A la hora de bajar algunos kilos de más, no solo es importante comer más sano y hacer deporte, sino saber qué alimentos nos ayudan a perder peso. De nada sirve comer algo más sano si no nos estamos beneficiando de los múltiples alimentos diuréticos que nos ayudan a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo con mayor rapidez, y por lo tanto nos ayudan a adelgazar.

Muchos de los alimentos que nos ayudarán están dentro del grupo de las frutas y las verduras, aunque los sólidos, como los tés e infusiones también son muy buenos para hacernos perder peso. Si quieres conocer más sobre esto aquí tienes una lista con 10 alimentos para perder peso.

1. Huevos. Los huevos nos aportan mucha proteína y muy poca grasa, lo que quiere decir que no hace que aumentemos la masa grasa y que al tener gran cantidad de proteínas que nos saciemos antes. Si nos saciamos antes no comeremos tanto como si tenemos un plato de hidratos, por ejemplo, además de que los hidratos engordan bastante. Lo aconsejable es consumir entre 3 y 4 huevos a la semana y si la tortilla te la haces de 2 huevos, entonces solo podrás dos veces a la semana.
10 alimentos para perder peso

2. Fruta. La fruta es el elementos clave para perder peso, y es que en muchas dietas, como es el caso de las dietas por puntos, su cantidad de calorías es tan baja, que no suman ningún punto, dejando al consumidor que coma tantas piezas como desee. Las frutas son muy buenas como postre y para la merienda, sobre todo en esos momentos en los que tenemos gula de comer y no sabemos qué pero no queremos engordar. La cantidad de agua que tienen las frutas hacen además que limpiemos nuestro cuerpo, eliminemos toxinas, y por lo tanto perdamos peso. Lo recomendable son cinco piezas de fruta al día, pero si no te ves capaz también puedes sustituir alguna de las piezas por un zumo. No es lo mismo y es mejor que lo hagas tú, ya que si lo compras vendrá con colorantes y con azúcares, lo que no te permitirá adelgazar. De hecho, si te gustan las fresas pero quieres perder peso, olvídate de echarles azúcar por encima, están más ricas, pero entonces no estarás perdiendo peso.

3. Té verde. No es un alimento como tal, sino una bebida, pero sus propiedades son tan positivas que no puede excluirse de la lista. El té, además de ser diurético, tiene una sustancia que hace que al comer nuestro cuerpo no absorba las grasas de los alimentos. Eso hace que, indirectamente, no engordemos. Además, el té facilita las visitas al baño, lo que limpia nuestro organismo. Es una bebida que nos da energía, por eso mismo debería tomarse a media mañana, en el desayuno o después de la comida, pero nunca tras la cena, ya que activa nuestro metabolismo y entonces nos será más difícil conciliar el sueño.

4. Carne magra. La cualidad de este tipo de carne es que contiene altos niveles de proteínas, y las proteínas hacen que nos saciemos con mayor facilidad. Por lo tanto con un plato con dos piezas, no necesariamente grandes, de carne magra, estaremos llenándonos mucho más que con un buen platazo de pasta, por ejemplo, porque las proteínas llenan más rápidamente. Así que si quieres perder peso aumenta la ingesta de carne magra.

5. Patatas hervidas. El truco de la patata es que esté hervida. Obviamente cuando pensamos en patatas nos imaginamos las fritas de los restaurantes de comida rápida, pero no, existen más variedades. Al cocer o hervir las patatas estamos creando un plato muy sano y rico. Parece a primera vista un poco soso, pero échale un poco de aceite y perejil, incluso pimienta si te gusta el sabor picante, y tendrás un plato sano, rico y rápido de hacer. Y es que el tubérculo llena mucho y con muy poca cantidad nos hincharemos. Eso sí, recuerda que siempre debe ser hervida, sino estaremos consiguiendo el efecto contrario: engordar.

6. Atún. El pescado en general es bueno para perder peso. La clave es comerlo en las cenas, así nos iremos a la cama con el estómago no muy lleno. Es un alimento con pocas calorías, mucha proteína y pocas grasas, por lo tanto es ideal en la pérdida de peso.10 alimentos para perder peso

7. Sopas. El agua es un alimento indispensable para la pérdida de peso y por consiguiente todos los alimentos que la contengan, el té es un ejemplo de ello y las sopas otro. Las sopas suelen llevar muchos ingredientes, lo que nos sacia con mayor facilidad, y al ser la gran parte compuesta por agua, sigue ayudando a que perdamos peso con cada cucharada que estemos tomando.

