Mucha gente que necesita perder peso y ponerse en forma, decide hacerlo, empezando a caminar. Ojo, hay gente a favor, pero también hay muchos detractores… En el fondo, caminar, no es más que otro modo de tener una vida saludable y hacer en mayor o menor medida, ejercicio.

Hay que tener también en cuenta, que hay que tener en cuenta que no todo el mundo pierde lo mismo haciendo solamente ejercicio andando.

Siempre dependerá otros factores, tales como la forma física de la persona, su metabolismo, el peso en el que esté, etc. Un cuerpo puede tener un metabolismo rápido y empezar rápidamente a perder peso con una dieta equilibrada y caminando a diario. Y otra, haciendo exactamente lo mismo, no perder nada…

Instrucciones para adelgazar andando

  1. No hay que confundirse con andar y correr. Una cosa es el llamado “running” que tanto furor hace desde hace un tiempo (que es lo mismo que decir, correr) y otra bien diferente, es ir andando.
  2. Entre las grandes diferencias, aparte de por el ritmo, es la condición física y lo más importante, las consecuencias entre unos y otros. Muchos médicos, según tu condición física, te desaconsejará salir a correr para ponerte en forma. Pero si te aconsejará, salir a caminar para ir perdiendo peso.
  3. Por ejemplo, si has sufrido lesiones o tienes dolencias, el caminar te puede incluso aliviar, pero correr, sólo hará que empeore tus dolencias porque el cuerpo sufre un gran impacto.
  4. También hay que tener en cuenta otros factores. ¿Se puede perder peso sólo andando? Muchos son los detractores que os dirán que no. Que salir a caminar es una bobería y no se pierde nada… mentira. Pero claro, si lo que quieres es adelgazar, no cualquier paseo sirve.
  5. Hay que tener clarísimo que, si tu objetivo es adelgazar, tendrás que caminar a un paso un poco rápido. No te servirá el típico paseo para contemplar el paisaje… si no sabes cómo debería ser la intensidad o velocidad, haz lo siguiente. Cuando vayas a salir a andar, empieza el paso como si tuvieras prisa y llegaras tarde. Ese paso rápido, es el que te ayudará a ir quemando calorías.
  6. Tampoco te servirá salir a caminar sólo diez minutos… hay que ser realistas. Por tanto, aunque el tiempo tampoco determinará que pierdas más o menos peso y quemas más calorías, si que te ayudará. El tiempo como mínimo debería ser de media hora o una hora. Luego, tienes que ser consiente que para que tu cuerpo empiece a ponerse las pilas y comience a quemar grasa, tendrás que convertirlo en un hábito. Por lo menos, sal a andar cuatro veces por semana, pero si puedes hacerlo a diario, será mucho mejor.
  7. Los pasos que vayas a caminar también determinarán bastante si vas a conseguir objetivos. Me explico. Según muchos estudios (aunque no se ponen de acuerdo) se ha determinado, que el mínimo de pasos para empezar a cuidarse y bajar unos kilos es de diez mil pasos.
  8. ¿Cómo se cuenta esto? Lo más fiable, es tener un reloj que te cuente los pasos o algún dispositivo de cuantos pasos. También hay otras opciones, como saber que diez mil pasos, equivalen a unos diez kilómetros. Pero tampoco es fiable del todo… por tanto, mejor llevar cada uno/a su propio dispositivo o si se puede tener un reloj que cuente los pasos y la frecuencia cardíaca, mejor. Porque al medir tus progresos, te indicará de manera factible, los pasos, las calorías que has quemado y la intensidad.
  9. Perder peso caminando puede hacer (si te sobran muchos kilos) que incluso en una sola sesión al pesarte, te lleves la grata sorpresa de que has perdido un kilo o hasta dos. Pero cuidado, esto no es real… habrás perdido líquidos. Eso sí. Pero los líquidos que se pierden se tienen que volver a recuperar. Al beber agua, recuperarás todo lo que hayas perdido.
  10. Hay que hacer una combinación para perder realmente grasa y kilos. No hay secretos… la combinación perfecta es llevar una dieta sin fritos (cambia la manera de cocinar), bebe mucha agua, come pescado, frutas, frutos secos, verduras, carnes, etc. Deja el azúcar, la bollería y los embutidos. Sólo con hacer esto, te sorprenderá los beneficios que vas a tener al cabo de un mes.
  11. Tomate el salir a andar (a paso rápido) como un hábito. Si no tienes ninguna condición física, no empieces a darle mucha caña con muchos kilómetros. Es mejor salir cada día, poco a poco, y según tu cuerpo pueda asimilarlo bien, ve añadiéndole kilómetros.
  12. El tipo de pavimento para caminar es también sumamente importante. Cuidado. No es lo mismo salir a caminar por un suelo asfaltado, que por uno con hierba o un pavimento de arena (como puede ser la playa). En un pavimento de asfalto (cualquier calle), puedes hacer media hora o una hora diaria para ir empezando. Si decides probar otros métodos y salir andando por montañas (cuidado con los desniveles, tierras, piedras, etc.) también puedes estar el mismo tiempo, pero si decides salir a caminar por la playa ojo. No hagas una hora ni siquiera, media hora. Realmente, con sólo diez o quince minutos, será suficiente.
  13. Hay que pensar que, en la playa, con la arena o bien en la zona de la orilla, el cuerpo trabaja muchísimo más. Si piensas en la arena, estarás trabajando todo el grupo muscular. Desde el abdomen (si vas bien recto/a), las piernas, los gemelos, pies, etc. Si decides de entrada, sin forma física o con un gran sobrepeso, caminar durante horas por la playa, puedes acabar por lesionarte. Los músculos trabajarán más de la cuenta y puedes llevarte un buen dolor de músculo o articulaciones.
  14. Si prefieres caminar, aun así, por la playa, porque te encanta el lugar (o motivos que sean), intenta empezar caminando por la zona de la orilla. En la arena no te pases de los diez minutos, pero por la orilla, al tener la superficie más dura, trabajarás menos las piernas y los pies y evitarás las lesiones. Incluso un truco. Si tienes las piernas hinchadas, los tobillos, retención de líquidos o bien has sufrido lesiones anteriores, va realmente bien, caminar por la orilla con el agua dándote en los pies. Ve por donde esté el agua (con cubrirte los pies unos centímetros es suficiente) y ve caminando así media hora. Te aseguramos, que notarás los beneficios.

¿Que necesitas para adelgazar andando?

  • Calzado adecuado para salir a caminar. Unas bambas que te sujeten el pie.
  • Una botella de agua para hidratarte.
  • Si puedes llevar un cuenta pasos o un reloj que te cuente los pasos y las calorías, mejor.
  • Llevar una alimentación sana.

Consejos para adelgazar andando

Aunque haya detractores que vayan a decir que sólo con caminar no perderás peso, no hagas caso. Todo lo que sea moverse, activarte, acelerar el metabolismo… todo ayuda.

Por si solo, sólo caminando, no perderás peso. Pero si lo combinas con una alimentación equilibrada, dejas los excesos, cambias el alcohol o bebidas gaseosas por agua, vas caminando a paso rápido, lo haces a diario o un mínimo de cuatro veces por semana y lo combinas, además, con algún ejercicio de fuerza (por ejemplo, usando mancuernas), notarás el cambio, de verdad. Date un mes para comprobarlo. Antes de empezar, tómate las medidas de tu cuerpo y finalizado el mes, vuélvete a medir. Compáralo, seguro que te llevas una sorpresa.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.