El muesli es un desayuno que está cogiendo mucho renombre, aunque hay personas que también lo toman en la merienda o en la cena. Se trata de un alimento muy sano y nutritivo, por lo que es ideal para aquellas personas que deseen una alimentación sana y equilibrada.

El muesli también es perfecto para mantenernos en nuestro peso ideal, evitando tomar otros cereales con más azúcar y menos sano, así como nos aporta mucha energía para empezar nuestras mañanas.

Normalmente puedes encontrar ya muesli preparado en tiendas de dietética y ya es más corriente encontrarlo también en supermercados, pero si deseas hacerte tu propia mezcla de sabores es muy sencillo de hacer.

Si deseas saber cómo hacer y preparar muesli sigue leyendo este artículo donde vamos a mostrarte los ingredientes principales que lleva el muesli, y a continuación algunas recetas deliciosas que puedes probar en casa.

Qué es el muesli

El muesli es una combinación que se toma normalmente en el desayuno, aunque como hemos mencionado, también se puede tomar en la merienda o en la cena.

El muesli es originario de Suiza, y consiste en una gran mezcla de cereales, frutas deshidratadas y frutos secos. El muesli es ideal para aportarnos mucha energía de forma saludable. Además, tiene altos contenidos en vitaminas, hidratos de carbono, minerales, y proteína, lo que es ideal para nuestra dieta, nuestro peso y también nos da todo lo que necesitamos para afrontar el largo día que nos espera.

El muesli se dirigiere fácilmente y además ayuda a tener un mejor tránsito intestinal, por lo que si eres una persona estreñida, el muesli será tu mejor aliado. Por otro lado, también es un gran saciante, por lo que así te evitas estar picando entre horas (lo que suele ser lo que más nos engorda).

Qué lleva el muesli

El muesli como hemos dicho es una combinación de varios tipos de alimentos, y tú mismo puedes hacerte tu propio muesli mezclando los ingredientes que más te gusten de los siguientes grupos de alimento:

Cereales: por supuesto, los cereales son el ingrediente principal del muesli, y en general se pueden mezclar muchos tipos de cereales, como por ejemplo: el arroz inflado, los copos de avena, copos de trigo, granos de mijo, centeno, copos de maíz, trigo germinado, copos de cebada, etc.

Los frutos secos: también puedes incluir una pequeña cantidad de frutos secos, como las avellanas, las nueces, los cacahuetes, los piñones, los pistachos, las almendras,etc.

Frutas deshidratadas o deseacadas: el muesli también suele incluir algunas frustas deshidratadas, las más comunes son las pasas, pero también podemos encontrar fresas deshidratadas, moras deshidratadas, dátiles, orejones (que son albaricoques deshidratados), etc.

Semillas: las semillas son importantes cuando preparamos muesli, ya que le aporta nutrientes esenciales. Por ejemplo encontramos las pipas de calabaza, las semillas de chía, el sésamo, las semillas de lino, etc.

Fruta fresca de temporada: Además de mezclar los ingredientes anteriores, también puedes añadirle un poco de fruta fresca a tu muesli cuando vayas a tomarlo. De esta forma tendremos mayor aporte, sobretodo de vitaminas y fibra. Puedes incorporar por ejemplo plátano en rodajas, mango, melocotón, fresas, arándanos, moras, etc.

Cómo hacer muesli

Podemos hacer una gran cantidad de muesli para tenerla lista en los momentos que nos apetezca merendar o incluso para tenerlo listo por las mañanas, que es cuando normalmente vamos sin tiempo.

Para ello escogeremos nuestros ingredientes favoritos de los grupos de alimentos que hemos visto antes y los mezclaremos en tarro de cristal que se pueda cerrar herméticamente, de esta forma se mantendrá bien conservado, sin coger aire y podrás disfrutar de él cuando desees. Por supuesto la fruta fresca se deberá agregar a tu plato en el momento en que te lo vayas a comer, si es que deseas añadirle un poco.

El muesli, por lo general se come hidratándose, como si fuesen los típicos cereales de toda la vida, ya sea en leche, en zumo, o en yogur. Y si consideras que necesita un poco más de dulzor, siempre le puedes añadir miel, azúcar o una sana alternativa, canela.

Si no te gusta mezclar los frutos secos enteros, siempre puedes trocearlos un poco, así quedarán incluso más mezclados en el muesli.

Cómo preparar muesli

A continuación vamos a ver algunas recetas deliciosas con distintas combinaciones para preparar muesli:

Muesli de chocolate y frutas bañado en leche: En este caso vamos a mezclar en un bol, copos de avena, almendras, avellanas, cacahuetes, nueces, albaricoques deshidratados, coco deshidratado y añade pequeños trocitos de chocolate negro. Después puedes añadirle la leche y dejar reposar unos pocos minutos tu muesli antes de comer.

Muesli de frutas, yogur y miel: Esta combinación tiene una gran cantidad de fruta fresca. Para ello pelaremos un plátano, una manzana, un kiwi y una naranja. Cortaremos el plátano en rodajas, la manzana y el kiwi en trozos y la naranja la separaremos en gajos. Por otro lado vamos a mezclar copos de maíz, copos de avena, avellanas, uvas pasas, y nueces. Ahora, pondremos lo primero en un bol, un yogur natural, añadiremos la mezcla seca y las frutas, y por último podemos ponerle un poquito de miel por encima.

Muesli con frutos del bosque y yogur: Esta es quizás una de las combinaciones más famosas del muesli, y es que los frutos del bosque le dan un toque dulzor y delicioso a nuestra combinación de muesli.

Necesitamos un yogur natural, al que le añadiremos copos de trigo, almendras laminadas, copos de avena, y frutos del bosque frescos (que habremos lavado previamente) estos pueden ser arándanos, frambuesas, grosellas, y también algunas fresas.

Muesli de granada con yogur: Esta receta es ideal cuando estamos en la temporada de las granadas. Son unos frutos deliciosos y que nos permitirán hacer una buena combinación con el muesli. Esta receta puede llevarte un poco más de tiempo, pero realmente está deliciosa.

Pondremos en un recipiente para el horno almendras laminadas, nueces troceadas, avellanas y copos de avena. Hornearemos esta mezcla hasta que queden tostaditos y crujientes. Entonces los sacaremos del horno y les agregaremos un poco de miel.

Por otro lado puedes ir cortando la granada para ir sacando los granos sin que queden restos de la cáscara amarilla que la envuelve. Ponlos en un recipiente a parte mientras lo vas haciendo.

Ahora en un bol pon primero el yogur natural, y después añade el muesli. Por último pondremos la granada.

Muesli típico de Suiza: mezclaremos un yogurt natural descremado, con 180 ml de leche, añadiremos avena arrollada, copos de cebada, una cucharada de miel, un poquito de canela, una manzana, almendras laminadas y arándanos.

Ya puedes ver cómo hacer y preparar muesli. Existen numerosas recetas y combinaciones para hacerlo, más las que tú te inventes según tus propios gustos, así que ahora ya tienes una alternativa más saludable para tus desayunos. Una cosa que debes saber es que también puedes recurrir al muesli comercial, como comentábamos, ya sabemos que es una alternativa más rápida y puede que en un principio te resulte más económica, pero esta opción no suele ser muy recomendable porque suele tratarse de un tipo de muesli crujiente y con alto contenido en azúcares. Por tanto si deseas un desayuno sano y además estás bajando de peso, esta no es una buena alternativa.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.