Hay quienes hacen dieta para perder peso, quienes quieres verse mejor o porque por problemas de salud les es indispensable dejar de comer ciertos alimentos y basar su alimentación en otros productos. Sin embargo, los deportistas llevan dietas pero por otro motivo.

Lo primero de todo, decir que una dieta es todo aquello que consumimos, es decir, la persona que solamente se alimenta de comida basura, también está haciendo una dieta, calórica y con mucha grasa y colesterol, pero dieta al fin y al cabo porque es lo que ingiere. Dicho esto, una dieta no tiene porqué ser para perder peso, sino porque es lo que comemos. Sin embargo los deportistas suelen llevar dietas muy cuidadas para seguir musculándose y para mantenerse en forma.

Es lógico que después de las horas que pasan haciendo deporte, su alimentación no sea igual que la de aquellos que se mueven bastante poco. Por esto mismo y si eres deportista, aquí vas a encontrar algunas dietas para deportistas para que cuides tu alimentación tanto como cuidas tu cuerpo y que ambas se complementen para que tus resultados sean mejores.

Instrucciones

1. Mucha agua. Un deportista tiene que beber mucho más líquido que el de una persona que no hace ejercicio. El agua es importante para hidratar nuestro cuerpo, además nos ayuda a eliminar toxinas y nos depura. Es importante ingerir líquido y que sea agua, no sirve con bebidas refrescantes, además de que esas bebidas tienen muchos azúcares o cafeína y ello no es compatible con las dietas de los deportistas. Una persona que no haga ejercicio tendría que beber unos dos litros de agua al día, lo que equivaldría a 6 u 8 vasos de agua al día. Si haces más deporte, esa proporción debe aumentar y más durante el tiempo de entrenamiento. Así que tendrás que beber cerca de tres litros de agua al día. Los dos correspondientes al resto del día, como quien no hace ejercicio, y el otro litro mientras realizas deporte. Además, como consideración, debemos beber agua antes de tener sed, porque cuando tenemos sed es porque nuestro organismo nos está avisando de que nos estamos deshidratando, por ello nunca esperes a tener sed para ingerir. Somos un 70% de agua y si hacemos deporte, sudamos, hace mucho calor…ese porcentaje baja y lo que tenemos que hacer es intentar no bajar esos niveles.

2. Dieta proteica. Más que este nombre, debería llamarse hiperproteica, porque el objetivo es que la persona consuma muchas más proteínas de las normales. El objetivo es aumentar la masa muscular. Nuestro cuerpo se compone de masa grasa y masa muscular, la primera debe reducirse lo máximo posible y la segunda, en el caso de los deportistas, quieres aumentarla hasta dónde puedan llegar. Cuando ingerimos hidratos, como la pasta, nuestro cuerpo obtiene la energía de ello convirtiéndolo en azúcar en sangre y eso hace que, si no se hace deporte se engorde, y si se hace deporte que no se gane tanto músculo. Con las proteínas ocurre lo contrario, y es que el cuerpo las transforma en masa muscular. Por esto es tan importante que después del gimnasio se consuman proteínas, y por esto los batidos de proteínas son tan populares, porque después del deporte es de más fácil consumo algo líquido que algo sólido. Los deportistas que quieran aumentar su masa muscular deberán consumir mucha proteína en todas sus comidas, y sobre todo antes, durante y después del entrenamiento para dar alimento a los músculos que están realizando el esfuerzo.

3. Dieta de 2.500 calorías. El número de calorías que debe consumir una persona con una actividad física media, es de entre 1.200 y 1.900, dependiendo de si es hombre o mujer. Aquellas personas que hacen deporte necesitan que esa ingesta calórica sea mayor, ya que el esfuerzo físico que van a realizar es más elevado. Por este motivo la dieta debe incluir unas 2.500 calorías y aumentar entre una y dos comidas al día. Por lo que cada día habría que comer unas 7 veces: las cinco comidas básicas, como el desayuna, la media mañana, la comida, la merienda y la cena, y además incluir la comida pos entrenamiento y la comida antes de irnos a la cama. En cada comida deben aumentarse las proporciones, para así llegar a ese aumento de 1.000 calorías que tienen con respecto de los no deportistas.

4. Dieta equilibrada. Lo adecuado sería consumir todo tipo de alimentos, por lo que una dieta equilibrada sería lo mejor, eso sí cada alimento en su proporción correspondiente. Lo que más se deben consumir son carbohidratos complejos, que serían entre el 55 y el 60% de la alimentación. Después, debe haber una ingesta de proteínas pero de manera moderada, por lo que los alimentos que también contengan fibra no serían los más aconsejados, porque lo que el atleta necesita es ingerir más cantidad y no saciarse antes, efecto que tiene la fibra, así que estos alimentos habría que reducirlos. Y como ocurre con el resto de dietas, lo que menos habría que consumir son grasas. Una pequeña cantidad no es mala, ya que todos los nutrientes son esenciales e importantes, pero cada uno en su justa media, un 5% estaría bien.

Consejos

  • Es recomendable que no hagas deporte con el estómago vacío, pero que tampoco lo hagas recién comido porque si no te puede dar un corte de digestión y no rendirás de la misma manera porque te sentirás lleno y es probable que te entre flato. Así que lo ideal sería comer algo más o menos una hora antes de hacer deporte, así tienes energía para el ejercicio pero te ha dado tiempo a bajarlo un poco.
  • Como siempre algo antes de hacer deporte, porque si no no rendirás lo mismo durante el ejercicio. Tus músculos necesitan energía y esa energía la obtienes de los alimentos. Por esto mismo es importante que después del entrenamiento también comas. De hecho, los triatletas y los deportistas suelen ingerir alimentos, en forma de geles, durante sus competiciones. Es imprescindible que el músculo esté alimentado para que no le den tirones y no nos fallen, los geles son muy prácticos en estas ocasiones porque son de fácil ingesta y rápidos.
¿Te ha gustado?