceduras, es más que suficiente. Pero en lugares más rudos, es conveniente utilizar la que llaman de tracking o senderismo (que son más duras, altas y robustas).
  18. La ropa debe ser cómoda. Intenta ir cómodo/a, no olvides si sales de día o de tarde, la gorra. El sol es puñetero y traicionero y puedes coger una insolación, dolores de cabeza, mareos… no la olvides.
  19. Una buena hidratación es imprescindible. Llévate siempre agua o un isotónico. Te irá manteniendo bien hidratado.
  20. Cuando vayas caminando es muy importante la respiración. Si empiezas a respirar mal, te cansarás antes e incluso es posible, que te aparezca el fatídico flato. La respiración es vital en todos los ejercicios porque mediante a ella, se transporta el oxígeno. Como irás cansándote, lo idóneo es que siempre, respires haciendo las inspiraciones profundas (por la nariz) no respires por la boca porque te entrará flato. Y cuando hagas las respiraciones (exhales el aire), hazlo con la boca. Siempre de manera profunda.

 

 

¿Que necesitas para adelgazar caminando?

  • Unas deportivas para salir a caminar.
  • Unas deportivas robustas y con tobillera si sales a caminar por la montaña o zona con piedras.
  • Ropa cómoda.

Consejos para adelgazar caminando

Cuando empieces a salir a caminar no olvides ir bien hidratado, si sales a caminar de día protégete la cabeza y si sales de noche, no olvides llevar ropa y accesorios reflectarios (aparte de una luz) para evitar accidentes.

El calzado es muy importante para evitar lesiones y no olvides una respiración profunda y adecuada. Evitarás sentirte mareado, muy cansado o con flato.

¿Te ha gustado?