8. Verduras. Las verduras, del mismo modo que las frutas, contienen muy pocas calorías y además aportan fibra y vitaminas. La fibra nos ayuda a que vayamos al baño con mayor asiduidad y las vitaminas nos aportan un montón de beneficios para nuestro organismo, además tienen un gran porcentaje de agua. Así que las verduras son un elemento clave en tu alimentación si quieres perder peso, el número de calorías que tienen es mínimo y eso nos permite consumir gran cantidad sin engordar. Son una buena opción para las cenas en las que no queremos irnos muy llenos a la cama y para picar entre horas si tenemos hambre.
10 alimentos para perder peso

9. Pollo y pavo. Quién no ha escuchado que cuando se hace una dieta se está a base de pollo y pavo, pues bien, estos alimentos contienen proteínas, que nos llenan rápido, y además son aves que tienen muy poca grasa. Si lo haces a la plancha, tendrás un plato riquísimo y con muy pocas calorías.

10. Ensaladas. No podía falta una ensalada en un ‘top ten’ de alimentos para perder peso. Y es que la lechuga tiene muy pocas calorías, lo que permite que puedas comer incluso dos raciones al día, una para la comida y otra para la cena. Si te la cargas con más verduras puedes tomarla como plato único para la cena, y si te echas menos puedes hacerlo como primer plato de una comida para empezar a llenarte. Las ensaladas son muy sanas, eso sí, cuidado con lo que echas, porque que lleve lechuga no quiere decir que sea sana si además le echas salsas y otros elementos que tienen un gran aporte calórico.

Consejos

  • Si quieres perder peso hazte con estos 10 alimentos y hazte un menú semanal que incluya todos ellos. La clave es que tienen pocas calorías y mucha agua o mucha proteína.
  • Intenta consumir todos los alimentos a la plancha o hervidos, es la mejor forma de perder peso y sobre todo olvídate de las frituras, que tantísimas calorías añaden a la comida. No hay tanta diferencia entre una patatas asadas y unas fritas, la principal diferencia es que con unas estarás masticando el aceite y con otras no. Ambas están igual de ricas pero unas hacen que engordes demasiado.
  • Puedes comer otro tipo de alimentos que no estén en la lista, pero estos son principalmente los que más te ayudan a perder peso.
  • Abusa de las frutas y las verduras todo lo que quieras, y es que ambas tienen muy pocas calorías y mucha agua, lo que hacen la mezcla perfecta para perder peso. Además si te entra hambre entre horas, para evitar comer alimentos prohibidos y que engorden demasiado, tómate una pieza de fruta o alguna verdura al vapor y verás como se te quita el hambre.
  • Además de estos alimentos para perder peso, tienes que tener en mente que tienes que hacer cinco comidas al día, nunca menos. Y es que la clave es llenarte en cada comida lo suficiente para no llegar con mucha hambre a la siguiente comida. Si ocurre eso intentarás comer mucho para llenarte, debes darle a tu cuerpo comida cada poco tiempo, así acelera el metabolismo y quema más rápido las calorías.
  • Si estás muy interesado en bajar de peso este artículo seguro te interesará: Cómo bajar de peso.
  • Un truco para que te hinches antes es, además de beber un vaso de agua antes de cada comida, comer despacio. Cuando comemos muy rápido no le damos tiempo al organismo a darse cuenta de que acabamos de meterle comida, por lo que seguiremos comiendo y comiendo hasta que aparezca la sensación de saciedad, que tarda en llegar unos treinta minutos desde que empezamos a comer. Si comemos a un ritmo más pausado nuestro organismo asimila mejor que le estamos metiendo comida y siente esa sensación de saciedad que comiendo rápido no sentíamos. Comiendo deprisa serás capaz de comer incluso dos platos y después te llegará de golpe la sensación de pesadez, pero comiendo de forma lenta comerás adecuadamente un plato y tu cuerpo se sentirá saciado pero no hinchado tras la comilona. Un ejemplo claro es cuando hay una comida familiar en la que todo el mundo comienza a comer deprisa porque hay todo tipo de alimentos que quiere ingerir y no quiere que se acaben, cuando ya has ingerido todo, tu cuerpo estará muy lleno y tendrás una gran sensación de pesadez. Intenta evitar eso comiendo despacio y masticando adecuadamente los alimentos.
¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 87,50% le ha gustado.